DÓLAR, EL FACTOR DETERMINANTE

Free shops mejoran ventas pero sacrifican rentabilidad

Ganan competitividad a causa del dólar bajo y política de ofertas agresiva.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rentabilidad: los locales tuvieron que sacrificar margen de ganancia. Foto: D. Borrelli

Botella de whisky Johnnie Walker Red Label a solo US$ 10 (unos $ 288)", reza un cartel delante de un free shop en la frontera uruguaya. El bajo costo de este producto es fruto de una política agresiva de ofertas que adoptaron los duty free para dinamizar las ventas. Para ejemplificarlo, esta bebida cuesta unos $ 705 en los supermercados de plaza de Brasil y $ 800 en los uruguayos.

La crisis económica en la que está inmerso el país brasileño desde 2014, pegó duro a los negocios fronterizos que vivían mayormente de este público. Sin embargo, la recuperación que se visualiza en el país vecino —en el primer trimestre del año su PIB aumentó 1%— y el fortalecimiento del real frente al dólar fueron buenas noticias para la industria de free shops, que comienza a ver saldos positivo en sus cuentas.

En estos seis meses se experimentó un crecimiento importante en el sector, pero todavía los actores de la industria no pueden relajarse, pues se está "lejos de llegar a tener números saludables".

Es cierto que de enero a junio hubo una recuperación respecto al mismo período de años anteriores, pero hay que tener claro que se los compara con los "peores semestres de la historia reciente", matizó el secretario general de la Cámara de Empresarios de Free Shops, Carlos Loaiza.

En concreto, en 2015 frente a 2014 disminuyó cerca de un 50%, mientras que en 2016 respecto a 2015 cayó otro 15%, indicó Loaiza a El País y agregó que "todas las empresas acumularon dos años de grandes pérdidas". No obstante, la predicción para el resto de este año es "optimista".

Por su parte, el presidente de Asociación de Free Shops del Chuy, Carlos Javier Calabuig, afirmó que el nivel de ventas de este semestre en términos interanuales se incrementó alrededor de 20%. La cifra es alta, pero se esperaba llegar a un 40%. "Hasta abril estuvo muy bien y los últimos meses fueron desastrosos. Bajó respecto al año pasado 30%", señaló.

La country manager de The Place, Ana Echegaray, coincidió en que se esperaba un desempeño más positivo: "Pensé que iba a estar mejor, porque habíamos tenido un buen inicio del año. Pero en mayo las cosas no estuvieron tan bien y junio no logró recuperar lo mal que me fue en mayo".

El sector es muy sensible a cualquier situación que pase en Brasil, explicó Echegaray, lo cual genera inestabilidad en el comprador brasileño.

"Como nosotros vendemos bienes que de alguna manera podíamos llamar suntuarios, prefiere postergar eso y consumir en otro momento", aseguró. En su caso particular, las ventas estuvieron por encima de lo presupuestado, pero por otro lado su rentabilidad bajó. "Eso hace que mi resultado final esté por debajo", dijo.

Ofertas.

El tipo de cambio favorable, producto del leve fortalecimiento de real ante el dólar, fue el factor determinante para incrementar las compras de brasileños. Pero además se tomaron otras medidas para potenciarlas como la implementación de una oferta de precios agresiva.

Esto ocasionó que los precios de los productos, estén un 20% por debajo de la renta del mismo semestre del año anterior, según Calabuig.

En las bebidas alcohólicas, usualmente el precio final es de entre un 14% y 16% más que el de costo. Esta ganancia se reduce un 5% si se paga con tarjeta de crédito.

En los productos más costosos como electrónica y bazar, que hoy no se están consumiendo en gran medida, el margen de ganancia aumenta.

El whisky Johnnie Walker rojo, por ejemplo, antes valía al público US$ 15 y los importadores lo vendían a US$ 12. Ahora estos lo comercializan a US$ 9 y los free shops a US$ 10.

"Nosotros a nivel de ofertas nunca hemos tenido precios tan bajos y los importadores han hecho el esfuerzo tan grande del exterior de hacer promociones como nunca se vieron. Tú mirás el free shop en el mundo y ves que el más barato es el de las fronteras terrestres nuestras. Porque son precios extravagantes", expresó el presidente de Asociación de Free Shops del Chuy.

Pese a que la rentabilidad disminuyó, a través de esta estrategia de ventas se genera tráfico, compras y se mantiene vivo al negocio, explicó.

Tendencias.

Las categorías que tuvieron un mejor desempeño en este período fueron las más relevantes tradicionalmente: perfumería y bebidas —estás constituyen el 75% de las ventas totales—. Los artículos electrónicos, por el contrario, tuvieron un nivel de compras bajo. Esto se debe a que son artículos más costosos y que el público opta por no consumir.

"El consumidor quiere cada vez más productos más baratos. Compra productos suntuarios, pero pelea por precio. Hay una especie de contradicción ahí. Recorre, pregunta precio, sabe más. El consumidor tiene más información", sostuvo la country manager de The Place.

Además si al ingresar ve que un producto está caro, entiende que toda la tienda lo está y se retira, añadió.

El propietario de The Place, Emilio Bruno, recalcó que cada vez existe más oferta de productos y de marcas en los free shops de Uruguay. A partir de las cadenas internacionales que arribaron, la frontera uruguaya se posicionó el lugar y hoy "todo el mundo viene a Uruguay como va a Panamá a presentar su marca".

Ayuda de seguro de paro parcial

Ante la situación de crisis del negocio, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social brindó un subsidio por desempleo parcial para los trabajadores dependientes de los free shops (desde fines de 2015 hasta principios de este año). Este consistió en que el Banco de Previsión Social (BPS) les pagara a los trabajadores que redujeron las horas de su jornada, siempre y cuando este no sea menos del 20% ni más del 50% del total. El secretario general de la Cámara de Empresarios de Free Shops del Uruguay, Carlos Loaiza, aseguró que al día de "hoy no gozan de ningún régimen ni privilegio," pero resaltó los resultados de esta iniciativa, ya que fue de mucha ayuda para que no se perdieran puestos de trabajo en el período de crisis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)