EFECTO DEL CORONAVIRUS

El FMI y una advertencia a los países de América Latina: cautela en las reaperturas de sus economías

El Fondo Monetario Internacional prevé que la región se contraerá 9,4% en 2020, cuatro puntos más de lo previsto en abril y la peor recesión regional desde que se tienen datos.

Alejandro Werner. Foto: FMI
Alejandro Werner. Foto: FMI

América Latina y el Caribe es el “nuevo epicentro internacional de la pandemia de COVID-19. El costo humano ha sido trágico, con más de 100.000 vidas perdidas. El impacto económico también ha sido profundo” y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la región se contraerá 9,4% en 2020, cuatro puntos más de lo previsto en abril y la peor recesión regional desde que se tienen datos, señaló el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner en el blog Diálogo a Fondo.

“Los países deberían ser cautelosos a la hora de plantearse la reapertura de sus economías, y permitir que los datos y los conocimientos científicos guíen el proceso. De hecho, numerosos países de la región tienen elevados niveles de informalidad y están poco preparados para hacer frente a nuevos brotes de la pandemia, con una elevada ocupación de unidades de cuidados intensivos y escasa capacidad de pruebas y rastreo”, escribió Werner.

“La rapidez con la que continúa propagándose la pandemia sugiere que las medidas de distanciamiento social tendrán que prolongarse, deprimiendo la actividad económica en el segundo semestre y generando secuelas importantes de cara al futuro”, añadió.

Para Werner, “la prioridad inmediata de la política fiscal consiste en continuar protegiendo las vidas y los ingresos de las familias, lo cual, teniendo en cuenta el limitado espacio fiscal que existe en la región, requiere re-priorizar el gasto y hacerlo más eficiente. Las autoridades tendrán que encontrar maneras creativas de llegar a diferentes segmentos de la sociedad, especialmente donde la informalidad es elevada”.

A su vez, “la política monetaria debería seguir siendo acomodaticia dado las bajas presiones inflacionarias, las brechas de producto negativas y el elevado desempleo”, agregó.

El FMI no actualizó las proyecciones para Uruguay (estima una caída de la economía de 3%), pero sí lo hizo para sus socios regionales más relevantes.

En el caso de Argentina prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) “se contraiga aproximadamente 10% en 2020, en medio de una agudización de los riesgos. El crecimiento fue revisado a la baja debido a la prolongación de la cuarentena en la zona metropolitana de Buenos Aires” y “las incertidumbres relacionadas con el proceso de reestructuración de la deuda continuarán socavando la confianza”, afirmó Werner.

Para Brasil espera una caída del PIB de 9% en 2020. “Las autoridades han respondido enérgicamente a la pandemia, con recortes decisivos de las tasas de interés e importantes programas fiscales y de liquidez, que contemplan transferencias directas de efectivo a los grupos vulnerables”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados