PROYECCIÓN

Evolución del consumo privado y la inversión pública hacen que BBVA baje sus previsiones de PIB

Los economistas del banco informaron que prevén que la economía uruguaya crezca 0,3% este año y 1,2% el próximo.

Pueblo Centenario, lugar en el que se realizará la nueva planta de UPM. Foto. Fernando Ponzetto
En BBVA Research confían que la segunda planta de UPM impulsará a la economía uruguaya. Foto: Fernando Ponzetto

Debido al estancamiento en el consumo privado, la caída de la inversión (principalmente pública) y el deterioro del entorno económico regional, BBVA Research recortó sus proyecciones de crecimiento de Uruguay para este año y el que viene. Es que ven “señales mixtas” en la economía del país para los próximos meses.

En concreto, para el presente año el banco bajó su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) uruguayo de 0,8% a 0,3%. También lo hizo para el año próximo, pasando de 1,7% a 1,2%.

Según explicaron ayer en un desayuno para periodistas los economistas de BBVA Research, Adriana Haring y Juan Manuel Manías, los datos del segundo trimestre conocidos en septiembre “confirmaron el estancamiento de la demanda interna”, dado que por un lado el consumo privado cayó 0,1% y la inversión registró un descenso del 4,1%, “arrastrada principalmente por la inversión pública”.

Sin embargo, fue la demanda externa la que tuvo una contribución positiva al PIB del segundo trimestre del año, explicado sobre todo por la recuperación del sector agropecuario en comparación al año anterior, lo que se tradujo en mayores exportaciones (principalmente de soja).

En relación a lo que pueda ocurrir el resto del año, según indicó Haring, los indicadores adelantados del tercer y cuarto trimestre “dan señales mixtas”.

Pese a ello, desde BBVA Research confían en que habrá una recuperación de la inversión en la medida en que “se vayan concretando las obras de infraestructura” previstas por la segunda planta de celulosa de UPM en Pueblo Centenario, pero admitieron que “no será suficiente para dinamizar la actividad” económica en 2019.

Para 2020 sí esperan un “mayor dinamismo” de la inversión, tanto del sector privado como del público por el “efecto UPM”. Pero en lo que refiere al consumo privado, señalaron que “seguirá planchado” y que tendrá una “mínima variación” el año que viene, aunque será “insuficiente para ganar participación en el PIB”.

Según los economistas esto está explicado, por un lado, porque hay una “constante desaceleración” del salario real y para 2020 no visualizan un crecimiento “significativo”. Y por otro lado, porque el mercado laboral aún “muestra un alto desempleo” -se ubicó en 9,5% de la Población Económicamente Activa en septiembre-.

“Si uno ve la tendencia de la tasa de desempleo de los últimos años, va en aumento, podrá bajar transitoriamente cuando se lleve adelante la construcción de UPM 2 pero una vez que finalice, esa gente va a quedar sin empleo nuevamente”, indicó Haring.

Por otro lado, los analistas del banco prevén que dada la mayor caída en los precios de importaciones respecto del valor de las exportaciones, en 2019 habrá un “pequeño superávit” en la balanza comercial y una mejora de los términos de intercambio del 2,5%.

No obstante, prevén un deterioro para 2020 debido al aumento de importaciones de maquinaria que hará el país para la construcción de la segunda planta de UPM.

Como principal desafío para el año que viene, los expertos de BBVA enfatizaron que el nuevo gobierno deberá poner el foco en ejecutar reformas estructurales “necesarias e imprescindibles”, como la de la seguridad social, para poder lograr una consolidación fiscal.

En relación al déficit fiscal -que se ubica en 4,9% en el acumulado de 12 meses a septiembre-, los economistas de BBVA Research señalaron que dado que el año electoral “condicionó” la posibilidad de recortar el gasto público y que la recaudación impositiva en nueve meses cayó 0,5% interanual en términos reales frente a igual período del año anterior, “solo una reforma estructural podría encauzarlo”.

Por último, en lo que respecta a la inflación, en BBVA consideraron que seguirá fuera del rango meta del Banco Central (BCU) -entre 3% y 7%-. En esa línea, elevaron la previsión para 2019 a 8,5% y a 7,5% para el próximo año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados