LOS EXPORTADORES Y EL FÚTBOL

Exportadores y el mundial con "nueve jugadores"

La analogía futbolística es por la falta de acuerdos comerciales de Uruguay.

Almuerzo: el del Día de la Exportación se desarrolló para conocer la situación de Argentina y Brasil de la mano de dos expositores. Foto: Francisco Flores.
Almuerzo: el del Día de la Exportación se desarrolló para conocer la situación de Argentina y Brasil de la mano de dos expositores. Foto: Francisco Flores.

Si Uruguay no avanza en el cierre de acuerdos comerciales con el resto del mundo, con o sin Mercosur, perderá frente a sus competidores. Mejorar el sistema educativo, la competitividad, la eficiencia del gobierno, el déficit fiscal y crear una estrategia nacional de desarrollo consensuada, son —según la Unión de Exportadores (UEU) —las principales tareas que tiene por delante el país.

"Si no firmamos acuerdos comerciales, es como ir al mundial y entrar a jugar con nueve jugadores, le damos ventaja a los contrarios", advirtió Alejandro Bzurovski, presidente de la Unión de Exportadores, en el almuerzo realizado ayer junto al Banco República, en el marco del Día de la Exportación.

El presidente de la UEU presentó frente a empresarios, políticos, ministros, autoridades del Pit-Cnt y de entes públicos, cinco puntos en los que Uruguay debería mejorar como país en una coyuntura económica y política que definió como "turbulenta" y de "incertidumbre".

En primer lugar, dijo que Uruguay debería de avanzar en acuerdos comerciales con el resto del mundo. "Parece insólito que el Tratado de Libre Comercio con Chile tenga la firma del presidente de la República y que se haya trancado por falta de información o de liderazgo", opinó y recalcó que si no se cambia de postura, los exportadores no cuentan con el apoyo suficiente para ahondar y afianzar destinos comerciales en el mundo.

En segundo lugar, Bzurovski dijo que Uruguay necesita mejorar su competitividad, "aunque se logren más acuerdos, si no somos competitivos no podremos exportar más" sentenció. Sobre ese punto, el presidente de la UEU hizo referencia a la necesidad que tiene el país de lograr mejores resultados con los mismos o con menos recursos. "No me refiero solo al dólar, me refiero a ser más productivos y a nuestra capacidad de innovar y de adaptarnos a los nuevos escenarios", afirmó.

Mejorar el sistema educativo fue la tercera cuestión planteada por el presidente de la UEU y en la que consideró que existen consensos tanto a nivel político, empresarial y por parte de los trabajadores.

"No mejorar la educación es como ir al Mundial sin entrenar. ¿Piensan que tendríamos chances?", cuestionó Bzurovski.

Respecto del accionar del gobierno, señaló que al igual que las empresas buscan ser más eficientes para no perder clientes, el gobierno debería hacer lo mismo.

"No se puede seguir gastando más de lo que se obtiene de ingresos", comentó. Si bien Bzurovski reconoció la mejora de algunos sectores públicos como la de la Dirección Nacional de Aduanas, dijo que ese no es el común denominador del accionar del Estado.

"Uruguay ya tiene suficientes impuestos, el sector productivo no soporta un impuesto más ni un costo más. Recuérdenlo en la próxima Rendición de Cuentas", advirtió Bzurovski.

Y por último, dijo que el país necesita crear una estrategia nacional de desarrollo consensuada para no quedarse atrás en el mundo.

"Entendemos que la exportación es la clave para ese desarrollo, más exportaciones es más actividad, más empleo, más impuestos y más posibilidades de gasto para todo aquello que el país necesita", concluyó el presidente de la UEU.

Sin embargo, y pese al panorama que planteó Bzurovski, el analista económico argentino e invitado especial del almuerzo, Salvador Di Stefano dijo que "todo lo malo que tiene el mundo, Uruguay no lo tiene".

Sus argumentos para sostener esa afirmación fueron —en base a datos del Banco de Pagos Internacionales, BIS— que Europa, Estados Unidos, China y otros países del mundo como Arabia Saudita tienen mayor endeudamiento que los países de América Latina.

"Nuestro continente no está endeudado al mismo ritmo que los países desarrollados con lo cual, la perspectiva de Latinoamérica es mucho mejor y tenemos más posibilidades de surfear problemas", comentó.

Además, Di Stefano dijo a los presentes que América Latina debería crear una estrategia para exportar a Asia y que de eso dependerá el enriquecimiento o empobrecimiento del continente.

"Tenemos el mundo en nuestras manos, está en nosotros salir o no salir", sentenció.

El analista presentó datos de la situación económica de Argentina y dijo que el PIB de su país es de US$ 641.000 millones y que para crecer necesitan una inversión aproximada de 25 puntos del PIB. Hoy la inversión en Argentina es solo de 15 puntos. "No podemos esperar crecer más del 1% o 2%", dijo.

Sumado a eso, Di Stefano dijo que Argentina es un "país dormitorio" porque sus ciudadanos ahorran, pasean, compran e invierten en el exterior.

"Hasta que nuestro país no cambie esta idea de país dormitorio, hasta que no tengamos una balanza comercial positiva, hasta que no invitemos a que se hagan negocios en el país y hasta que los argentinos empiecen a traer dinero de afuera, Argentina está en problemas", sentenció.

El analista económico dijo que si bien, tanto Uruguay como Argentina, se ven mal cuando analizan su situación están "mucho mejor" que el resto del mundo.

"Con mejora del tipo de cambio seguramente vamos a poder exportar, quédense tranquilos, hay un mañana", concluyó.

A pesar de todo, Brasil crecerá

El otro analista económico que disertó en el almuerzo de ayer fue el argentino Gustavo Segré, residente de Brasil por más de 30 años, quien explicó que si bien la coyuntura política brasileña es incierta, la actividad económica crecerá a partir de este año, "a pesar de todos los pesares". Segré explicó que en Brasil hay un "enorme potencial" para productos uruguayos pero que los empresarios "no deben escuchar a quienes dicen que ingresar en el mercado brasileño es difícil". Las exportaciones uruguayas con destino a Brasil disminuyeron en lo que va del año con respecto a 2017. "Mientras que Brasil le compra al mundo 20% más, a Uruguay le compra casi un 9% menos", dijo Segré. Eso implica una pérdida aproximada de US$ 35 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)