EXPOSICIÓN 

La explicación del Ministerio de Economía a la polémica sobre gastar más ante el COVID-19

Un funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) explicó el criterio de gasto para hacer frente a la crisis que generó la pandemia del coronavirus en Uruguay.

Quien ingrese al MEF en 2020 tendrá que afrontar temas sustanciales. Foto: F. Ponzetto
El Ministerio de Economía y Finanzas está a cargo de Azucena Arbeleche. Foto: Fernando Ponzetto

Un funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) explicó el criterio de gasto para hacer frente a la crisis que generó la pandemia del coronavirus en Uruguay.

La semana pasada la polémica se reinstaló (ya se había dado antes en otros ámbitos) a través de los medios. ¿Por qué el gobierno no gasta más ante la crisis económica que genera el coronavirus?

“Según lo publicado por el MEF, el Estado ha volcado recursos para combatir la pandemia y sus efectos económicos y sociales, incluyendo todos los instrumentos, por US$ 250 millones en cuatro meses. Menos de medio punto del PIB, el esfuerzo más bajo de toda América Latina”, escribió el senador frenteamplista, exministro de Economía y expresidente del Banco Central, Mario Bergara en su cuenta de Twitter el pasado 4 de agosto.

El presidente Luis Lacalle Pou le respondió en rueda de prensa el lunes pasado. “No voy a discutir con Bergara, porque si me pongo a discutir con Bergara capaz que le tengo que regalar alguno de los cinco puntos del Producto Bruto de déficit que tenemos”, dijo Lacalle Pou y agregó: "se va a gastar en el entorno de los US$ 600 millones y plata en Uruguay no sobraba porque se la habían gastado".

Bergara volvió a la carga a través de Twitter. “Señor presidente, las cifras que manejo son del MEF y de organismos internacionales. Si va a discutir con alguien, no es conmigo. Si piensa regalar un punto del PIB (unos US$ 500 millones aproximadamente), despreocúpese de este servidor. Hágalo para ayudar a miles de compatriotas que lo necesitan” ironizó el senador frenteamplista.

¿Cuál es la explicación del MEF sobre por qué no gastar más? La dio el integrante de la Asesoría Macroeconómica del MEF Ramón Pampín en una reunión virtual de ministros, subsecretarios y asesores de Economía y Finanzas de América Latina y el Caribe, convocada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para abordar los resultados del Panorama Fiscal de la región.

Según el audio de la intervención—publicado por el MEF—, Pampín dijo que la pandemia del coronavirus “se ha dado en un contexto de restricciones fiscales fuertes para Uruguay. Tanto uno lo pueda ver desde el punto de vista del resultado fiscal como desde el de los niveles de deuda. Y hemos apuntado a ese problema desde el comienzo de este gobierno”.

“Defendemos mucho una premisa que es la siguiente, no hay sostenibilidad social si no hay sostenibilidad fiscal, y por tanto ese es un principio rector que está guiando todas las acciones de este gobierno”, explicó el funcionario.

Según Pampín, “esto se dio en un marco temporal que termina con la vacuna, eso lo tenemos claro, que vendrá en algún momento, pero la virulencia de lo que nos estamos enfrentando, en cuanto a lo que es el COVID- 19, hace que el camino hacia la vacuna pueda estar minado con una, dos o tres olas de contagios”, que “hasta ahora lo hemos sorteado muy bien pero eso no implica que en el futuro no tengamos que tener resguardos y estar atentos a eso”.

“Esta incertidumbre, en cuanto al período de tiempo en el cual vamos a tener que disponer de recursos escasos para administrar obviamente necesidades múltiples, y esta vulnerabilidad fiscal es la que está haciendo que también establezcamos una premisa, que es trascender un poco lo que es el dilema de gastar más o menos, en cantidad” y en su lugar plantearse “el dilema de si estamos gastando mejor o peor”, señaló Pampín. Por tanto —obviamente— vamos a priorizar gastar mejor”, añadió.

Hay que “entender que estas restricciones fiscales fuertes y este horizonte temporal que nos abre un período de muchísima incertidumbre y temor, hace que tengamos que plantearnos gastar mejor antes que gastar peor”, remarcó.

El integrante de la Asesoría Macroeconómica del MEF, dijo que el “bajo impacto sanitario nos permitió no tener que asumir gastos directos fuertes en el sistema de salud y poder enfocar los recursos en lo que son problemas sociales, en el mercado de trabajo y también priorizar que no se rompiera la cadena de pagos”.

“Estas acciones se dieron sobre instrumentos ya existentes, institucionalmente muy afiatados en Uruguay, como el seguro por desempleo y una cantidad de instrumentos que atienden a la pobreza no solo desde una perspectiva del ingreso, sino desde otras condiciones y con una visión más multifactorial” y que “actúan como estabilizadores automáticos”, concluyó Pampín.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados