NEGOCIOS

La empresa uruguaya en liquidación judicial que exportó más e interesó a inversores

En este año, donde la zafra de exportaciones de frutas frescas aumentó un 31%, la compañía continúa en concurso de acreedores y de hecho está en proceso de liquidación.

Empleo: actualmente trabajan unas 1.200 personas en la empresa (está en plena cosecha) más otras 300 a través de contratistas. Foto: Caputto
A pesar de estar en liquidación, Citrícola Salteña desarrolló la zafra 2020 con normalidad. Foto: Caputto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"No sé si hay antecedentes de una empresa categoría 5 (deudor irrecuperable) en proceso de liquidación que logre incrementar sus ventas, incrementar su rentabilidad, haga una inversión agrícola para el año que viene y mantenga todos sus activos en perfecto estado. Esto de cara a potenciales inversores es fundamental”, sostuvo el gerente general de Citrícola Salteña S.A., Jorge Caputto en diálogo con El País.

En este año, donde la zafra de exportaciones de frutas frescas aumentó un 31%, la compañía continúa en concurso de acreedores y de hecho está en proceso de liquidación (así lo decretó la Justicia a comienzos de este año) a la espera de inversores.

“Con todas las circunstancias en contra, cerramos el año siendo el primer exportador del sector, se trabajó pagándole al contado a los proveedores, teniendo al personal al día, sin conflictos”, señaló Caputto.

La empresa obtuvo el premio al mayor exportador sectorial del año, en el rubro “frutas y frutos” en la edición 2020 de distinciones al “Esfuerzo Exportador”, organizada por el Banco República (BROU) y la Unión de Exportadores (UEU).

Según Caputto, en un proceso de liquidación el monto base para recibir ofertas de inversión, es el 50% del valor de los activos. En este caso, los activos de la compañía fueron tasados en US$ 80 millones, siendo así la base de US$ 40 millones.

Hasta el momento, han habido interesados del exterior, tanto de la región como de Europa, de los cuales algunos pidieron información financiera de la empresa, pero “aún nada está definido”.

A comienzos de 2019, cuando la empresa fue a concurso de acreedores, la deuda general rondaba los US$ 50 millones de dólares. A su vez, este año para llevar adelante la zafra, recibió $ 128,7 millones, provenientes del Fondo Citrícola.

El gerente general de la compañía, afirmó que con la asignación del síndico (que desplazó a los accionistas) se fijaron las prioridades de la gestión, “pero lo que es el negocio en sí, no hubo ningún cambio. Se mantuvo toda la estructura” con la que trabajaba.

Como consecuencia del buen desempeño que tuvo la zafra, culminó saldando el préstamo obtenido el mes de noviembre. A su vez, las obligaciones con sus trabajadores se mantuvieron al día y los pagos a sus proveedores se destacaron por ser el 90% al contado.

Más exportaciones.

En términos generales, la zafra de fruta fresca de este año en materia de exportaciones para Citrícola Salteña, se reflejó en un aumento del 31% en los precios obtenidos por tonelada y de un 18% en el ingreso total de dólares.

Con respecto a las naranjas, según Caputto, si bien cayó el volumen exportado se obtuvo un aumento del 23% en relación con el año anterior. Se exportaron US$ 14 millones y se vendieron a nivel local US$ 3 millones en naranjas frescas y el mismo valor en “concentrado”. El total de facturación fue de US$ 20 millones y los costos de envasado, en números redondos, fue de US$ 14 millones.

Exportaciones en el Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País
Exportaciones en el Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País

“El teletrabajo impulsó el consumo de naranjas. Dentro de las familias de las frutas, la que más se benefició con el confinamiento es la naranja, venía un poco estancada en los últimos años. Es difícil que te lleves una naranja a la oficina para exprimirla, estando en tu casa eso se te facilita, porque no precisás heladera”, explicó Caputto, como uno de los motivos de este aumento.

Por otro lado, el crecimiento más acentuado se vio en la exportación de limones, donde logró posicionarse gracias a la reanudación de los convenios de compra con productores del sur del país. En este caso, las ventas al exterior fueron un 505% más que el 2019, logrando mejorar sus ingresos en dólares en un 471%, pese a una leve caída en los precios internacionales del 5%.

El valor anual de la exportación de limones estuvo entre los US$ 1,5 millones y US$ 2 millones. Esta fruta tiene un mayor consumo en el verano, explicó Caputto.

A su vez, la compañía exportó un 13% más de mandarinas que en 2019, totalizando 7.380 toneladas. También, logró una mejora del precio por tonelada del 25% y los ingresos en dólares fueron superiores en un 41%.

Los principales mercados.

Estados Unidos fue el principal mercado de citrus y fruta dentro de las de las colocaciones de Citrícola Salteña, tanto en precio como en volúmenes. Representó más del 53% en materia de precios, abonando más de cuatro veces por encima de Brasil, país que le sigue como principal destino en relación a los ingresos representados, y acaparó el 40% del volumen exportado, triplicando a Italia.

Los principales destinos, medidos por ingresos de divisas, fueron Estados Unidos, Brasil, Italia, Portugal, Países Bajos, Canadá y Rusia, entre otros.

A su vez, los principales destinos por volumen fueron Estados Unidos, Italia, seguido por Brasil y Portugal.

Por otro lado, por primera vez en años la zafra transcurrió sin conflictos laborales

Zafra sin tensiones y con vistas a crecer
Limonero. Foto: Archivo El País

Los empleados zafrales de la Citrícola Salteña, ya se encuentran de licencia habiendo cobrado todo lo generado como aguinaldo, salario vacacional y licencia, estando al día además con el cobro de sus salarios. Por primera vez en años, la zafra transcurrió sin conflictos laborales, donde además la empresa quedó al día con todas las obligaciones de orden salarial y, al 18 de este mes, ya abonó los aguinaldos correspondientes.

Según Jorge Caputto, gerente general de la compañía, alrededor de 1.500 personas trabajaron este año en la zafra, donde no hubo casos positivos de COVID-19 en las plantas, siendo una ventaja para las exportaciones. “Si el año pasado tenías que pagar una liquidación o un aguinaldo un viernes y lo pagabas un lunes, automáticamente te cortaban. Este año están al día”, afirmó Caputto con respecto a las tensiones laborales que experimentaron el año pasado.

También, en esta última zafra, se pudo llevar adelante todos los tratamientos de fertilización y curas de las plantas, tanto en el invierno como en la primavera. Esos trabajos abarcaron casi 2.000 hectáreas propias de la compañía y más de 3.000 hectáreas, si se suman las arrendadas y aquellas de los productores asociados. Esto colabora con la proyección de una mejor cosecha, tanto en cantidad como en calidad, para la próxima zafra en 2021.

Según Caputto, la producción siguiente debería incrementarse, debido a las plantas jóvenes, recuperación de montes y el trabajo de productores, a 80.000 toneladas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados