EFECTOS

Empresarios y el TLC con Europa: en Uruguay celebran, pero en otros países hay reparos

Los presidentes de distintas cámaras empresariales locales se mostraron entusiasmados con las oportunidades comerciales que se abren tras el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, aunque también advirtieron algunos riesgos. Pero en Brasil y Argentina hay voces discordantes.

Vázquez saluda a Bolsonaro durante la cumbre del Mercosur. Foto: AFP
Mientras hay sectores de los socios grandes que tienen críticas, los más chicos festejan. Foto: AFP

Tras el anuncio del fin de las negociaciones del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, las distintas cámaras empresariales y sectores privados de Uruguay se manifestaron, en líneas generales, a favor. No obstante, tanto a nivel regional como internacional, hay algunos sectores productivos que cuestionaron lo firmado.

En el plano local, la Asociación Rural del Uruguay (ARU) a través de su presidente, Gabriel Capurro, opinó que el acuerdo mejorará la inserción comercial internacional del país y sugirió que “este debería ser el primer paso de varios acuerdos más, porque estamos realmente atrasados en relación al resto de los países” que compiten con la oferta exportadora de Uruguay.

Sobre los sectores productivos que estarán impactados por el acuerdo, Capurro destacó que la carne, la miel, el arroz y los cueros “van a mejorar claramente su posicionamiento”; aunque señaló que otros como la lechería o la horticultura, “posiblemente enfrenten alguna dificultad”.

Pese a los comentarios positivos que realizó, según el titular de ARU, Uruguay “deberá hacer un esfuerzo grande” para mejorar la competitividad estructural en todos los sectores de la economía.

Por su parte, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) también se manifestó a favor del acuerdo comercial. Su presidente, Julio Lestido, indicó que el tratado “es una muy buena oportunidad”, aunque no desconoció que traerá desafíos.

“Los empresarios estamos acostumbrados a tomar riesgos y a vivir en la incertidumbre, así que debemos ser los más optimistas en que podremos afrontar los retos y oportunidades de adaptarnos a esta nueva realidad”, indicó Lestido.

El sector industrial, encabezado por Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias (CIU), consideró que el tratado es “una oportunidad muy importante para Uruguay” pero indicó que es también un “desafío que va a generar mucho trabajo y mucho esfuerzo”.

Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias. Foto: archivo El País.
Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias. Foto: archivo El País.

Además, Murara destacó que la UE “es el inversor más importante en América Latina”.

Sin embargo, el presidente de la CIU dijo que para que Uruguay pueda aprovechar las oportunidades “debe primero mejorar la competitividad”.

La Unión de Exportadores (UEU) también avaló el pacto comercial con Europa, pero se enfatizó la “necesidad” de que todos los integrantes del tratado tengan las mismas condiciones. Al respecto, el vicepresidente de la UEU, Álvaro Queijo, dijo que “lo único que debemos pedir es correr con los mismos kilos, en cuanto al peso de los impuestos”.

Sobre los efectos del acuerdo, manifestó que “es la sociedad sin dudas” la que se verá más beneficiada dado que “vamos a acceder a productos de mayor calidad a menor precio”.

Desde la Cámara Uruguaya de Turismo también ven con buenos ojos la alianza comercial con la UE. Consideran que se podrá mejorar la conectividad aérea y “promocionar el multidestino en bloque”.

Región.

En el resto de los países del Mercosur, el sector privado no ha logrado el mismo consenso sobre el acuerdo comercial que hay en Uruguay.

En Argentina, la industria manufacturera, las autopartes, la industria vitivinícola y de alimentos han manifestado en las últimas semanas sentirse amenazadas por la apertura de su mercado.

Aunque el Mercosur tiene un plazo de hasta 15 años para liberalizar de forma gradual sus sectores más sensibles, el director del Centro de Economía Política Argentina (Cepa), Hernán Letcher, comentó a la agencia EFE que la alianza con la UE supone “pegarse un tiro en los pies” para el país vecino.

Asimismo, según el medio brasileño Folha de San Pablo, en este país quienes se sienten amenazados por el acuerdo son los fabricantes automotrices, a quienes “les preocupa la entrada de automóviles importados más baratos en el futuro”.

En Paraguay, sin embargo, el acuerdo con Europa es visto con optimismo por el sector primario, el sojero y la industria cárnica. Es que, según indican los expertos en comercio internacional así como la calificadora Moody’s, este país junto a Uruguay son los que más se beneficiarán del tratado comercial, dado que son “economías abiertas y pequeñas”.

Con información de EFE

“Es una oportunidad pero aún hay riesgos”

El 28 de junio el gobierno uruguayo junto a sus socios regionales anunciaron el fin de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Sin embargo, aún resta la ratificación en los parlamentos y esto es, según el economista y experto en comercio internacional, Marcel Vaillant, una “ventana de tiempo con riesgos políticos evidentes”. Según afirmó en el Foro Económico organizado días atrás por la Cámara de Comercio Uruguayo-Alemana, la noticia lo tomó por sorpresa.

“No lo esperaba sinceramente, era muy pesimista”, indicó en alusión a las negociaciones entre ambos bloques, que ya llevaban 20 años. Respecto a las implicancias del acuerdo, Vaillant explicó que representa una oportunidad “importante” para Uruguay, sobre todo en los temas agroalimentarios, aunque dijo que se debe esperar a que sea ratificado.

“Es una oportunidad pero aún hay riesgos”, mencionó. Vaillant explicó que en el Mercosur “siempre hubo brechas entre lo que se acuerda y lo que finalmente se firma” y por eso dijo que “no podemos caer en la trampa, como ya hemos caído”. Además, indicó que en las negociaciones a nivel de los parlamentos “hay que estar atentos porque no es la primera vez que nos hacen un amague y luego no pasa nada”. Por último, el economista sugirió que Uruguay “debe estar primero en las negociaciones” con la UE, para vigilar que se respete lo acordado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)