TURISMO

Los entretelones del gobierno en la decisión de cerrar las fronteras y nuevas medidas para turismo

El análisis que hizo el gobierno para mantener cerradas las fronteras en la temporada de turismo y el anuncio de nuevas medidas para el sector,

Control sanitario por el coronavirus en paso fronterizo de Uruguay. Foto: Ricardo Figueredo
Solamente uruguayos y extranjeros residentes en el país pueden ingresar; para el turismo supone un golpe importante. Foto: Ricardo Figueredo

La decisión de mantener cerradas las fronteras durante la próxima temporada turística tomada por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus, tiene un impacto económico: el turismo representa el 6% del Producto Interno Bruto (PIB), es responsable del 7,2% del empleo y genera ingresos de divisas al país por US$ 1.700 millones.

¿Cómo se procesó la decisión a la interna del gobierno? ¿Qué rol jugó el presidente de la República, Luis Lacalle Pou?

En el Ministerio de Turismo planificaron tres fases ante la pandemia del coronavirus. “La fase tres tenía que ver con evaluar la situación en setiembre. Lamentablemente, cuando llegamos al mes de setiembre la situación era más compleja que en junio y julio, por lo que decidimos posponer la toma de esa decisión para el mes de octubre”, narró el ministro de Turismo, Germán Cardoso a la comisión de Turismo de la Cámara de Diputados.

“Se trata de decisiones que no se pueden tomar de un día para otro y que inexorablemente necesitan una planificación previa. Digo esto porque no podemos decir a la hotelería, a las agencias de viaje o a las aerolíneas, el 23 de diciembre, ‘Abrimos mañana’, porque todo eso implica determinada logística”, explicó a los legisladores según la versión taquigráfica de la reunión.

En octubre se resolvió no abrir las fronteras para la temporada turística que se viene. ”No tenemos ninguna duda que el sector turístico es el más afectado y dañado de la economía del país, debido a las características que la pandemia ha venido desarrollando”, afirmó Cardoso.

“Si concentramos el sector turístico en hotelería y gastronomía, 20.000 trabajadores están en el seguro de paro. Estos trabajadores no han podido retomar sus actividades y es un problema que nos desvela”, aseguró.

¿Qué factores incidieron, más allá de la situación sanitaria de Argentina y Brasil para mantener las fronteras cerradas? “Sin duda, no fue una decisión fácil; además, fue muy dolorosa, porque somos absolutamente conscientes de los daños económicos y de la pérdida laboral que dicha decisión conllevará. De todos modos, en las conversaciones y el acuerdo que mantuvimos con el presidente de la República siempre estuvo presente la responsabilidad superior, que es no negociar el estado sanitario que tenemos a costa del dinero que podamos llegar a percibir”, señaló Cardoso.

Pero además de ello, hubo un análisis de la situación de Europa. “Si nosotros analizamos -como lo hacemos semanalmente- el desarrollo de la pandemia en los países de Europa que en el mes de marzo estaban en la misma situación que nosotros estamos atravesando hoy, es decir, previo al ingreso al verano, vemos que la decisión que tomaron, que fue la apertura turística, perjudicó su situación”, dijo el ministro de Turismo. “Tenemos la responsabilidad de evaluar todo lo sucedido, a fin de no cometer los mismos errores y no vivir la situación dramática que están atravesando”, añadió.

Germán Cardoso, ministro de Turismo, en conferencia de prensa. Foto: Estefanía Leal.
Germán Cardoso, ministro de Turismo, en conferencia de prensa. Foto: Estefanía Leal.

“Cuesta creer que países del primer mundo, como Francia, Inglaterra o Austria tengan toque de queda y a su población en confinamiento obligatorio, sometida a medidas absolutamente restrictivas porque no tienen otra alternativa”, dijo Cardoso.

El ministro puso el ejemplo de lo que pasó con España: “previo a la temporada de sol y playa, considerando que su situación sanitaria era buena, tomó la decisión de abrirse al turismo, de apostar a una actividad que es mucho más importante que la de Uruguay, ya que tiene un impacto del 25% del PIB” y “permitió el ingreso del turismo masivo, pero a los 45 o 60 días empezó a atravesar problemas dramáticos, lo que llevó a que se determinara el confinamiento”.

“Debemos destacar que perjudicó su situación solo para recuperar el 20% del turismo, que es lo que no se ha dicho ni analizado. En realidad, se produjo toda esa situación para dar atención y respuesta a la ansiedad comprensible del sector turístico de un país que aclamaba y necesitaba el ingreso de divisas, y la generación y el sostenimiento de puestos de trabajo. Sin embargo, debido a algo que también debe formar parte del análisis, que es la crisis de confianza y el miedo de la población, España solo recuperó el 20% de su capacidad turística en temporada alta”, indicó Cardoso.

En la interna del gobierno, “analizando ese tipo de situaciones -hay que poner absolutamente todo en la balanza-, rápidamente llegamos a la conclusión de que la salud y la vida de la población, para un gobierno que tiene que conducir sus destinos y tomar decisiones, no es transable”, explicó el ministro.

“Estuvimos de acuerdo con el presidente de la República en que una temporada de sol y playa con fronteras cerradas al turismo externo iba a dañar la economía y que debíamos tomar medidas de contención", concluyó.

Las medidas del gobierno para el sector
Azucena Arbeleche, ministra de Economía. Foto: Estefanía Leal

SIGA Turismo. La ministra de Economía, Azucena Arbeleche anunció ayer la nueva línea del Sistema de Garantías (SiGa) para empresas afectadas por el cierre de fronteras (hoteles, campings, hosterías, restaurantes, bares, agencias de viaje, inmobiliarias, entre otras). Podrán acceder a una garantía (que les servirá para avalar un crédito bancario) por un máximo de hasta 1,8 millones de Unidades Indexadas (US$ 200.000 aproximadamente). Estará disponible desde el 23 de noviembre hasta el 4 de abril.

Tarjeta BROU. Como adelantó ayer El País, el Banco República lanzó su tarjeta Mastercard BROU Recompensa, que otorgará a quienes la soliciten descuentos de 10% en farmacias y supermercados, 5% en combustibles y 30% en gastronomía y hotelería en locales adheridos. Además, generará recompensas (cada $ 100 en gastos, genera $ 1) que se podrán utilizar en cualquier compra. Estos beneficios regirán hasta el 28 de febrero.

IVA 0% a hotelería. Tasa de IVA 0% para la hotelería en los meses de verano hasta el 4 de abril.

Devolución de IVA. Descuento de 9 puntos de IVA para la gastronomía (estaba en 5 puntos luego que el gobierno decidiera bajarla en mayo pasado).

Exoneración de IRPF. Exoneración del IRPF a arrendamientos turísticos. Por decreto se derogó la retención del 10,5% que se impone al agente inmobiliario “y seguramente va a estar llegando al Parlamento la derogación transitoria -se precisa ley- por los meses del Plan Verano, del 12% del impuesto”, dijo el ministro de Turismo, Germán Cardoso.

Subsidio al empleo. Por cada trabajador contratado en el sector turístico, el gobierno le subsidiará $ 8.000 por mes de aportes al Banco de Previsión Social.

Canasta turística. “Junto con el subsecretario (de Turismo, Remo Monzeglio) estamos negociando con la Asociación de Supermercados (ASU) y otras grandes superficies, una canasta turística que tenga 300 artículos, en la que podamos fijar los precios, congelarlos y hacerlos públicos”, dijo el ministro de Turismo Germán Cardoso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados