Tecnología en servicios financieros

Dos fintech en auge que han captado inversiones

Bankingly y MiCheque lograron en ronda de negocios dinero de fondos de inversión para crecer

Los inversores aportan a las fintech no solo dinero, sino también clientes, mentores y socios tecnológicos. Foto: Shutterstock
Los inversores aportan a las fintech no solo dinero, sino también clientes, mentores y socios tecnológicos. Foto: Shutterstock

Pese a regulaciones en algunos sectores (como el de préstamos entre pares) que han frenado el progreso, las fintech —empresas de servicios financieros que aplican tecnología— son un negocio en auge en Uruguay. Algunas se han expandido al mundo y lograron captar dinero de inversores locales e internacionales para continuar creciendo.

"Fue un aprendizaje salir al mundo ultraprofesional de los fondos internacionales", dijo a El País el fundador y CEO de la firma de servicios financieros Bankingly, Martín Naor, quien comenzó buscando en los mercados una cifra en torno al millón de dólares pero "iba apareciendo cada vez más interés en invertir y terminamos la ronda de negocios logrando más de US$ 5 millones". Su empresa comercializa plataformas digitales para servicios financieros (que incluyen web, app y chatbots).

Algo similar ocurrió con la plataforma MiCheque, que conecta en Uruguay inversores con empresas que necesitan descontar cheques diferidos. "Abrimos una ronda de inversión para captar US$ 50.000, pero apareció un inversor solo que puso US$ 80.000 y después otro con US$ 30.000", dijo a El País Milton Rodríguez, el CEO de MiFinanzas (compañía detrás de MiCheque).

Los montos captados y objetivos de una y otra fintech son distintos. Mientras el equipo fundador de MiCheque podrá dedicarse ahora "full time" al crecimiento de la plataforma y aspira a triplicar la facturación, Bankingly buscará consolidarse en el mercado latinoamericano y conquistar África con sus servicios.

"Uber" de cheques.

La plataforma para descontar cheques comenzó en 2017 poniendo el foco "en el mercado de prestamistas", que dan financiación a tasas altas a pymes que no acceden al sistema bancario.

Según Rodríguez, la ventaja de MiCheque es que permite a las empresas hacerse hoy con dinero que debían cobrar a futuro con un interés bajo, y otorga a los inversores un rendimiento de 16% neto, "mayor al de cualquier otro instrumento", destacó.

La plataforma media entre las partes —como lo hace Uber entre los conductores y quienes demandan viajes—, que son las que tras registrarse vía web deciden por un lado qué tasa están dispuestas a pagar por el financiamiento y qué rentabilidad esperan por el negocio del otro. MiCheque tiene unos 4.000 usuarios, realizó más de 1.400 transacciones y lleva otorgados casi US$ 7 millones.

Si bien el Banco Central (BCU) no estableció una regulación específica para la plataforma, sí se reunió con sus responsables y les pidió que respeten la tasa de usura para los préstamos y que apliquen controles para evitar lavado de dinero, para lo que se aceptan solo transferencias electrónicas (asegurando así que una entidad financiera fiscalizó los fondos).

BCU: informó que AFAP vendieron deuda en UI a no residentes. Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Con el dinero obtenido de los inversores, MiCheque busca consolidarse en el mercado local triplicando su facturación, y no descarta a futuro expandirse hacia México, Argentina y Paraguay, países desde donde ya le han llegado propuestas.

Otro de los planes que comentó Rodríguez es la realización de factoring, actividad financiera que consiste en el traspaso de facturas a cobrar de una empresa a un inversor que otorga el dinero de forma inmediata a cambio de un interés.

Fondo de famosos.

La ronda internacional en busca de dinero que realizó Bankingly tuvo como "leading" —quien negocia las condiciones— a Elevar Equity, un fondo de inversiones de impacto con foco en la inclusión financiera que apoya proyectos en Asia y Latinoamérica. También apostó por la fintech la plataforma global de compra de activos alternativos TPG Growth, a través de su fondo The Rise Fund que integra el afamado vocalista de U2, Bono, junto a otros multimillonarios. Otra parte de la inversión para Bankingly la aportó Endeavor Catalyst.

Naor destacó que los tres fondos "son bien diferentes y aportan mucho, cada uno desde su lado". Es que la idea es "no solo agregar el dinero" de sus socios, sino que también aporten "clientes, personas interesantes para sumar al directorio, mentores y partners tecnológicos".

La fintech tiene su equipo de desarrollo en Uruguay, donde trabajan 20 personas, y Naor explicó que a tres años de haber comenzado el negocio ya tiene "clientes en casi todos los países de América Latina", donde la apuesta es "seguir creciendo". Sus potenciales clientes son bancos de dimensión pequeña o mediana, así como cooperativas.

Este año la firma decidió explorar el mercado africano, aunque hay muestras de interés de otras geografías como Europa, Asia y Medio Oriente. "En África estamos entrando, tenemos un par de clientes pero todavía estamos en etapa de entender en qué países enfocarnos, porque es un continente muy extenso. Vamos a poner el foco en Kenia, y evaluamos otros mercados como Ghana, Tanzania, Suazilandia y Sudáfrica", detalló Naor. El objetivo hacia 2019 es que África represente cerca de la mitad de los ingresos.

Martín Naor
Martín Naor
"Menos diferentes de lo que creemos"

Si bien puede parecer arriesgado que una empresa uruguaya apueste por un mercado como el africano, tan poco conocido y en apariencia distinto a la región, para Martín Naor de Bankingly "somos menos diferentes de lo que creemos". Luego de varios viajes y de tener reuniones en distintos países africanos, el empresario asegura que aunque "hay muchas diferencias en lo cultural, las dinámicas de negocios son muy parecidas y son muy similares las preguntas e inquietudes que nos hacen nuestros clientes". A la hora de presentar los beneficios del servicio, Naor reconoce que debe "ir con otro discurso" a África, ya que por ejemplo "la mano de obra es abundante y razonablemente barata" por lo que "sería ridículo decirles que con esto se ahorran costos de personal".

Milton Rodríguez
Milton Rodríguez
"Hay inversores y faltan más pymes"

"Nos llueven los inversores, lo que faltan son pymes" para financiar, dijo Milton Rodríguez de MiCheque. Por eso, la plataforma está comenzando con acciones de publicidad para dar a conocer su servicio y, entre los puntos a destacar, su CEO indicó que las pymes no necesitan presentar balances ni abrir una línea de crédito, que se descuentan más de la mitad de los cheques que se publican en la web y que la alta cantidad de potenciales compradores genera que los pagos se efectivicen en menos de 48 horas. Hasta el momento, los cheques más grandes que fueron gestionados a través de la plataforma fueron por $ 1,5 millones y por US$ 60.000. La facturación electrónica y las futuras transferencias diferidas son áreas potenciales para MiCheque.

"Podemos ser protagonistas del nuevo mundo digital"

El ex presidente de la Cámara de Fintech y gerente de Desarrollo de Negocios Internacionales de Fintech Iberoamérica, Sebastián Olivera, dijo a El País que ya estamos "en un mundo digital en alto grado" y Uruguay "tiene el talento para ser protagonista agregando valor". Aprovechar esa potencialidad es una decisión a tomar a nivel país, y las consecuencias de no hacerlo serán "peores servicios, que la innovación y el emprendedurismo pierdan espacio, y que el sistema financiero pierda fortaleza y transparencia", indicó.

Olivera repasó que áreas dentro del sector fintech tienen más desarrollo en Uruguay: "estaba súper fuerte la de pagos móviles, pero con el revés del caso Paganza (que denunció al banco Itaú por posición dominante, pero el Banco Central rechazó la demanda) se vio afectada; también hay gran desarrollo en ciberseguridad, asistentes virtuales y chatbots, digitalización en instituciones financieras, transferencias entre personas, educación financiera, big data y machine learning".

Sobre la regulación de estas actividades, consideró que deben tenerse en cuenta "los estímulos", porque "cualquier regla que desaliente la innovación atenta" contra el negocio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)