LA EXPLICACIÓN DE ASTORI

Emisión de deuda en pesos a la menor tasa de interés

Uruguay emitió bono a 2028 por US$ 1.100 millones y a tasa de 8,625%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con el dato actualizado de inflación de 9,4%, el Ejecutivo determinó el aumento del BPC .

El gobierno evaluó con satisfacción la respuesta del mercado internacional a una operación de canje y recompra de deuda de títulos en dólares y Unidades Indexadas (UI) y la emisión de un nuevo bono global en pesos (el segundo en la historia).

"Quedamos muy satisfechos con la operación y con la respuesta de inversores locales e internacionales, que es fundamental no solo por la gestión de deuda, sino para el desarrollo del mercado en moneda local, que tiene otros efectos positivos en el resto de la economía", dijo anoche a El País, el director de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Herman Kamil.

"Hay un reflujo de capitales hacia los mercados emergentes, y Uruguay no puede desaprovechar esta oportunidad", dijo ayer de mañana el ministro de Economía, Danilo Astori.

Uruguay pasó en tres meses de no tener bonos internacionales de referencia en pesos (solo tenía en UI a la inflación) a contar con dos: uno a cinco años y otro a 10. "Es como ganarle terreno al mar, estás construyendo una curva" de rendimientos, enfatizó Kamil.

Tal como se preveía, el nuevo título con vencimiento en 2028 fue emitido por US$ 1.100 millones. El rendimiento final para el inversor fue de 8,625% (cupón de 8,5%), el menor en pesos para cualquier plazo que haya emitido el gobierno. "En eso juega mucho la baja de la inflación" y las "perspectivas de Uruguay, porque es un bono a 10 años", dijo Kamil.

Este título, tiene un retorno real de 3,17%, mientras que a nivel regional, un bono de Perú en moneda local a 10 años descontada la inflación rinde 2,27% y uno de Colombia 2,75%, aunque tienen mejor calificación que Uruguay, dijo a El País el operador Diego Rodríguez.

La demanda llegó a un pico de US$ 4.400 millones, de los que US$ 3.800 millones fueron de inversores que quisieron comprar el nuevo título y los otros US$ 600 millones correspondieron a inversores que querían entrar al canje o recompra, explicó Kamil.

De los US$ 1.100 millones del título en pesos, "aproximadamente US$ 200 millones correspondieron a inversores" que entregaron a cambio "bonos que vencían en un plazo menor", dijo el MEF en un comunicado. A su vez, "aproximadamente el 45% de los bonos entregados estaban denominados en dólares", agregó.

"La operación permitió despejar parte de los vencimientos correspondientes a 2018", destacó el MEF.

Kamil informó que no se aceptó ninguna oferta de recompra, es decir que los inversores entregaran los bonos elegibles a cambio de dinero.

Los bonos elegibles eran los globales en dólares con vencimiento en el año 2022 (había en circulación US$ 563,7 millones) y 2024 (con un circulante de US$ 1.537 millones), además de los globales en UI con vencimiento en 2018 (US$ 227,9 millones de circulante) y 2027 (en circulación US$ 421,4 millones).

El MEF indicó que en la operación hubo "participación de más de 130 inversores de Estados Unidos, Europa, Asia, Uruguay y otros países de Latinoamérica" y destacó "la alta calidad y diversificación" de estos, con "una diversidad de cuentas en países europeos, varias de las cuales compraron deuda uruguaya en pesos por primera vez". También esos aspectos fueron destacados por los operadores.

Objetivos.

El gobierno se había planteado con la operación "consolidar la política de pre-financiamiento", lo que consiguió ya que con la emisión del nuevo bono obtuvo unos US$ 900 millones de efectivo.

También esperaba "avanzar en el proceso de desdolarización de la deuda, y extender el plazo de sus vencimientos", lo que logró con los US$ 200 millones que entraron al canje.

Y además, se planteó y consiguió "seguir extendiendo la duración de la curva de rendimientos de bonos soberanos a tasas nominales fijas, estableciendo un bono de referencia (benchmark) en pesos con madurez a 10 años".

El pasado 12 de junio, por primera vez en su historia, Uruguay realizó una emisión de deuda de un bono en pesos nominales en el mercado internacional, con vencimiento en 2022 por US$ 1.250 millones. Lo colocó a una tasa de 9,875% anual cuando salió, pero hoy rinde 8%.

Ayer, el gobierno comenzó indicando la tasa del bono al 2028 en 9% o inferior a 9%. Con la fuerte demanda de parte de los inversores, ajustó esa indicación de tasa al "área de 8,75%" y finalmente fue de 8,625%.

En una conferencia en mayo, Kamil había explicado este proceso como de estrategia y teoría de juegos. "Se comienza con una tasa un poquito más alta de la que en realidad se quiere pagar para concitar mayor interés de los inversores. Luego, al haber buena demanda, se puede bajar la tasa (a pagar)", había dicho.

Colocación "positiva", según los operadores.

Los operadores de mercado consultados por El País calificaron como un "éxito" y "positiva" la emisión de un nuevo bono global en pesos.

"Fue un éxito porque el gobierno logró estirar el plazo al que toma deuda en pesos hasta los 10 años, a una tasa baja y creando un nuevo punto en la curva de deuda en pesos", dijo el managing director de la sociedad bursátil ProCapital, Nicolás Coccino.

Además, "estuvo muy sobre demandada, dejando al bono bien parado para que tenga una buena performance en el mercado secundario (donde se compran y venden los títulos ya emitidos) en cuanto a liquidez y apreciación", agregó.

Para el head of sales & trading de Puente, Felipe Herrán es resaltable "la gestión de la deuda, intentando desdolarizarla, despejar los vencimientos cortos de la curva" y es "positiva" ya que "el gobierno está emitiendo en pesos".

"También es una apuesta fuerte de los inversores de que la inflación se va a mantener por debajo del 7%" y en ese sentido dijo que en Puente prevén una suba de precios de 6% este año y que esté por debajo de 7% en los siguientes.

Otro aspecto, es que el país "está expandiendo su base de inversores", ya que antes había "un fondo con mucho poder" como Templeton que ahora "no está", indicó.

Herrán consideró que el bono entrará en el índice GBI-EM del banco JP Morgan (para títulos de deuda de países emergentes en monedas locales) y al que ya había ingresado el otro título a cinco años a fin de julio. "Eso da una exposición enorme, por ejemplo puede haber fondos de Asia que no conocían al país y empiezan a seguir a Uruguay" (para invertir) a partir de este índice.

El socio de Gastón Bengochea y Compañía Corredor de Bolsa, Diego Rodríguez coincidió en que el nuevo título ingresará "rápidamente" en el índice GBI-EM y destacó que el 8,625% de tasa, "es un buen rendimiento" pero "quizás pueda comprimirse más".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)