ENDEUDAMIENTO Y MOROSIDAD

Endeudamiento del agro es del 75% de lo que produce

Según el BCU, en el resto de los sectores, esa relación es 30% y menos.

El presidente de la Federación Rural había atribuido el alto endeudamiento a los problemas de competitividad. Foto: F. Ponzetto
El presidente de la Federación Rural había atribuido el alto endeudamiento a los problemas de competitividad. Foto: F. Ponzetto

La morosidad de los créditos otorgados por el sistema bancario a las empresas "no presentó variaciones importantes" en el tercer trimestre del año y continúa ubicándose en 3,7%, según el último Reporte del Sistema Financiero del Banco Central (BCU).

Al valorar la evolución del indicador en los últimos años, se observa que estaba levemente por debajo de 2% al cierre de 2015, subió a 3% a mitad de 2016 y llegó a superar el 4% en los primeros meses de 2017. En el último año móvil (septiembre 2016-septiembre 2017) la morosidad de los créditos a empresas subió 0,5 puntos porcentuales —estaba en 3,2%—.

A modo de comparación, la morosidad de los créditos bancarios al consumo (familias) se situó en el 5% con una reducción respecto al trimestre anterior. Mientras que la morosidad general —que incluye créditos a empresas, al consumo y para viviendas— se ubicó en 3,7% en septiembre, alcanzando "un valor similar al registrado en los meses previos", de acuerdo al análisis del BCU.

Del total de créditos brutos otorgados en moneda nacional, un 20,6% correspondió a las empresas. De ese guarismo, un 9,8% correspondió a endeudamiento del sector servicios, 6,3% al comercio, 2,8% a las industrias manufactureras, 1,2% a la construcción y el restante 0,5% al agro.

En el caso de los créditos brutos totales en moneda extranjera, crece notoriamente la incidencia de las empresas, que representan el 96,6%. La mayor participación la tiene el agro con 30,7% del total, seguido por la industria manufacturera con 24,4%, el comercio con 19,2%, los servicios con 18,1% y la construcción con 3,7%.

Como bien se observa en la estructura por moneda de los créditos, hay sectores exportadores (como el agro y buena parte de la industria) que priorizan el endeudamiento en dólares. En efecto, el reporte del BCU detalla que el 98% de los créditos que tomó el agro fueron en divisas extranjeras, seguido por la industria con 91% del total, la construcción con el 78%, el comercio con 77% y los servicios con 67% —en el total del sistema, los créditos en moneda local significan el 48% y en moneda extranjera el 52%—.

Respecto a la relación entre créditos tomados y Producto Bruto (PB) del sector, el agro es quien presenta el mayor guarismo con aproximadamente el 75%, lo que significa que el endeudamiento representa tres cuartos de lo producido. Igualmente, hubo periodos recientes donde la situación fue peor y llegó a rozar el 80%, como en el último trimestre de 2016.

El presidente de la Federación Rural, Jorge Riani, dijo entrevistado por El País a principios de diciembre que el endeudamiento del campo "está en el entorno de US$ 4.000 millones (contando bancos y préstamos privados) y viene creciendo en los últimos años".

El titular de la gremial agropecuaria recordó que en 2006 la cifra era apenas de US$ 450 millones y atribuyó el aumento del endeudamiento a los problemas de competitividad, identificando como los sectores más complicados a la lechería y los productores de ovinos.

Incluso la Federación Rural compareció ante al Parlamento días atrás buscando "sensibilizar al poder político sobre la situación del agro". Allí Riani señaló que desaparecieron más de 12.000 productores en los últimos 10 años.

Pasando a los otros sectores, la industria y el comercio tienen créditos tomados por aproximadamente el 30% de su producción. En ambos casos la relación endeudamiento/PB viene disminuyendo levemente en los últimos trimestres, habiendo estado arriba de 35% en el tercer trimestre de 2016 en el caso del comercio, y levemente por debajo de 35% para la industria en el cuarto trimestre del año pasado.

Según el último relevamiento hecho por la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) con datos cerrados al primer semestre de 2017, el endeudamiento del sector ascendía a US$ 2.244 millones. De ese total un 97,1% correspondía a créditos tomados del sistema bancario y el 2,9% restante al mercado de valores.

Según estimó la gremial, la cifra del endeudamiento representaba el 32% del PIB industrial en ese momento.

En tanto, la construcción y los servicios tienen créditos tomadas por alrededor del 7% de su PIB. También en ambos sectores se redujo la incidencia del endeudamiento en la producción, ya que estaba rozando el 10% para la construcción en el tercer trimestre de 2016 y alrededor del 8% en los servicios en el mismo período.

Familias en nivel bajo de créditos tomados.

Los créditos tomados por las familias representaban el 25% de sus ingresos anuales a fin de septiembre, por lo que según el Banco Central (BCU) dicha relación "se mantiene estable en niveles bajos". Del endeudamiento total de los hogares, un 5% corresponde a créditos en moneda extranjera y el restante 95% a préstamos en moneda local.

En el tercer trimestre de 2017, el total de créditos al sector privado —empresas más familias— en moneda nacional tuvo un escaso aumento de 0,3% ($ 668 millones más) al tiempo que en moneda extranjera descendió 2,8% (US$ 221 millones menos). Tomando el año móvil cerrado a septiembre, los créditos en moneda local crecieron 3,1% ($ 6.031 millones más) y en divisas extranjeras se redujeron 2,6% (US$ 200 millones menos). "Si se corrige dichas cifras por los efectos del castigo de créditos, la indexación de los créditos en Unidades Indexadas (UI) y el efecto del tipo de cambio, en el tercer trimestre de 2017 se observa una disminución del crédito total medido en dólares por US$ 230 millones (-1,5%) mientras que la disminución registrada en el año móvil fue de aproximadamente la mitad (US$ 119 millones, -0,8%)", repasó el BCU.

Según el monitor de la empresa Pronto! que se conoció la semana pasada, el crédito a las familias (para consumo, vivienda y autos) tuvo "escaso dinamismo en 2017" ya que creció 7% medido en pesos corrientes, una cifra inferior al 8% alcanzando el año pasado y notoriamente menor que los aumentos observados en los años previos —llegó a crecer arriba del 20% en 2011 y 2013, y luego siempre se mantuvo por encima del 10% con excepción de 2016—. Hacia adelante, el informe de la financiera reveló que el 18% del universo de habituales tomadores de créditos piensa tomar un préstamo en el corto plazo, guarismo inferior al registrado en la medición anterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)