Privados consultados por el BCU variaron sus proyecciones

Empeoramiento leve en previsiones de PIB y de déficit

Los analistas que respondieron la encuesta mensual de Expectativas Económicas que realiza el Banco Central (BCU) corrigieron a la baja su perspectiva sobre la expansión de la economía para este año, mientras que ajustaron levemente al alza la proyección de déficit fiscal.

Según la mediana de las respuestas, el Producto Interno Bruto (PIB) crecería 2,7% en 2015, lo que representa 0,2 puntos porcentuales menos que lo que preveían los agentes cuando fueron consultados el mes pasado. Este dato está en línea con lo esperado por el gobierno. La proyección más alta realizada en la encuesta prevé que el PIB crezca 3,2% y el crecimiento más bajo pronosticado es de 2,4%.

Por su parte, se espera que el déficit fiscal cierre en el año 2015 en 3,18%, es decir 0,13 puntos porcentuales más que el dato del mes pasado. En tanto, la estimación de déficit para el 2016 pasó de 2,93% a 3% del PIB. Esta semana una encuesta de LatinFocus Consensus Forecast que realiza la consultora FocusEconomics también había aumentado su proyección de déficit fiscal, ubicándolo en 3,2% para el cierre del año, en vez de 2,9%.

En relación a la inflación, los analistas consultados por el BCU corrigieron al alza sus proyecciones para julio lo que confirmaría otro mes por encima del rango meta.

Los encuestados esperan que la inflación anual sea de 8,51%, lo que significa una suba de las expectativas inflacionarias de 0,13 puntos porcentuales. El último dato correspondiente a junio publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) marcó que la suba de precios se aceleró por cuarto mes consecutivo y la inflación en 12 meses trepó de 8,41% al cierre de mayo a 8,53%.

Semanas atrás el jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Andrés Masoller dijo al programa No Toquen Nada de Océano FM que "es probable que se requiera más tiempo, más de dos años, tres, cuatro años para lograr que la inflación se ubique en el centro del rango (5%)". "Eso no quiere decir que no estemos asistiendo gradualmente a una reducción de la inflación", añadió.

Por otra parte, economistas consultados por El País de han coincidido en que la suba de precios es una "mala noticia" que no favorece "la credibilidad" previo al comienzo de las negociaciones salariales que estarán signadas por las nuevas pautas dadas por el gobierno y se prevé una "fuerte resistencia" de los sindicatos para avanzar por ese camino.

La pauta del Poder Ejecutivo establece una división de los sectores en "dinámicos", "intermedios" y "en dificultades" con aumentos nominales y un ajuste correctivo en caso de que sea necesario, correspondiente a la diferencia entre la inflación y las mejoras salariales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)