CONFLICTO

Fanapel: sindicato libera producción y sigue la negociación

Acordar el pago de deuda y luego salida para envíos al seguro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Lacaze: Fanapel genera trabajo para 350 obreros. Foto: Nicolás Pereyra

El sindicato de Fanapel y la empresa aceptaron ayer la propuesta del Ministerio de Trabajo para liberar la producción de unas 1.000 toneladas de papel como forma de obtener dinero para pagar los ajustes salariales adeudados y luego negociar una salida al envío de 290 trabajadores al seguro de paro.

Se trata de un primer avance entre las partes tras el conflicto que se desató el pasado miércoles cuando la firma instalada en Juan Lacaze anunció que por problemas financieros debía recortar momentáneamente el 90% de su personal.

El viernes en una reunión en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) los mediadores del gobierno plantearon levantar la medida sindical que impedía la salida de mercadería. Esto fue aceptado ayer por una asamblea de trabajadores y también por la empresa, informó a El País el presidente del Centro Unión de Obreros Papeleros y Celulosa (Cuopyc), Marcelo Olaverry.

El director nacional de Trabajo, Juan Castillo, había dicho a El País que la idea era habilitar "la venta (de la mercadería) durante una semana y que con ese dinero en caja la empresa venga en una próxima instancia a hacer una oferta de pago de lo adeudado". Fanapel debe a los trabajadores los aumentos retroactivos a enero establecidos en el último convenio salarial.

Para el jueves quedó establecida una nueva reunión en la Dinatra, donde el Ministerio de Trabajo se comprometió a esperar a las partes con "una propuesta a los efectos de ver el tiempo parcial de trabajo que la empresa necesita por espacio de dos o tres meses y definir una solución de más largo aliento", adelantó Castillo.

Olaverry señaló que el retroactivo adeudado "lo queremos cobrar" pero no es la preocupación principal, que pasa por "el futuro laboral y mantener la fuente de trabajo". Cuando Fanapel comunicó los envíos a seguro de paro aclaró a los trabajadores que no tenía planes de cerrar la planta ni de abandonar el país.

Sin embargo, se conoció que la firma Celulosa Argentina —parte del grupo propietario de Fanapel— está fuertemente endeudada tras la devaluación del dólar en el vecino país e incluso hace unos días suspendió una emisión de deuda por falta de oferentes.

"Si Fanapel tiene un espíritu de negociación nosotros estaremos dispuestos a dialogar, el hecho de liberar las 1.000 toneladas de papel marca el camino de que los trabajadores queremos negociar", concluyó el dirigente sindical.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)