UN ELOGIO DEL FONDO

FMI ve economía resistente, algunos riesgos y pasó receta

El staff del organismo estuvo en Uruguay y cree que el ajuste fiscal es clave.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jan Kees Martijn estuvo en Uruguay y dio si diagnóstico de la economía. Foto: M. Bonjour

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ve que la economía uruguaya ha "resistido" frente a las recesiones de Argentina y Brasil y que el gobierno tiene "un compromiso claro" para mejorar la situación fiscal. Por otro lado, cree que "sigue siendo prioritario" enfrentar la inflación y ve riesgos del plano internacional que pueden afectar las perspectivas. También sugiere que Ancap "transparente" el pasaje de precios del petróleo a los combustibles.

Ese fue el análisis de la misión anual del FMI por capítulo 4° (corresponde a cada país miembro, tenga o no programa con el organismo) en las últimas dos semanas que culminó ayer. Encabezado por el holandés Jan Kees Martijn, el staff del organismo, evalúa que la economía crecerá este año 0,7% (era 0,1% la estimación previa) y el Producto Interno Bruto (PIB) "repuntará" a 1,1% en 2017 (era 1,2% la previa). "Sin embargo, la orientación contractiva que se tiene previsto darle a la política fiscal podría imponer un lastre sobre la demanda interna global", asegura el documento de conclusiones preliminares divulgado ayer.

El crecimiento de la economía es clave para el éxito del ajuste fiscal que regirá en 2017, según el Fondo. "El gobierno hizo compromisos muy claros" con una "fuerte contracción del gasto en 2015 y el paquete impositivo de 2016 (que regirá desde enero). Si esos dos ajustes van a ser suficientes para alcanzar el objetivo (de llevar el déficit a 2,5% del PIB para fin de 2019), va a depender en gran medida del crecimiento" económico, dijo Kees Martijn en conferencia de prensa.

"Vemos una clara determinación para alcanzar los logros", agregó el funcionario que se reunió con las autoridades del Ministerio de Economía, entre otras.

Si el déficit logra encauzarse a 2,5% del PIB (es 3,3% del PIB actualmente) y la economía retoma el crecimiento al potencial de 3% anual, la deuda neta va a ir en trayectoria descendente, indicó el funcionario.

"El ajuste fiscal" de 2017 "tendrá un efecto desfavorable limitado en el consumo" y "la racionalización del gasto en salarios públicos y empresas públicas será un factor importante para lograr una consolidación duradera y crearía espacio para inversión pública" que es "crítica", expresa el informe.

El Fondo ve riesgos para alcanzar estas metas. Kees Martijn se refirió a que si las tasas de interés en Estados Unidos suben más rápido que lo esperado, "eso afectaría no solamente a Uruguay, sino a la región" porque habría un "aumento del costo de financiamiento", una suba del dólar (lo que afectaría la demanda y la inflación). "Estos efectos pueden ser muy importantes para Uruguay" pero el país cuenta con "amortiguadores para lidiar con esos shocks", indicó el jefe de misión del FMI. Entre ellos, mencionó las reservas, los créditos ya aprobados de organismos y el tipo de cambio flexible, al permitir depreciar el peso para absorber los shocks.

Otros riesgos son "un crecimiento menor al previsto en Argentina y Brasil", también un "crecimiento más bajo de China" al ser el principal destino de las exportaciones de bienes puede "afectar" y precios del petróleo que pueden subir más, señaló.

En el informe, se agrega que "la elevada proporción de deuda en manos de no residentes también podría ser en cierta medida, una fuente de riesgo externo, aunque los vencimientos son a largo plazo".

Un aspecto positivo, es si se concreta la tercera planta de celulosa que "llevaría a un crecimiento superior a lo previsto".

Inflación.

Otro punto en que hizo hincapié el FMI fue la inflación (de 8,1% en los 12 meses a noviembre) que pese al enlentecimiento de la economía "persiste a niveles por encima" de la meta del Banco Central que va de 3% a 7%.

El Fondo estima que "se mantendrá por debajo de 9% en 2017 y se reducirá progresivamente a aproximadamente 6% a mediano plazo", llegando a la meta del BCU en 2019.

Enfrentarla "sigue siendo prioritario y es una condición para lograr la desdolarización" afirma el informe del organismo. "Los nuevos acuerdos salariales constituyen una valiosa oportunidad para lograr una reducción duradera de la inflación, ya que están fijados en términos nominales", enfatiza.

Kees Martijn repitió una receta que ha sugerido en los últimos años: "la eliminación completa de las cláusulas de indexación a la mayor brevedad posible". Esto es, que no haya correctivo por la diferencia entre la inflación observada luego y el aumento salarial otorgado.

Ancap y acuerdos.

El FMI asegura que "las mejoras de la gestión y la rentabilidad de las empresas públicas son esenciales para fortalecer el saldo fiscal". Kees Martijn agregó que se necesita un "fuerte monitoreo y aumento de eficiencia", en particular en Ancap.

En esa línea, dijo que "sería beneficioso crear una regla transparente" para traspasar los precios del petróleo a los combustibles y así "eliminar el riesgo fiscal". Recordó que Uruguay contrató una cobertura con el Banco Mundial (que va hasta junio de 2017 y paga si el barril supera los US$ 55), pero eso cubre el riesgo "a corto plazo". Según Kees Martijn si el precio del petróleo sigue alto, el gobierno deberá "elegir entre pasar a precios del combustible o cubrirlo con el presupuesto". Como este año, los precios estuvieron por debajo de la referencia "y los precios de los combustibles no fueron a la baja" será difícil trasladar a precios la suba del crudo, explicó. Pero, "buscar una fórmula transparente" es una "opción" para cuando culmine la cobertura del Banco Mundial, añadió.

Por último, el informe señala que "el crecimiento potencial podría verse favorecido por nuevos acuerdos de libre comercio" y que "será crítico asegurar un acceso preferencial al mercado". En esa línea, el acuerdo con Chile y la culminación de la negociación Mercosur-Unión Europea, "deberían beneficiar las exportaciones uruguayas".

¿Una reforma de jubilaciones?

El staff del FMI evalúa que "a largo plazo, el envejecimiento de la población se hará sentir en Uruguay antes que en otros países de la región, incrementando el déficit anual del pilar de beneficios definidos del sistema de pensiones (el Banco de Previsión Social) muy por encima del 2% del PIB en 2050" lo que "exigirá más reformas, entre otras cosas para limitar el déficit de los regímenes previsionales especiales". Por otra parte, señala que "una mayor participación de la mujer en la fuerza laboral podría ayudar a superar los retos que plantea el envejecimiento de la población". Según el FMI, "la participación femenina en la fuerza laboral es más bien elevada en Uruguay" frente a otros países de la región. "Además de incrementar la oferta de un cuidado infantil público y asequible, la extensión del régimen de licencia por paternidad podría mejorar la situación de la mujer", dice.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)