TEMA DE ANÁLISIS

¿Por qué se estabilizó el nivel de evasión en seguridad social?

Los economistas Horacio Bafico y Gustavo Michelin analizan las causas detrás de la estabilidad en la evasión de aportes a la seguridad social.

Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.
Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.

Entre el año 2007 y el 2014 se observó una muy importante formalización en el mercado laboral lo que significa una reducción en la evasión de contribuciones a la seguridad social. Esta situación se mantuvo relativamente estable desde ese entonces a la fecha.

Hay muchos factores que explican la menor evasión de las contribuciones a la seguridad social. Es muy importante el impacto del ciclo económico favorable como un elemento exógeno. Pero también hay que destacar la instrumentación de una política de control activa, basada en la historia laboral y apoyada en una mejor tecnología de fiscalización. En este contexto también hay un aporte de la ley de Inclusión Financiera al incrementar el uso de instrumentos de pago electrónico pero el orden de magnitud es menor.

La historia muestra que el clima de negocios favorable ayuda a reducir la evasión. En el momento en el que las empresas necesitan contratar trabajo porque tienen un empuje de demanda y buenos precios, se observa un mercado laboral más formalizado. Por el contrario, cuando cae la demanda final y los precios de venta, hay que reducir costos y eso impacta en el rubro salarial. Otro elemento que también sigue el ciclo, es el servicio de la deuda. Por lo tanto, cuando el nivel de deuda es reducido y las tasas de intereses son bajas, hay más margen para destinar al rubro salarial. Cuando suben los intereses a pagar por las empresas, se produce un aumento del trabajo no registrado y de la evasión.

Prácticamente todos los elementos exógenos que son favorables para que crezca la masa salarial y la formalización ocurrieron entre 2007 y 2014. A su vez hay que considerar que el nivel de endeudamiento de las empresas luego de la salida de la crisis del 2002 era muy bajo.

Para ver la evolución de la evasión tomamos dos medidas que cuentan la misma historia. Por un lado, la Encuesta Continua de Hogares releva las características de la ocupación de la población para lo cual divide aquellos que están registrados frente a los organismos de seguridad social correspondientes de los que no lo están. Por otro, el Banco de Previsión Social (BPS) hace una estimación de la evasión anual sobre la base de comparar los cotizantes que tiene dicha institución sin considerar los trabajadores del área rural, con una estimación de los potenciales contribuyentes en función de información de la Encuesta Continua de Hogares.

En el primer método de estimación se observa que en el año 2007 la proporción de personas ocupadas que consideran no estar registradas era del 34,7%. Este porcentaje se fue reduciendo gradualmente en los años subsiguientes hasta ubicarse levemente por debajo del 25% en el año 2014. Desde ese entonces se mantiene oscilante entre 24,6% y 24,9%, sin tendencias a la mejora visible.

El segundo tipo de cálculo estima con los datos de la Encuesta de Hogares cuántos cotizantes al BPS (sin el área rural) debería haber. Esto lo hace restando la estimación de trabajadores rurales y los aportantes a los otros servicios de seguridad social y aplicando el coeficiente de pluriempleo que estima el BPS.

En este caso el número que presentan es un porcentaje del potencial y por lo tanto resulta en una tasa que se encuentra en un nivel inferior pues va con base en el número más alto.

La historia que cuenta esta metodología es similar. El nivel en el año 2007 era 27,7% y baja cerca de diez puntos porcentuales hasta 2014, año en el que alcanza el 17,3% de los potenciales cotizantes. Desde ese entonces sube en los dos años siguientes y baja entre 2017 y 2018, último año en el que se presentan cifras. Viendo los datos del 2019 recientemente publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y la cantidad de cotizantes del BPS se puede suponer que la estimación de la evasión con esta metodología vuelve a mostrar una mejora en el 2019.

La mejora en la parte buena del ciclo es destacable. Un ambiente favorable a los negocios no sólo llevó el empleo a sus niveles máximos, sino que el mismo vino de la mano de una mayor formalización.

Un trabajador rural arrea ganado. Foto: Archivo El País
Trabajador rural en Uruguay. Foto: Archivo El País.

Esa formalización no sólo fue fruto del crecimiento económico, sino también de una mayor fiscalización. Los controles cruzados de la seguridad social mixta con una historia laboral que avanza en la masa de contribuyentes tienen su papel. También la fiscalización por el BPS y la mayor cobertura de trabajadores a través de convenios salariales aportaron a que se registraran más contribuyentes en un momento en el que la actividad económica lo permitía.

Esta institucionalidad y los avances tecnológicos permitieron que, pese al deterioro que muestra el mercado laboral desde el año 2014, los niveles de informalidad no hayan aumentado.

La ley de Inclusión Financiera también puede haber aportado algo, aunque no se conoce que se haya utilizado como herramienta de fiscalización hasta el momento. De todas formas, dotó de instrumentos de pago con mayor trazabilidad y su uso está correlacionado con la voluntad de formalización.

El anteproyecto de ley de Urgente Consideración (LUC) elimina la obligatoriedad de pagar los salarios a través de depósitos bancarios e instrumentos de pago electrónico.

El impacto que pueda tener esta medida sobre una mayor evasión no parece relevante. En primer lugar, muchos trabajadores se adaptaron al nuevo sistema y los beneficios que le reporta y seguramente preferirán seguir cobrando como hasta el momento. En el caso de los que opten por cambiar se puede evitar el intento de evadir con una mejor fiscalización enfocada en quienes por su operativa pueden presumirse como más riesgosos.

Al respecto y en forma compensatoria de incentivos, la propia LUC establece un capítulo de beneficios tributarios a las pequeñas y medianas empresas, entre otros menores aportes a la seguridad social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados