ANIVERSARIO

Festejo “austero” de la Cámara de Industrias, que atraviesa un “momento crítico”

El presidente de la gremial de industriales, Gabriel Murara, dijo ayer que esperan una caída de 2,5% en la producción este año.

Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias. Foto: archivo El País.
Gabriel Murara, presidente de la Cámara de Industrias. Foto: archivo El País.

La Cámara de Industrias (CIU) festejó ayer su 121 aniversario de forma “austera” para reflejar el “momento crítico” que atraviesa el sector, según expresó el presidente de la gremial, Gabriel Murara.

Durante su discurso, expuso los principales desafíos que enfrenta la industria y adelantó que prevén “un nuevo deterioro” de los niveles de producción este año.

En concreto, Murara comentó que estiman que el Índice de Volumen Físico (que mide la evolución de la producción industrial) caerá un 2,5% al cierre de 2019.

Es que sin considerar la actividad de la refinería de Ancap y de las zonas francas -como UPM y Montes del Plata-, la industria atraviesa un escenario recesivo desde el 2014, con niveles de actividad similares a 2008.

Una de las señales negativas mencionada por el presidente de la CIU fue que la potencialidad productiva del sector presenta una “elevada capacidad ociosa”, dado que la utilización de los equipos instalados ronda el 62%, siendo un “guarismo históricamente bajo” y menor a los de Argentina y Brasil.

Asimismo, en relación al empleo, Murara manifestó que el personal ocupado por la industria es aproximadamente 24% menor a los niveles máximos del período 2007-2011, y que en lo que va del 2019, la tendencia se sigue profundizando, con una baja en torno al 5%.

“Junto a la construcción, la industria es el sector que más puestos de trabajo destruyó en los últimos años, con unos 22.500 cotizantes menos en el Banco de Previsión Social”, indicó Murara.

Entre los diferentes factores que explican el “crítico” momento de la industria, el presidente de la gremial mencionó tres principales: la “baja rentabilidad” debido al aumento de los costos salariales “por encima de las posibilidades de las empresas”; el “atraso cambiario que encareció el costo en dólares de la mano de obra” y abarató la importación de tecnología; y las relaciones laborales que “siguen siendo muy conflictivas” dado que presentan “un diseño institucional que no favorece el empleo y desalienta la contratación”.

“Mirando el futuro, si cambian las condiciones del contexto, no tengan duda de que nuestro sector reaccionará, porque estamos en condiciones de aumentar la producción y crear más empleo rápidamente”, concluyó Murara en su discurso por el aniversario de la CIU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados