Reunión

Las “empresas B” en busca de cambiar la visión corporativa

Primer congreso con más de 1.100 líderes se hizo en Chile.

Sebastián Piñera. Foto: AFP
Sebastián Piñera. Foto: AFP

“Aprecio, admiro y agradezco lo que ustedes hacen, porque han traído una nueva visión”. Ese fue el saludo que envió el presidente de Chile, Sebastián Piñera, a los 1.100 asistentes que esta semana se encuentran reunidos en el Teatro del Lago de Frutillar, en el sur de Chile, en el marco del encuentro+B 2018.

Se trata de la primera cumbre mundial del movimiento B, un grupo de empresas privadas que cuentan con el compromiso estatutario de desarrollar modelos de negocio que, además de generar ganancias económicas, tengan impactos positivos en lo social y ambiental. De hecho, el lema del encuentro es “El mercado en beneficio de las personas”.

Pese a transcurrir a casi 1.000 kilómetros de Santiago, la alta asistencia la convierte en una de las cumbres empresariales más masivas que se han realizado este año. No obstante, el ambiente en que se desarrolla dista mucho de los tradicionales eventos de este tipo: en el público y los paneles hay tantas mujeres como hombres, el promedio de edad no supera lo 40 años y las corbatas ceden su lugar a las zapatillas y las mochilas.

No solo hay rostros de la nueva oleada de emprendedores, sino también del empresariado más tradicional que, por tres días, optaron por reflexionar sobre temas que nada tienen que ver con la guerra comercial o la ola proteccionista en el mundo.

Incluso las preguntas que se hacen son distintas: ¿Cómo lograr ganancias que la sociedad considere legítimas? ¿Cómo hacer negocios viables que no solo no dañen el entorno, sino que ayuden a mejorarlo? Y, más aún, ¿cuál es el sentido de hacer empresa?

El foco quedó claro desde el principio, cuando uno de los cofundadores de Sistema B (que promueve las Empresas B en América Latina), Juan Pablo Larenas, invitó a los presentes a pensar cuál es el problema social o la injusticia que más dolor les causaba. “Ahora, piensen en cómo el mercado puede trabajar para resolverla y que nuestros hijos y nietos vivan en un mundo mejor”, remató el empresario.

“El primer objetivo fue ser visibles; ahora el desafío es pasar a ser relevantes. Y para eso, no hay mejor forma que demostrar que tenemos una nueva medida del éxito empresarial”, aseguró Gonzalo Muñoz, cofundador de Sistema B.

Las Empresas B nacieron en Estados Unidos hace 12 años como B Corps -“benefit corporations”- y desde ahí el modelo ha ido permeando en los cinco continentes. Hoy son unas 2.700 las compañías que han certificado que su modelo de negocios cumple con los estándares de impacto que se exigen, de las cuales el 20% son latinoamericanas (en torno a 460). Los países donde más desarrollo han tenido son Chile, Argentina y Brasil.

Uno de los datos que se entregó en el encuentro en base a varios estudios, es que el 80% de los jóvenes cree que las empresas son las primeras que debieran impulsar el cambio social y el cuidado ambiental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)