INFORME

Estiman que el aumento que registró el e-commerce por la pandemia sea permanente

Según Mastercard Economics Institute la adopción de servicios financieros prestados a través de canales en línea así como otros servicios digitales “están creciendo en popularidad”.

Brickiln Dwyer, economista en jefe de Mastercard. Foto: Archivo
Brickiln Dwyer, economista en jefe de Mastercard. Foto: Archivo

Durante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, el gasto en el comercio electrónico aumentó del 10% al 16%, aproximadamente, según un estudio elaborado por Mastercard Economics Institute, lo que significó su punto máximo, en comparación con los niveles antes de la crisis.

En el informe -al que accedió El País- se destacó que “si bien la adopción del comercio electrónico en América Latina y el Caribe es baja en comparación con otras regiones”, se espera que entre el 20% y el 30% del aumento del e-commerce relacionado con el COVID-19 “sea permanente en cuanto a su participación en el gasto minorista general”.

De acuerdo con el estudio de Mastercard, en particular, la adopción de servicios financieros prestados a través de canales en línea así como otros servicios digitales “están creciendo en popularidad” entre las personas de menores ingresos, lo que “probablemente persistirá” durante este año.

Por otra parte, el informe puso el foco en la confianza del consumidor a nivel regional y afirmó que “sigue siendo débil debido a la elevada preocupación por el virus y la economía”. Sobre este punto desde Mastercard resaltaron que esperan “que el crecimiento sea impulsado por el estímulo fiscal y la evolución del brote frente a las vacunas. La inflación en la región se ha podido contener, pero persisten los focos de riesgo, particularmente en Brasil, ya que una mayor inflación sigue siendo un riesgo para el consumo en el 2021”, añadió el informe.

Asimismo, el estudio señaló que la creación de empresas “probablemente se limitará a aquellos que venden productos en línea”, debido a la demanda que es “incierta”, así como a “los movimientos de divisas, condiciones crediticias más estrictas y los desafíos de viajes y entretenimiento que retan a los nuevos negocios físicos”.

El economista en jefe de Mastercard, Brickiln Dwyer, reflexionó sobre el efecto de la pandemia del COVID-19: “2020 nos puso a todos a prueba. Nos hemos vuelto más distanciados, hogareños y más digitales. Dimos un salto digital espectacular y vimos un alto nivel de resistencia de parte de los pequeños negocios, consumidores y legisladores que buscaban mantenernos en el buen camino”. Y añadió: “El 2021 no traerá de vuelta la vida antes del COVID, aunque con la distribución de la vacuna contra el virus prevista, esperamos una recuperación gradual, pero desigual, y marcada por los beneficios de adoptar experiencias digitales y de menor contacto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados