EFECTO

El flagelo económico del desempleo juvenil debido al COVID-19

El desempleo se disparó en todas partes, pero golpeó con furia a las filas de los trabajadores más jóvenes, a menudo sobrerrepresentados en las industrias de servicios.

Los trabajadores más jóvenes están sobrerrepresentados en las actividades más afectadas. Foto: Archivo
Los trabajadores más jóvenes están sobrerrepresentados en las actividades más afectadas. Foto: Archivo

A medida que el 2020 comenzaba, los miembros más viejos de la Generación Z, la más joven del mundo, se preparaban para emerger en uno de los mercados laborales globales más sólidos en décadas.

Ese panorama prometedor se destruyó en cuestión de meses con el inicio de la pandemia mundial del coronavirus. El desempleo se disparó en todas partes, pero golpeó con furia a las filas de los trabajadores más jóvenes, a menudo sobrerrepresentados en las industrias de servicios, como restaurantes y viajes, que se vieron más afectadas por los cierres del comercio y las restricciones al movimiento y las actividades de los consumidores.

Cuando la pandemia golpeó en el primer trimestre de 2020, el segmento del mercado laboral juvenil, de 15 a 24 años en la mayoría de las estadísticas económicas, apenas había comenzado a recuperar parte de su participación perdida en el mercado laboral durante la crisis 2008-2009.

En el grupo de las siete economías más avanzadas (G7), los trabajadores jóvenes pasaron de representar el 11,2% del total de ocupados a finales de 2019 a sólo el 10% a finales de junio, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Más de 6,4 millones de jóvenes perdieron sus trabajos en todo el G7 en la primera mitad de 2020.

En Estados Unidos, los miembros de la Generación Z tenían más probabilidades que cualquier otro grupo etario de reportar que se vieron afectados por el desempleo o la pérdida de ingresos. Una encuesta del Pew Research Center durante descubrió que la mitad de las personas de 23 años o menos dijeron que ellos o alguien en su hogar había perdido su trabajo o se les redujo el salario debido a la pandemia. Eso en comparación con sólo el 40% de los Millennials, el 36% de la Generación X y el 25% de los Baby Boomers.

Si bien la tasa de desempleo en Estados Unidos ha caído al 6,7%, desde un máximo de 14,7% posterior a la Segunda Guerra Mundial en abril, sigue estando en los dos dígitos para los trabajadores adolescentes y veinteañeros, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Más allá del daño inmediato a la educación y las perspectivas laborales, está el riesgo de lo que los economistas denominan “cicatrices”, donde los efectos colaterales perjudican a largo plazo los niveles de ingresos, el acceso a la formación, las perspectivas profesionales e incluso el bienestar mental.

Los datos muestran que los períodos de desempleo juvenil causan graves daños a largo plazo. Un estudio realizado por el Centro de Investigación de Política Económica con sede en Londres detectó que incluso un mes de desempleo para las personas de 18 a 20 años golpeaba el 2% del ingreso total de por vida.

En Uruguay el Instituto Nacional de Estadística no brinda datos de desempleo por edad desde el inicio de la pandemia. De todas maneras, entre 2015 y 2019 el desempleo entre personas de 14 a 24 años pasó de 22,5% a 27,7% promedio anual. (En base a Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados