MEDICIÓN DE GESTIÓN

Los factores que permiten incrementar la productividad

Mayormente mejora por decisiones individuales de las empresas y no por aspectos externos, sostiene un estudio.

Gestión: hay prácticas que cualquier firma puede sumar para una mejor calidad de producción. Foto: AFP
Hay prácticas que cualquier firma puede sumar para una mejor calidad de producción. Foto: AFP

El término "productividad" está incorporado en el lenguaje empresarial pero su definición, alcance y los factores que lo explican aún permanecen difusos. Es que al ser un fenómeno que actualmente no se mide en Uruguay, se hace difícil para las empresas tomar decisiones que permitan mejorar en ese plano.

Sobre eso busca avanzar un trabajo titulado "Proyecto de medición de gestión y productividad a nivel empresa" hecho por académicos de la Universidad de la República y la Universidad Católica —a solicitud de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) y con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)—, que se presentó ayer.

Dentro del análisis teórico que realizan los autores (Bibiana Lanzilotta, John Miles, Viviana Umpierrez, Juan Manuel Rodríguez y María Eloísa González), identifican dos tipos de factores que determinan el crecimiento de la productividad: los del entorno externo, como la realidad macroeconómica o sectorial, aspectos de localización o de la estructura del mercado laboral —"están relativamente fuera del control directo de las empresas"—; y los de la gestión empresarial, como "el modelo de negocios, la gestión de los recursos humanos y materiales, y la disposición a negociar y a distribuir los beneficios de la mejora en la productividad" —"factores que están bajo el control de la dirección de la organización"—.

Tras esto, concluyen que "en la mayor parte, la mejora en la productividad es un tema microeconómico, es decir está determinado esencialmente por decisiones que adopta la empresa y cómo gestiona sus procesos, recursos y capacidades para implementarlas".

Pero al no existir en Uruguay "una medición sistemática de las prácticas de gestión, que pueda informar de su estado y eficacia, la importancia de los aspectos de gestión se subvaloran frente a los factores del entorno". Esto lleva a la "idea errónea" de colocar "gran parte de la responsabilidad en factores del entorno", limitando la concreción "de acciones eficaces para aumentar la competitividad".

En ese campo no explorado aún es donde el estudio pretende "dar los primeros pasos", aportando insumos para una "investigación sobre la productividad a nivel de empresa en Uruguay, en aspectos relativos a cómo puede gestionar, medir, mejorar y distribuir sus resultados".

Al respecto, indican que "existen dos grandes formas de cálculo" del fenómeno: mediciones parciales que relacionan la producción con un insumo particular (como trabajo o capital) o un enfoque multifactorial que refleja "la eficiencia en la utilización conjunta de todos los recursos" —que se denomina Productividad Total de los Factores (PTF)—.

Asimismo, la medición de la productividad en las empresas "puede realizarse con dos enfoques complementarios". Uno es calcular la productividad por sector o grupo de empresas, lo que permite comparaciones entre distintos rubros de producción y es un insumo clave para que el gobierno evalúe "el impacto de las políticas públicas"; el otro es la medición por empresas, para que cada unidad de negocio "pueda tomar decisiones, ejecutar acciones y diseñar los mecanismos de incentivos salariales" para elevar su productividad.

"Para incrementar la productividad del país es necesario instrumentar ambos enfoques", subrayan los autores. Agregan que es "imprescindible desarrollar sistemas de medición que aporten datos a nivel sectorial a la vez que se implementan, dentro de las empresas, sistemas de información dirigidos a la gestión y mejora de su productividad".

Sin embargo, los investigadores advierten "que la medición de la productividad enfrenta el problema de la desconfianza a la hora de compartir la información a nivel de las empresas, que agrava las dificultades que de por sí conlleva la falta de indicadores o de sistemas adecuados para medirla".

Finalmente, identifican "algunas condiciones necesarias para poder implementar exitosamente programas de mejora de la productividad" en Uruguay, como la "voluntad de compartir (entre los involucrados) los beneficios" en términos de riqueza que esto traerá, negociar incentivos para lograrlo e implementar "prácticas de gestión adecuadas" —en referencia a acciones "que independientemente del tamaño y sector de la empresa, efectivamente conducen a generar productos y servicios de mejor calidad"—.

Los autores concluyen que para implementar "un sistema de mejora continua de la productividad se requiere cumplir una serie de etapas, elaborar un sistema de monitoreo de los resultados y un sistema de administración del mismo con participación de todos los involucrados, de tal manera de dar garantías y transparencia, que son condiciones para lograr un involucramiento activo".

Entrevistas con líderes sindicales y empresarios

Para "comprender cómo entienden los distintos actores laborales del Uruguay la productividad y qué se debería hacer para mejorarla", los autores entrevistaron a dirigentes sindicales y empresarios. En resumen, no hay consenso sobre la definición de productividad pero sí que su mejora aporta "a la competitividad del país", aunque el tema no aparece "como prioritario en los Consejos de Salarios". También hay acuerdo en que los trabajadores deben participar de las decisiones, que hay que medir los efectos de la tecnología y que se tendría que negociar por empresa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)