AVANZA EL GNL EN EL MUNDO

España y Europa avanzan en uso de GNL

En marcha estaciones servidoras de gas para vehículos pesados, autobuses y automóviles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Un buen espejo para Uruguay es lo que está sucediendo en España con el consumo del gas natural licuado (GNL), apto no sólo para las plantas generadoras de electricidad sino también para los vehículos. Acá tuvimos una muy mala experiencia con los procesos del tema, pero un nuevo proyecto nos haría recobrar la confianza. Con el uso del GNL, siguiendo la tendencia mundial, ganaríamos económicamente y contribuiríamos a la protección del medio ambiente.

La Cía. Española de Energía, Endesa, está armando lo que será un negocio gigante de suministro de gas licuado. A tales efectos, acaba de inaugurar la primera estación de servicio de las muchas que abrirá en España.

Endesa es una empresa activa en la generación, transmisión y distribución de electricidad en España, Portugal y el norte de África, también es el mayor operador de gas natural en el mercado y cuenta con otros negocios relativos a la energía.

La nueva estación de servicio está localizada en Valdemoros, a 30 kilómetros al sur de Madrid; allí suministrará GNL para autobuses, camiones y autos, así como también gas comprimido natural (CNG).

Endesa es en la actualidad el mayor consumidor de gas natural licuado de Europa, y dispone de siete importantes terminales de GNL para accionar usinas generadoras de electricidad.

Con esta estación en Valdemoro, Endesa tendrá rápidamente, en cuestión de meses, cinco estaciones más como parte de un plan de desarrollo de gas para vehículos en España. En Francia ya instaló una estación de GNL para vehículos en Lyon, en 2015, y también lo hizo en las Islas Baleares y en Palma de Mallorca. El plan incluye Zaragoza y Cádiz.

El objetivo de Endesa de suministrar GNL a los vehículos está basado y forma parte de su argumentación en dos puntos fundamentales: economía y beneficios tangibles para el medio ambiente en comparación con el uso de los combustibles tradicionales. La principal empresa de autobuses del área -dijo un vocero de Endesa- tiene 200 buses, y el 10% ya están equipados para utilizar gas natural licuado o lo estarán antes de este fin de año.

Según los datos que están disponibles actualmente, hay 14 millones de vehículos que utilizan GNL, de los cuales 1.3 millones están en Europa. En España el mercado para los NGV son principalmente flotas de buses municipales y buses de larga distancia.

El uso del GNL en vehículos reduce fuertemente las emisiones de NOx en un 70%, y las emisiones de SOx descienden prácticamente en un 100%. Pero hay más: en los vehículos reduce en un 95% las partículas responsables de la emisión de ruidos y vibraciones en los motores y, por si fuera poco, reduce un 20% las emisiones del dióxido de carbón que va a la atmósfera. Por consiguiente son notables las ventajas que ofrece en el mundo de hoy el consumo de este nuevo combustible.

El consumo de este gas en España está avanzando vigorosamente y no lo detendrá nadie, pero además está estimulando a Europa a consumir este gas, o mejor aún, olvidarse del tradicional combustible fósil que tanto daño está provocando en nuestro medio ambiente. En pocos años el consumo generado por los dinosaurios quedará guardado en la entrañas de la Tierra para siempre, o por lo menos será reducido brutalmente, con lo cual se ganará en el bienestar del planeta y de todos nosotros.

Uruguay.

Existe el proyecto de instalarlo en Uruguay, o al menos la intención de hacerlo, seguramente con otro proyecto más viable y transparente, para ser utilizado en las plantas generadoras de electricidad. Nosotros sugeríamos traerlo al Uruguay, e instalar en nuestro puerto una terminal proveedora de GNL para el búnker de los barcos que ya lo están utilizando. La organización IMO de NN.UU. está obligando a la industria marítima a reducir en sus barcos la contaminación ambiental. Los usuarios o eventuales consumidores de este búnker obviamente serán los más de tres mil barcos graneleros que van a los puertos del Paraná a buscar los granos y los portacontenedores que hacen escala en el Río de la Plata, como así también para los cruceros turísticos que pronto estarán comenzando a usar en su hotelería, cuando no para todo el crucero. El búnker está asegurado como lo está ahora con los combustibles fósiles.

Turismo.

Pero vayamos a otra situación: debemos mirar a la Argentina, porque si ellos llevan el consumo no sólo a las plantas generadoras sino también a los vehículos nos veremos obligados a seguir esta línea en el Uruguay. Es un hecho que los autos argentinos estarán equipados para GNL, por lo que para el turismo en Uruguay lo demandarán y formará parte de nuestros servicios turísticos; no sólo hotelería y alimentos, playa y sol sino también GNL para sus autos. Hay que estar prevenido. Y en cuanto al búnker, este puede ser un “filón” a corto plazo. Por un lado para estos dos rubros el puerto debe estar preparado, y por otro, el país debe aprontarse.

Solo GNL para vehículos pesados.

Nos hemos informado de que, excepto en España, el GNL sólo se utiliza por el momento en vehículos pesados, (camiones). Por la aislación que llevan los tanques tienen un peso importante de no menos de 200 kilos. Por esa razón tienen que ser camiones que soporten ese peso y pensamos en buses internacioinales. Los vehículos livianos como los autos por el momento no usan GNL, y si usan GNC utilizan tanques de aluminio forrados con fibra de carbono a una presión mínima de 200 bares. Las estaciones en España están siendo diseñadas para distribuir ambos productos en forma conjunta. Repetimos, todo en esta vida es por el momento, porque por el nivel de la tecnología al que hemos llegado, lo que ayer no se podía hoy se puede.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)