FORO ECONÓMICO DE ACDE

Equipo económico sale al cruce de críticas, pero admite algunas

Rechazó que competitividad sea “dramática” y reconoció que el país “está caro en dólares”.

El ministro de Economía, Danilo Astori, encabezó ayer una nueva edición del Foro Económico de ACDE. Foto: F. Flores
El ministro Astori encabezó una nueva edición del Foro Económico de ACDE. Foto: F. Flores

El día que se había reservado en el calendario para el clásico Foro Económico de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) era el 14 de diciembre pasado. Días antes, en medio de cruces en el Frente Amplio por el proyecto de ley de los "cincuentones" y diferencias dentro de la fuerza política por el tratado de libre comercio (TLC) con Chile, el ministro de Economía, Danilo Astori, anunció que no podría concurrir. Se debió a una "acumulación imprevista de tareas", había dicho en una carta que envió al presidente de ACDE, Fernando Rachetti.

Ayer, más de dos meses después de la fecha original, Astori llegó al salón Punta Cala para participar de este evento, en el que disertó junto al presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García.

¿Qué mensaje transmitieron a un auditorio compuesto en su mayoría por empresarios? Uruguay está caro en dólares pero no es verdad que padezca de atraso cambiario. El déficit fiscal es el gran desafío a nivel macroeconómico, y la lucha para reducirlo está siendo "lenta". En tanto, la intervención del BCU en el mercado cambiario local es necesaria para darle estabilidad al dólar y "acompañar" las tendencias de la divisa estadounidense a nivel global.

Luego del discurso del presidente de ACDE —" si nos encandilamos con las cifras del PIB y del desempleo nos estaremos haciendo trampas al solitario y a nosotros mismos", dijo Rachetti— le tocó a Astori romper el hielo. El jerarca habló del crecimiento con "equidad" que logró Uruguay en los últimos años —"esto es pensar y trabajar por el prójimo más vulnerable", dijo tomando prestado parte del vocabulario del titular de ACDE—, mencionó el esfuerzo del país para lograr una mayor apertura comercial (ver aparte) y recordó los estímulos a la inversión que el MEF anunció el viernes pasado.

Además, el ministro se detuvo a hablar de la "principal vulnerabilidad" que hoy enfrenta la economía uruguaya: la fiscal. "Venimos tratando de disminuir el resultado negativo de las cuentas públicas con lentitud", admitió Astori. El déficit fiscal alcanzó el 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses cerrados a diciembre, por debajo del registro de un año antes (-3,9%) pero superior a la meta que se había trazado el gobierno (-3,3%).

El titular del MEF añadió que "no es fácil reducir el gasto público" en Uruguay, dado que "hay mucho gasto ya comprometido", lo que genera que "necesariamente la caída (del déficit) sea lenta".

Más adelante Astori aseveró que Uruguay "no tiene atraso cambiario, que es una de las afirmaciones que se han venido haciendo frecuentemente". El BCU está "combatiendo las presiones al atraso cambiario, lo cual no quiere decir que haya atraso cambiario". El secretario de Estado sí dijo que el país "está caro en dólares, ni que hablar", pero esto "no es tener atraso cambiario". Esto pasaría si se decidiera ir "contra los fundamentos de la política monetaria internacional y nacional".

Ese encarecimiento en dólares ("una realidad que no se puede negar") implica que hay que "trabajar muchísimo sobre los factores que también condicionan la productividad y la competitividad", como la "capacidad humana" o el "conocimiento tecnológico", sostuvo.

Astori sumó que "competitividad no es lo mismo que rentabilidad" y lanzó un mensaje en este sentido: "tengan absolutamente claro que el gobierno también tiene clara esta realidad y está trabajando para superarla".

Mercadito.

A su turno, Bergara también insistió en este punto. Dijo que "está bien" tener una "preocupación por la competitividad" pero eso no puede llevar a pararse en el "dramatismo" porque el gobierno no considera "que haya una situación dramática". En ese sentido, planteó que si este fuera el caso las exportaciones "no estarían creciendo" en los niveles que lo están haciendo —subieron 9,2% en 2017 tras dos años de caída— y "la cuenta corriente no tendría superávit de uno y dos puntos del PIB".

El presidente del BCU defendió además la flexibilidad del tipo cambio y las intervenciones que hace la autoridad monetaria para evitar "desalineamientos" en su valor. El régimen flexible llegó "después de haber aprendido con sangre, sudor y lágrimas que Uruguay no puede comprometerse a sostener un tipo de cambio" y el sistema flexible "actúa como colchón de shocks".

"No podemos ir contra los fundamentos (del valor de la divisa estadounidense), prosiguió Bergara y afirmó: "si el mundo lleva al dólar a un lugar, no podemos ir hacia otro lado".

Explicó que el BCU "tiene que actuar de manera contracíclica" cuando hay entrada o salida de capitales, absorbiéndolos o vendiendo reservas y cuando hay redolarización o desdolarización de portafolios, para que esos aspectos "circunstanciales" no afecten los fundamentos. Puntualizó que el portafolio de las AFAP pasó de estar 34% en dólares a 9%, lo que "es una tonelada de plata" y en "el mercadito cambiario uruguayo es como un elefante en un bazar" si el BCU no interviene. "Por eso hemos estado muy activos" en el mercado cambiario y también para prevenir "apreciaciones o depreciaciones" que no se condicen con la evolución a nivel global de la moneda, agregó. A su vez, cuestionó a algunos movimientos agropecuarios que pedían liberar al dólar. "Cuando piden un dólar libre, les aseguro a ustedes que no quieren tanta libertad" porque de ser así "estaría sujeto a todo este ruido", que tiraría abajo su cotización.

"Nos preocupan las presiones al atraso cambiario, si no nos preocuparan no hubiéramos comprado US$ 4.000 millones en el último año", afirmó Bergara. "Lo hacemos aunque sabemos que tiene un costo" ya que hay que pagar interés por colocar Letras de Regulación Monetaria para quitar los pesos que se vuelcan con la compra de dólares. "El costo de no hacerlo sería mucho mayor sobre la economía real, el empleo", agregó. "No se nos mueve ni un pelo en decir que nadie ha hecho más que el BCU por evitar el desalineamiento cambiario en el país", concluyó.

Comitiva

El ministro de Economía, Danilo Astori, encabezó ayer una nueva edición del Foro Económico de ACDE. Lo acompañaron el presidente del Banco Central, Mario Bergara, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García. A diferencia de otras ocasiones, no disertaron el subsecretario y el jefe de Asesoría Macro, si bien estaban allí.

La apertura comercial y las diferencias dentro del FA

El ministro Astori celebró la diversificación que alcanzaron los productos de exportación uruguayos en los últimos años y comparó este fenómeno con el de Chile. El resultado entre ambas naciones, dijo, es similar en cuanto a destinos y concentración de mercados.

La foto cambia, sin embargo, cuando se miran los acuerdos comerciales que lograron uno y otro país. "Uruguay carece enormemente de tener acceso preferencial a la mayoría de los destinos a los cuales estamos enviando nuestra producción de bienes y de servicios", dijo. También usando al país trasandino como comparación, mostró cómo mientras "lamentablemente" el 31% de las colocaciones nacionales se realizan bajo el paraguas de algún acuerdo comercial, en el caso chileno ese guarismo es 96%.

Además, indicó que los competidores directos de Uruguay —nombró a Australia y Nueva Zelanda— tienen un acceso más beneficioso al principal socio comercial del país, China. Así, mientras que la carne bovina sin hueso uruguaya abona un arancel de 12%, la australiana eliminará su arancel para 2014 y la neozelandesa ya ingresa pagando 0%.

El secretario de Estado también se refirió a la estrategia de inserción internacional del gobierno y a la necesidad de avanzar en acuerdos comerciales. "El gobierno, y en particular el Poder Ejecutivo, estamos absolutamente coincidiendo con un camino de este tipo", dijo. "Sé que en la fuerza político partidaria que integramos hay encontradas opiniones al respecto, no quiero negarlas, no quiero ignorarlas, solo quiero decirles que quienes estamos convencidos de este camino vamos a seguir luchando por la apertura", añadió. "Mercosur sigue siendo imprescindible para Uruguay. No concibo a Uruguay desintegrado de sus vecinos", expresó.

TRES MOMENTOS DEL FORO ACDE​
Negociación salarial en el horizonte
Astori, Ferreri y García en conferencia de ACDE. Foto: F. Flores

Astori también habló acerca de la próxima negociación salarial. "Vamos a insistir con las características que tuvo la sexta ronda en la séptima que es la que se aproxima, y que es la más grande de la historia", dijo. "Son 205 grupos de negociación que se van a sentar a la mesa y a procurar los consensos", agregó. Los analistas privados han insistido con que las pautas deberían contemplar aumentos que no pongan en riesgo el empleo, en un contexto en el que el mercado de trabajo viene golpeado.

 Álvaro García:
Población del Uruguay futuro
Alvaro García

"La automatización puede ser una aliada para lograr incrementos de productividad en una población con las características de la uruguaya" que hacia 2050 va a tener una tasa de actividad menor dijo Álvaro García. En este sentido, el director de la OPP recordó que Uruguay deberá enfrentar en el futuro cercano el desafío que resultará de una mayor esperanza de vida, una tasa de fecundidad a la baja y un saldo migratorio todavía incierto. Para 2050, agregó, habrá en el país entre 3,25 y 4 millones de habitantes.

 Mario Bergara:
"Abrazados" a Inclusión Financiera
Mario Bergara. Foto: Francisco Flores

Bergara mostró que antes de la ley de Inclusión Financiera "los pagos electrónicos rondaban el 8%, 9% (de los pagos tradicionales) y hoy son el 33%". Eso es un "indicador de cómo la sociedad uruguaya ha abrazado la estrategia de inclusión financiera" porque lo considera "como positivo". Agregó que"lo electrónico sobre lo físico tiene todas las bellezas". Por otro lado, Bergara dijo que la coyuntura del sistema bancario es "aburrida" y así se la quiere mantener porque sus indicadores "transmiten serenidad, tranquilidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)