ESTUDIO

Fuentes de ingresos: la mayor parte de las transferencias van a los hogares más ricos

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) presentó los datos de la “Encuesta nacional de gastos e ingresos de los hogares”.

Estudio: el INE realiza la encuesta nacional de gastos e ingresos de los hogares cada 10 años y sirve para actualizar la canasta del IPC. Foto: Shutterstock
Estudio: el INE realiza la encuesta nacional de gastos e ingresos de los hogares cada 10 años y sirve para actualizar la canasta del IPC. Foto: Shutterstock

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En todos los hogares del Uruguay lo percibido por el trabajo es la mayor fuente de ingresos, quedando en segundo lugar las transferencias monetarias -en su mayoría del Estado (como jubilaciones, pensiones o asignaciones familiares) aunque también contempla el dinero dado por familiares- que llamativamente son mayores en el quintil más rico de la población.

Asimismo, el valor locativo -estimación del valor del alquiler si quienes son propietarios tuvieran que arrendar- es la fuente de dinero donde hay una mayor brecha entre quintiles, siendo 57 veces más en los hogares más rico que en los de menores ingresos.

Los datos surgen del informe “Encuesta nacional de gastos e ingresos de los hogares” correspondientes al 2016 y 2017, que divulgó esta semana el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Este relevamiento se hace cada 10 años y la información recabada “permite actualizar la estructura del consumo privado y conocer su relación con los ingresos de los hogares”, lo que significa “un insumo básico para orientar las políticas públicas”, indicó el INE. La base lograda es de 6.889 hogares que abarcan 18.709 personas.

Los resultados muestran que el ingreso promedio de los hogares a valores corrientes sumando el valor locativo es 37% mayor en Montevideo que en las localidades del interior, y 56,2% más si se compara la capital con los poblados con menos de 5.000 habitantes.

Si se analizan las fuentes generadoras del ingreso -repartidas en trabajo, transferencias, valor locativo, por propiedad de activos (ingresos por poner a disposición de terceros dinero, bienes o propiedades) y otros (devolución de Fonasa, ayudas de familiares en especie, canastas de alimentos del INDA, etc.)- en todas las categorías son mayores los valores en Montevideo que en el interior.

“La mayor brecha se encuentra en los ingresos de la propiedad, en donde Montevideo registra un valor que es casi tres veces el valor medio para el interior del país. En segundo lugar se encuentra el ingreso por valor locativo, ubicándose en Montevideo 60% por encima del valor registrado en el interior”, consignó el informe.

Tomando el registro total del país, el 58,7% de los ingresos de los hogares tiene como fuente el trabajo, seguido por las trasferencias con 19,3%; el valor locativo con 14,4%; otros ingresos con 6% y finalmente la propiedad de activos con 1,5%.

El guarismo de los ingresos derivados del trabajo varía entre 52,3% y 61,6% según el quintil, siendo el menor registro en los hogares más pobres.

En el caso de las transferencias, el mayor dato se da en el quintil más rico, que recibe el 21,9% de sus ingresos de parte del Estado o de ayuda de familiares. Al agrupar al 20% de hogares de mayores ingresos, este segmento de la población es también el que recibe mayores transferencias en valor efectivo. El resto de los quintiles reciben entre 17,3% y 19,2% de sus ingresos de transferencias.

El informe del INE puntualizó que “en la propiedad de activos es donde la brecha es mayor”: es 0,2% de los ingresos en los hogares más pobres y 3,2% en los más ricos, siendo “para el último quintil 57 veces el registrado para el primer quintil”. Al incluir esta categoría las rentas derivadas de bienes o préstamos monetarios (es decir riqueza ya adquirida), resulta lógico que sean las familias más ricas las que queden al tope.

La explicación para que en el primer quintil sean mayores los “otros ingresos” que en el resto es que se contemplan las cuotas del Fonasa, al ser el segmento más pobre estos dineros tienen mayor relevancia en el total.

Mientras que el valor locativo en función del quintil oscila entre 13,8% y 15,4% de los ingresos de los hogares.

El reporte del INE también da cuenta que los “componentes no monetarios del ingreso” (remuneraciones en especies, cuotas de Fonasa, valor locativo y otros) representa un 23% del total, siendo “la importancia relativa mayor en el primer quintil y decrece hacia los quintiles superiores”.

Ahorro

El ingreso corriente disponible menos los gastos de consumo son el ahorro de un hogar. Los datos totales muestran que “en Montevideo el ahorro es un 16% del ingreso disponible, mientras que en el interior del país es levemente inferior (14,7%)”.

Este indicador presenta valores negativos en el primer quintil, es decir “el gasto de consumo supera el ingreso disponible en estos hogares”. Luego crece a medida que sube el ingreso hasta llegar al 28,2% de lo percibido en Montevideo en los hogares más ricos. En promedio, el 20% de más ingresos en la capital cobra $ 142.011 al mes y destina al ahorro $ 40.111; mientras que los hogares de menores ingresos perciben $ 39.263 y quedan en negativo en $ 3.183.

Desigualdad es mayor en la capital del país

Tomando los ingresos corrientes y los gastos de consumo relevados, el INE calculó el Índice de Gini (que refleja la desigualdad) de ambas variables. El Gini de ingresos se ubicó en 0,384 y el de gastos en 0,380 -siendo 1 una concentración total y 0 una distribución perfecta-. Tomando los datos por región, en Montevideo el Gini de ingresos es 0,390 y el de gastos 0,374; al tiempo que en el interior se ubicó en 0,350 y 0,359 respectivamente. “Se observa que en el total del país y en Montevideo, el indicador toma valores más altos cuando se considera el ingreso; mientras que en el Interior del país ocurre lo contrario”, detalló el reporte. El INE aclaró que estos cálculos “presentan limitaciones”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados