DIÁLOGO POR TIFA

Estados Unidos hará planteo al gobierno por cambios en franquicia de compras web

En una reunión que se realizará en Washington para analizar la relación bilateral en el marco del acuerdo TIFA, la delegación de EE.UU. planteará tres temas que entiende como restricciones al comercio.

Foto: Shutterstcok
Foto: Shutterstcok

A principios de 2007 los gobiernos de Uruguay y Estados Unidos firmaron el Acuerdo Marco de Comercio e Inversión (conocido por su sigla en inglés TIFA), con el objetivo de fijar reglas para promover el clima de negocios entre ambos países. Allí se estableció la intención de realizar una reunión anual para analizar el funcionamiento del comercio bilateral.

El último de esos encuentros ocurrió en mayo de 2016 en Montevideo y se están ultimando los detalles para tener otra instancia similar el mes próximo en Washington -los últimos dos años por distintos motivos no hubo cónclave.

Cuando se concrete la reunión según supo El País, la representación de Estados Unidos planteará algunos temas que observa como “restricciones” al comercio que impuso Uruguay.

Estos son la reducción de la franquicia de compras web -que permite traer sin pagar impuestos de importación paquetes del exterior, siempre que cada factura no supere los 20 kilos de peso ni los US$ 200- de cuatro a tres envíos en 2017; la suba de la tasa consular que decidió el gobierno uruguayo en 2018 -un impuesto a los bienes importados que pasó del 2% al 5% para los productos de fuera del Mercosur- y el decreto de mitad del año pasado que obliga al rotulado de los alimentos que contengan sodio, grasas o azúcares por encima de un límite establecido.

Algunos de estos puntos fueron repasados ayer por una delegación de la Oficina Comercial de la Embajada estadounidense, al participar del evento “Oportunidades de negocios entre Uruguay y Estados Unidos” organizado por la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS).

Lawrence Pixa, segundo secretario y cónsul para Medio Ambiente, Ciencias, Tecnología y Salud de la sede diplomática, repasó que el comercio electrónico “es importante para nuestra economía” y se intenta promoverlo bajo el paraguas del acuerdo TIFA.

En el evento estaba el presidente de la Cámara de Couriers -empresas que se encargan de los envíos de los paquetes internacionales-, Federico Nogueira, quien preguntó sobre las restricciones que impuso el gobierno uruguayo a la franquicia de compras web. El funcionario estadounidense señaló que “van contra el espíritu del TIFA”.

El TIFA se firmó en  2007 entre ambos países para proteger el clima de inversión. Foto: Gerardo Pérez
El TIFA se firmó en 2007 entre ambos países para proteger el clima de inversión. Foto: Gerardo Pérez

Pixa sostuvo que este tema será “de los asuntos más destacados” del encuentro entre los representantes de ambos gobiernos, y que se debe apostar al “diálogo para resolverlo, solucionarlo de alguna forma”.

Otro integrante del Departamento de Comercio de la Embajada estadounidense, Robert Gorter, dijo que si bien los cambios en la franquicia “pueden significar un techo” para los couriers e “impedir que (el sector) se desarrolle todo lo que podría”, los números muestran “todos los años récords de importación” dentro de la franquicia.

En efecto, los envíos crecieron 6,9% el año pasado y 6,7% el anterior, cuando comenzó a regir la reducción de las compras exoneradas de impuestos.

Respecto al aumento de la tasa consular y la disposición de etiquetado de alimentos, Pixa indicó en su disertación que son “obstáculos técnicos al comercio” bilateral. Ambas son medidas que aumentan los costos para que los productos estadounidenses ingresen a Uruguay, en un caso por mayor carga impositiva y en otros porque se incrementa el valor de producción -debe realizarse un packaging exclusivo para el mercado local que cumpla los requisitos.

Reversión en la balanza de intercambio comercial

El saldo del intercambio comercial entre Uruguay y Estados Unidos se ha estabilizado en los últimos años, tras un 2014 en que fue negativo (más importaciones que exportaciones) en US$ 417 millones. De hecho, el año pasado la relación fue positiva para Uruguay en US$ 89 millones. Es que la nación norteamericana fue el cuarto destino de las exportaciones locales en el año, sumando US$ 609 millones (el 6,7% del total). Las ventas al mercado estadounidense llegaron a significar el 21% del total exportado en 2005, pero luego la incidencia fue cayendo hasta llegar en 2010 al pico mínimo de 2,5% del monto global. El producto más exportado es la celulosa (18,2% del total en 2018), seguido de la carne bovina (17,9%), los lácteos (7,5%), la soja (5,8%) y los concentrados de bebidas (5,2%).

Oportunidades de negocios en ambos sentidos
Trump retiró a EE.UU. del Acuerdo de París contra el cambio climático. Foto: Archivo

El evento organizado por la CNCS tuvo el foco en presentar las oportunidades de negocios que tienen las empresas uruguayas en Estados Unidos, pero también los representantes de la Embajada del país norteamericano aprovecharon para vender su territorio como lugar para instalarse.

“Escuchamos de empresarios uruguayos que este es un mercado muy chico y con limitaciones. ¿Qué opciones hay? Canadá es muy frío, los alemanes trabajan mucho, el Reino Unido está unido hoy pero no se sabe cómo seguirá, y en Estados Unidos compramos cualquier cosa si es un producto bueno y barato”, dijo Robert Gorter del Departamento de Comercio mientras giraba con su dedo un spinner.

“Hacemos mucho más que dar visas”, bromeó el cónsul estadounidense Lawrence Pixa. Ambos diplomáticos repasaron varios programas que tiene la Embajada para promover negocios, que van desde proveer a los empresarios uruguayos la lista de importadores que puedan estar interesados en sus productos hasta la participación en la feria “Select USA” especializada en la atracción de inversión extranjera. Mencionaron que en el último tiempo se han instalado en Estados Unidos varias empresas locales, desde una procesadora de amatistas hasta una firma de toallitas autobronceantes, aparte de varias dedicadas al software.

Previamente, expuso Claudia Peisino del Departamento de Inteligencia Competitiva del Instituto Uruguay XXI, quien repasó que América del Norte y puntualmente Estados Unidos acapara las exportaciones de servicios. Dentro de ese sector, las tecnologías de la información y comunicación (TIC) tienen gran relevancia, colocándose en Estados Unidos el 66% del total entre 2015 y 2017.

Por otra parte, la nación norteamericana ocupó en 2017 la cuarta posición entre los principales orígenes de la inversión extranjera directa, con una participación del 8% sobre el total. Entre otras, en los últimos años se instalaron en el país las firmas estadounidenses Forever 21 (retail vestimenta), BDP (transporte) y Wyndham Worldwide (hotelería); mientras que fondos de aquel país compraron empresas que operan localmente como Weyerhaeuser (forestal) y Prondil (industria farmacéutica).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)