Eso ayudará a subir tasas de interés de manera gradual

La Fed cree que la inflación de Estados Unidos se acelerará

La inflación de Estados Unidos seguramente se acelerará a medida que el dólar y otras influencias se disipen, y la Reserva Federal (Fed) probablemente pueda elevar las tasas de interés de manera gradual, dijo ayer el vicepresidente del banco central estadounidense, Stanley Fischer.

El influyente funcionario de la Fed no dijo si preferiría que el banco central suba sus tasas desde los niveles cercanos a cero durante la reunión de política monetaria del 16 y 17 de septiembre.

No obstante, sostuvo que la presión a la baja en los precios por la apreciación del dólar, la caída del petróleo y la holgura en el mercado laboral estadounidense se están disipando. "Dada la aparente estabilidad en las expectativas de inflación, hay buenas razones para creer que la inflación se acelerará al tiempo que las fuerzas que la mantienen a la baja se disipen aún más", dijo Fischer en el marco de una conferencia de banqueros centrales en Jackson Hole, Wyoming.

"Con una inflación baja, probablemente podemos retirar la política expansiva a un ritmo gradual", sostuvo. "Aún así, debido a que la política monetaria influye en la actividad real con un sustancial rezago, no deberíamos esperar a que la inflación vuelva al 2% para empezar los ajustes", agregó.

La Fed ha sostenido que desea tener una convicción razonable de que la inflación, que se ha mantenido por debajo de la meta del 2% durante algunos años, repuntará en el mediano plazo. La reciente turbulencia en los mercados financieros y los temores a una desaceleración económica en China podrían frenar esa recuperación.

"En este momento, estamos siguiendo los sucesos en la economía china y sus efectos reales y potenciales en otras economías con más atención que lo habitual", dijo Fischer, que el viernes manifestó que era muy pronto para decidir si septiembre es el momento de elevar las tasas por primera vez en casi una década.

Por otra parte, los presidentes de los Bancos de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, y de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, han planteado recientemente elevar la actual meta de inflación de 2% del banco central para darle más espacio para reducir las tasas durante episodios de desaceleración económica.

La idea no ha cobrado mucha fuerza debido en parte a que la Fed no quiere ser considerada como inconstante frente a sus compromisos.

A su vez, en un documento presentado en la conferencia de banqueros, S. Boragan Aruoba de la Universidad de Maryland y Frank Schorfheide de la Universidad de Pensilvania mostraron cómo el hecho de fijar una meta de inflación de 4% en 1984 le habría permitido a la Fed reducir las tasas con más fuerza que durante la crisis financiera del 2007-2009.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)