La textil trabaja en el rediseño de su plan de negocios

Ex Paylana espera ayuda del Fondes para continuar

La ex Paylana (hoy Tessamérica), espera un nuevo financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo (Fondes) para poder continuar con su actividad. Una delegación de la textil se reunió ayer con representantes de la Dirección Nacional de Industrias para comenzar a analizar un nuevo plan de negocios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La textil sanducera necesita nuevo financiamiento para poder seguir funcionando.

Además, según supo El País, otra de las líneas manejadas es la posibilidad de acceder a fuentes de financiamiento privadas.

La textil que en la actualidad emplea unos 170 trabajadores está en proceso de culminar los últimos pedidos que tienen como destino mercados de Brasil, Argentina y Perú, pero no está en condiciones de aceptar nuevas solicitudes en la medida que no cuente con insumos para poder funcionar.

Hasta enero la cooperativa funcionó con dinero que le había entregado el Fondes y en los meses posteriores con ingresos provenientes de las entregas realizadas a distintos clientes. Hasta ahora el fondo entregó unos US$ 6 millones que entre otras cosas permitió que la textil reabriera sus puertas en 2013.

"Estamos trabajando para tratar de buscarle una salida a la situación. (…) Se están terminando los últimos pedidos de producción y queremos tratar de aceptar los próximos, pero queremos buscar una solución más firme y quizás darle otro giro al proyecto, darle más viabilidad", dijo a El País, el dirigente de la cooperativa textil, Miguel Sabaño. Semanas atrás se había informado que el Fondes no aportaría más capital al emprendimiento y que su continuidad está en duda por esa situación. Sin embargo, a nivel sindical se sigue manejando esa alternativa como posible.

Consultado sobre el inminente envío de entre 130 y 140 trabajadores al seguro de desempleo, Sabaño indicó que eso todavía no está resuelto y dependerá de las decisiones que se tomen en las gerencias de producción y comercial de la cooperativa.

Ayer, el diario El Telégrafo de Paysandú informó que hubo casos en que la empresa consiguió clientes pero no pudieron mantener una continuidad por las demoras en acceder al capital de giro, lo que hizo que se trancara la producción.

Además, la empresa tienen en sus planes compartir el predio que hoy ocupa la planta con otros emprendimientos industriales para reducir los gastos fijos, porque se entiende que el tamaño del predio y mantenimiento no es acorde al tamaño real que necesita Tessamérica.

"De ser así, podríamos desarrollar ese nuevo polo, porque si de tener 800 empleados pasa a 170, es obvio que va a ser un 25% en lo que respecta al tamaño. Y hay que adecuarlo, disponer de la energía necesaria y no más, porque la energía, tanto en leña, electricidad o gas, es un costo muy importante que tiene Cotrapay. Y lo que se puede hacer es compartir los gastos fijos con otras industrias que precisen lugar y servicios, o hacer una inversión para hacer algo más chico en escala", expresó la asesora de la cooperativa, Silvia Belvisi.

La textil sanducera es uno de los pocos emprendimientos que ha logrado sobrevivir a la dura crisis que afecta el sector desde hace casi dos décadas. La pérdida de competitividad con otros mercados de la región y del mundo sumado al ingreso de productos desde el exterior son algunos de los factores que han incidido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)