El presidente del BROU descartó refinanciaciones sectoriales 

"Algunos empresarios parece que estuvieran en crisis y no es así"

Julio César Porteiro es desde el 21 de abril de 2014 el presidente del Banco República (BROU), al sustituir a Fernando Calloia quien por ese entonces estaba procesado sin prisión (fallo luego revocado por un Tribunal de Apelaciones) por el otorgamiento del aval de US$ 13.885.150 a la empresa Cosmo en el fallido remate de los aviones de Pluna.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julio César Porteiro sostiene que la economía tiene "claroscuros". Foto: F.Flores.

En su "plan de vida" no estaba presidir el principal banco del país que tiene el 36,4% de los créditos y el 44,2% de los depósitos del sistema financiero.

"Había terminado mi curso de portugués para ir al Mundial de Brasil y terminé jugando mi mundial en el BROU", recuerda Porteiro. Cuando asumió no conocía al entonces presidente José Mujica. El día de la ceremonia tuvo un tiempo para hablar a solas. "Le pregunté si tenía alguna orientación y me dijo, le voy a decir tres cosas: el banquero es usted, en eso por lo que estuve averiguando usted sacó libreta profesional de conducir hace tiempo —Porteiro presidió el banco Comercial cuando se vendió en US$ 170 millones—, úsela para manejar este banco y tercero, si en algún momento necesita apoyo político, llámeme. Y fue así, en ningún momento me llamó", dice.

Hoy el banco, es un termómetro de la desaceleración económica. El crédito se estabilizó y hasta hay pedidos de refinanciación de parte de algunos grupos. Para Porteiro, algunos empresarios se comportan como si su negocio estuviera "en crisis" cuando "no es así".

El BROU quiere aprovechar la ley de Inclusión Financiera (que hará obligatorio el pago de sueldos a través de bancos o dinero electrónico entre otros aspectos) para fomentar el ahorro. Aunque eso signifique "sacrificar un poco la rentabilidad", afirma. Lo que sigue es un resumen de la entrevista que Porteiro mantuvo con El País.

—¿Cómo está el negocio bancario en este escenario de menor crecimiento?

—El banco viene bien. Estamos con una actividad un poco mejor que la que teníamos a esta altura del año pasado. Estimo que podemos tener un resultado final 10% o 15% por encima del año pasado (N. de la R.: cuando ganó US$ 170 millones), lo que es importante porque en general el mercado está más lento. Los empresarios están anticipando cosas —que de pronto ocurren— peores que las que están viviendo hoy. En algunos casos parece que el negocio se encontrara en una situación de crisis, cuando no es así. La economía está creciendo menos que el año pasado, han bajado algunos precios. Tenemos una economía con claroscuros, sectores que dependían mucho de los mercados regionales que están más afectados porque Brasil y Argentina están pasando situaciones difíciles. La Argentina es un enorme signo de interrogación, no se qué va a pasar dependiendo de los resultados de las elecciones.

—¿En qué casos ve que el empresario parece actuar como si estuviera en crisis?

—Hemos recibido algunos planteos de grupos de productores o gremiales de productores (por ejemplo la Federación Rural) diciendo si podíamos considerar una refinanciación de los créditos. La respuesta es no. No hay refinanciaciones sectoriales, no podemos volver a ese tipo de cosas. Los sectores están en distinta posición, y dentro de cada sector los empresarios están en diferente situación. Así que el criterio que vamos a analizar es, si hay planteos, caso a caso y veremos en cada una de las situaciones cuál es la mejor manera.

—Descarta por completo refinanciaciones sectoriales.

—El sector lácteo está en problemas, con problemas de mercado donde mercados tradicionales como Venezuela, como Rusia han tenido dificultades y ahí no es tanto un problema de precios si no de riesgo de colocación de la producción. La ganadería anda bien, sin problemas, con muy buenos márgenes. La soja ya sabemos que está en problemas y la sequía bajó un poco los rindes, pero tengo distintas versiones, algunos dicen que con los rindes y precios (de la soja) empatan o tienen un 10% de utilidad, otros dicen que no llegan al punto de equilibrio.

— ¿Eso se refleja en un enlentecimiento en la colocación de créditos?

—Estamos más o menos en los mismos niveles de colocación del año pasado. Estamos trabajando mejor en empresas. Al banco le ayuda mucho la colocación de mediano y largo plazo, donde hay menos competencia del resto de la banca. Hacemos una licitación por año y nos asegura una buena base de colocación de fondos a largo plazo. Este año hay proyectos por unos US$ 400 millones de inversión, nos pedían unos US$ 200 millones de financiamiento. Este año por primera vez hubo además proyectos de riego por US$ 50 millones, posiblemente financiemos US$ 30 millones. Entre los dos vamos a tener una masa de US$ 200 millones de colocación. Hemos acordado dos líneas de crédito a largo plazo, porque hay un problema en toda la banca de calce de plazos ya que aproximadamente el 95% de los depósitos está a la vista o a plazos muy cortos. Empezamos a trabajar el año pasado y tenemos un préstamo con Citi Nueva York de US$ 200 millones y con el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) estamos por firmar un crédito por US$ 125 millones que se puede ampliar en otro tanto, una vez que los coloquemos.

—Pero, ¿han recibido solicitudes de crédito de empresas que no venían antes al banco?

—Hemos tenido casos aislados, de empresas que tenían deudas en el sistema pero no con nosotros y que ahora están acercándose a pedir crédito al BROU. Prevemos que esa situación se puede dar. Lo que pensamos es que tenemos que ser muy cuidadosos, aprovechar esa opción si es que se plantea, pero si vienen de otro banco algún motivo hay para que los estén dejando un poquito de lado.

—Por ser un banco que en su génesis está el impulsar el desarrollo, ¿toma un poco más de riesgo que la banca privada?

—La política del banco insiste mucho con las garantías. No creo que estemos aceptando mayores riesgos que la banca privada, quizás estemos dando una cierta holgura en cuanto a los plazos en que tienen que reintegrar los préstamos.

—La implementación de la ley de Inclusión Financiera es una oportunidad de negocio para los bancos, ¿cómo va a competir el BROU con los privados?

—La ley nos ha permitido avances muy importantes. Hicimos dos convenios, uno con Red Pagos y otro con Abitab, donde los clientes del banco tienen la posibilidad de hacer depósitos y retiros en cualquiera de estos locales. Teníamos una muy buena cobertura con 130 agencias, pero ahora en todos los locales de estas redes de cobranza el cliente puede hacer operaciones y es un aumento en la cobertura del banco. Dentro de inclusión financiera, asociado al e-BROU (banca por Internet) estamos ofreciendo algunos productos. Pensamos que el banco tiene, aunque le cueste un poco, cumplir una función social y abrir opciones para los que no son grandes capitalistas tengan la posibilidad de depositar ahorros.

—De hecho las tasas de interés que pagan todos los bancos a los ahorristas son muy bajas.

—Hasta ahora hemos pensado que uno tiene que hacer margen de ganancia, y cuanto más baja sea la tasa que le paga a los clientes, más margen de ganancia tiene. Con la inclusión financiera tenemos que dar opción para que pequeños ahorristas por plazos de 90, 120 días, a los que les ofrecemos 8% de tasa de interés. Ese es el producto "Te duplicamos la tasa" que para los que operan por Internet se les paga el doble de la tasa habitual. Hay otro producto que tiene que ver con la inclusión financiera, que define que los salarios y jubilaciones podrán cobrarse por medios electrónicos.

—Eso será desde agosto o septiembre.

—Ya tenemos una enorme cantidad de clientes que cobran sus haberes a través del banco, con el ánimo de mantenerlos e incrementarlos si podemos, estamos incorporando dos productos: uno para los que tienen cobro de haberes a través del BROU, van a tener una bonificación en la tasa de interés de crédito social de 1 o 2 puntos porcentuales. El otro es que, para aquellos que cobran sueldos o jubilaciones a través del banco y tienen alguna capacidad de ahorro, estamos diseñando un producto parecido al "Te duplicamos la tasa" o que puede ser en Unidades Indexadas para mantener el poder de compra. En este último, que se está diseñando, vamos a acordar con el que cobra que si le sobra un 5% o 10% mensual de su sueldo o pasividad, pueda autorizar a que automáticamente ese 5% o 10% pase a una caja de ahorro que le va a generar una remuneración. Es una responsabilidad del banco mantener el liderazgo en inclusión financiera. En algunos casos puede ser que tengamos que sacrificar un poco la rentabilidad, porque se van a pagar más intereses que hasta ahora, pero no todas las decisiones del banco son pensando en maximizar la rentabilidad.

"No vamos a insistir" con la nueva sede; hay otras inversiones que son "imprescindibles".

—El banco, ¿tiene previsto abrir más sucursales para atender a más clientes?

—El énfasis tiene que estar en la operativa electrónica. Cinco años atrás, las transacciones hechas en dependencias eran el mismo volumen que las electrónicas. Hoy las transacciones electrónicas son seis veces las que se hacen en dependencias. Eso es muy importante para mejorar la calidad de la atención, porque cuando el cliente va a la dependencia siempre hay aglomeraciones.

——Teniendo en cuenta el pedido del gobierno a las empresas públicas para reducir inversiones y gastos operativos, ¿cómo se adapta el BROU?

—Ingresamos en abril del año pasado e hicimos un diagnóstico de que había un espacio para racionalizar costos. El grueso de los costos son estructurales, lo que más pesa son las remuneraciones, cargas sociales y los impuestos. Pero aún así, había espacio para reducir costos y empecé con una política de limitación de gastos de viaje y auspicios que se dan a entidades del medio. Eso hizo que en 2014 bajáramos sustancialmente, diría que 40% respecto a 2013 los gastos en viajes, misiones al exterior y auspicios. En 2015 llegan las disposiciones de la OPP donde nos piden en algunos casos que bajemos 50% los gastos del año anterior, lo que nos ubica en una posición de dificultad para alcanzar las metas. Estamos viendo qué se puede bajar, pero en algún caso si vemos que entramos en zona de dejar de hacer cosas que hay que hacer, vamos a hablar con quienes nos controlan: OPP y MEF. Hemos reducido algunas inversiones e impulsado otras que eran imprescindibles, como la actualización del core (sistema) bancario, una inversión de 38 meses que suma US$ 80 millones. Eso ya está en camino y no se puede reducir. En la inversión edilicia sí, hemos hecho recortes en 2014. Las inversiones previstas las redujimos a un plan de emergencia para el Interior y hacer lo imprescindible en sucursales. El edificio que estaba previsto quedó postergado ya en mayo del año pasado, incluso pidiendo estudios adicionales porque el proceso se había iniciado en 2009 y nosotros no teníamos claro que la realidad de 2015 sea la misma. Antes de tomar una decisión de ese tipo hay que tener estudios más actualizados. Así que estaba en suspenso y no vamos a insistir con él. Como inversión edilicia importante hay una que tiene que ver con la informática en el edificio Del Litoral en 18 de Julio entre Yi y Yaguarón, allí ya estaba previsto hacer una agencia que pueda dar flexibilidad a la sucursal centro y después otra parte donde vamos a hacer el centro de comunicación informático con los clientes. Lo vamos a hacer en 2015 y 2016.

EL "AFFAIRE" DEL AVAL A COSMO.

López Mena reconoció Y paga deuda.

El pago de la multa por el aval de US$ 13,8 millones de la empresa Cosmo fue motivo de disputa entre el BROU y el empresario Juan Carlos López Mena —que acercó a esa firma al remate de aviones de Pluna— hasta el año pasado. "En algún momento dijo que no debía porque había una declaratoria de inconstitucionalidad de la ley de liquidación de Pluna", señaló el presidente del BROU, Julio César Porteiro. "Cuando entramos (al banco), él tomó la iniciativa de contactarse con el directorio y en un proceso de negociación, reconoció la deuda, le dimos un poco más de plazo, él mejoró las garantías con garantías reales y a partir de allí, pagó la cuota de julio del año pasado, la de enero de este año y dentro del banco no se ha hablado de juicio", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)