LOGÍSTICA

¿Quién va a usar el ferrocarril central además de UPM?

Se lo conoce como “el tren de UPM” porque la finlandesa acordó en el contrato de inversión de cara a una segunda planta de celulosa, las tarifas a ser cobradas por el Estado en el ferrocarril central. Pero, ¿qué otros pueden utilizar este medio de transporte?

Cruce de ferrocarril en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Cruce de ferrocarril en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La construcción del ferrocarril central es un hecho. A principios de mayo de este año el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), firmó un acuerdo con el consorcio Grupo Vía Central, en el que definió el inicio de las obras que implicarán la construcción y el mantenimiento de 273 kilómetros de vías férreas entre el puerto de Montevideo y la ciudad de Paso de los Toros, en Tacuarembó. Las obras requerirán una inversión cercana a los US$ 1.000 millones y desde el gobierno estiman que su construcción llevará aproximadamente tres años.

La principal interesada en utilizar el ferrocarril central es la empresa finlandesa UPM que avanza en el proyecto de construir su segunda planta de celulosa en el país. No obstante, dicha compañía utilizará solo la mitad de la capacidad del ferrocarril para trasladar su carga desde la planta en Paso de los Toros al puerto de Montevideo.

Según pudo constatar El País, hay múltiples empresas interesadas en utilizar el ferrocarril central dado que consideran que cambiar de medio de transporte puede mejorar su eficiencia y abaratar los costos actuales del flete que pagan por la utilización de camiones.

Por otro lado, desde la Intergremial de Transporte Profesional de Carga Terrestre del Uruguay (ITPC), su presidente, Mauro Borzacconi, manifestó a El País que el uso del ferrocarril “va a tener impacto” en su rubro, aunque dijo que “lamentablemente no hay forma de medirlo”.

Según indicó Borzacconi, si se va a utilizar el tren para cargas nuevas (como la producción de la segunda planta de UPM) no habría impacto porque es carga que no existe, empero señaló que si involucra carga existente sí lo habrá.

Asimismo, el presidente de la ITPC explicó que si las empresas interesadas en utilizar el ferrocarril tienen las vías férreas dentro de sus plantas, eso va a perjudicar al transporte, “si no es así, van a tener que pagar un flete para llevarlo hasta el tren y allí el camión seguirá trabajando”, aunque con menor recorrido, explicó. Por otro lado, Borzacconi mencionó que “tal vez” el rubro se pueda ver beneficiado si dado el impacto del ferrocarril se fomenta la zona y se genera más producción sin embargo, dijo que eso es “todo hipotético”.

Entre las empresas interesadas en utilizar el ferrocarril está Kilafen, una empresa cuya actividad se centra en la producción de insumos agrícolas, entre los que se destaca la producción de semillas de trigo, soja, cebada y forrajeras.

La compañía tiene su predio industrial ubicado en Florida, cerca de límite departamental con Durazno y según indicó su gerente general, Guzmán Scremini, eligieron esa ubicación en la ruta 5 con el foco puesto en el ferrocarril.

“Entendemos que es un medio de transporte alternativo que debería bajarnos los costos por toneladas, porque cuando se mueven graneles de commodities los costos logísticos son importantes”, explicó Scremini.

Respecto de la posibilidad de utilizar el ferrocarril, el gerente de Kilafen confirmó a El País que la empresa está interesada en hacerlo aunque indicó que todavía “deben pasar muchas cosas” para que eso ocurra. Informó además que han tenido reuniones con el gobierno para analizar el tema pero que aún no está establecido cuánto tendrán que pagar por la utilización de las vías férreas.

El gerente de Kilafen dijo que las empresas interesadas deben tener capacidad de carga y descarga, instalaciones para el desvío de las vías férreas hasta la planta y las instalaciones de descarga en el puerto. “Hoy nada de eso está construido”, indicó y dijo que aunque están interesados en utilizar el ferrocarril aún “tienen que alinearse muchos planetas”.

En el caso de Kilafen, la planta (que aún no tiene el desvío de vías férreas construidas) podría llegar a mover entre 30.000 o 40.000 toneladas por año. “Hoy trasladamos todo con camiones por carretera que es el transporte de carga más caro del mundo”, concluyó Scremini.

En el departamento de Rivera se ubica otra de las firmas interesadas, Urufor. En este caso, la compañía dedicada al aserrado de madera exporta alrededor de 3.000 contenedores por año y actualmente utiliza solo el camión como medio de transporte.

Su gerente comercial, Nicolás López, explicó a El País que “lo normal” es que los aserraderos muevan su carga por tren porque suele ser “mucho más” eficiente. En el caso de Urufor, el ejecutivo dijo que la línea del tren -que pasa cerca de su empresa- tiene un ramal (vía férrea secundaria) que ingresa a la planta. “Parecería muy lógico que fuese una posibilidad muy buena salir con un tren desde dentro de la planta misma”, señaló.

Más allá del interés, López dijo que la empresa deberá evaluar junto con el gobierno cuál es la propuesta económica para ver si es rentable y además analizar si la descarga se hará en el puerto de Montevideo o cerca de él. Sobre esto dijo que el camión “tiene una gran ventaja” dado que carga en la planta y descarga en el destino final. “Si el tren se queda a cinco kilómetros de Montevideo todavía no llegó al puerto, para que sea eficiente debería ingresar”, opinó.

Desde Urufor también han participado de algunas conversaciones con el gobierno a nivel de cámaras pero dijo que sobre todo en cuanto a tarifas hay aspectos que pulir.

El aserradero Frutifor ubicado en Tacuarembó también es un potencial cliente del ferrocarril según confirmó el CEO de la compañía, Miguel Sarries.

Adicionalmente, la forestadora y maderera del norte ubicada en Rivera, Fymnsa, también analiza cambiar su medio de transporte y utilizar el ferrocarril pero dijeron que deberán evaluar los costos.

Su director, Pablo Balerio, dijo que el ferrocarril “acerca a todo el norte de Uruguay al puerto de Montevideo”. En el caso de esta empresa, realizan alrededor de 65 viajes a Montevideo en camión por semana y estiman que con el tren aumentarán su capacidad.

Por otra parte, en relación a la calidad del ferrocarril, el gerente general de Servicios Logísticos Ferroviarios (SELF) -empresa que se dedica a la prestación de servicios de transporte de carga por tren-, Fernando Valls, dijo que la firma ya trabaja en la modernización y re certificación de las flotas locomotoras y los vagones. Asimismo, dijo que las vías cumplirán con un estándar de calidad mejor a las actuales y que desde SELF esperan tener la flota habilitada en uno o dos años.

“Negociaremos las tarifas”

Según informó a El País el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, desde el gobierno están en contacto con las empresas interesadas en utilizar el ferrocarril central y dijo que aprovechará el tiempo que lleven las obras del tren para evaluar con los potenciales interesados qué posibles negocios pueden surgir de la utilización del mismo. Respecto del precio que deberán pagar por el uso de las vías férreas, Rossi dijo que “todavía no se van a establecer los precios y que negociaremos las tarifas del flete”, dado que aún se deberá esperar el análisis de lo que haya ocurrido con la economía cuando las obras del tren culminen”. En relación al contrato que el gobierno firmó con UPM y sobre el canon fijado para el uso de las vías férreas, Rossi manifestó que “el interés del gobierno es cobrar más y no menos” por el canon ferroviario.

MÁS

Rubros interesados

- Granos vegetales (Kilafen): El transporte de carga a granel de commodities suele tener costos logísticos “importantes”, según el gerente de Kilafen, Guzmán Scremini. Es por esto que dicha empresa, es un potencial cliente del ferrocarril. Según el jerarca, la planta podría mover por tren entre 30.000 y 40.000 toneladas por año. No obstante, dijo que es una cifra “preliminar” dado que dependerá de las tarifas que cobre el gobierno.

- Transporte de combustible (Ancap):  Ancap utiliza actualmente el modo ferroviario para llevar combustible a Durazno. Según informaron autoridades de la empresa a El País, al ser consultados respecto de la posibilidad de utilizar el ferrocarril central, señalaron que “todas las oportunidades de eficiencia que se deriven de la mejora del ferrocarril se van a explorar” y que “es un proyecto que recién comienza”.

- Carga de madera (Urufor, Fymnsa, Frutifor): El rubro de la industria forestal es uno de los que tiene más empresas interesadas en la utilización del tren. Es el caso de firmas como Urufor, Fymnsa y Frutifor, ubicadas en el norte del país. Según indicaron desde Urufor, con el tren, entre las dos empresas de exportación de madera más grandes de Rivera y dos de Tacuarembó, se podrían llegar a mover hasta 3.000 contenedores por año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)