¿Qué será de mi empleo?

El futuro del trabajo en Uruguay: entre la “siesta”, el “miedo” y las oportunidades

Las visiones distintas de un académico, un gerente del sector público, un emprendedor privado y un sindicalista.

Visiones: los cuatro oradores vienen de sectores distintos y mostraron diversas reacciones acerca del futuro del trabajo y la tecnología. Foto: ADPUGH
Visiones: los cuatro oradores vienen de sectores distintos y mostraron diversas reacciones acerca del futuro del trabajo y la tecnología. Foto: ADPUGH

Los impactos de la tecnología en el mundo del trabajo y el futuro que eso depara generan distintas reacciones en la sociedad, que quedaron reflejadas ayer en un evento sobre la temática.

Hubo un académico que asumió que su diagnóstico puede ser "apocalíptico" pero real; un gerente del sector público que mostró los procesos que se están empezando a realizar para adaptarse a la nueva realidad; un emprendedor priva- do que defendió los avances y auguró un porvenir con menos horas de trabajo y más tiempo libre; y un sindicalista que se mostró "preocupado" por los efectos de estos cambios en "el entramado social". El intercambio se dio en un panel organizado por la Asociación de Profesionales Uruguayos en Gestión Humana.

El decano del IEEM Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo, Pablo Regent, presentó dos estudios que muestran que el 54% de los puestos laborales actuales estarán en riesgo en la próxima década —"una de cada dos personas hacen algo que desaparecerá", subrayó— y que hay un 57% de trabajadores (unos 915.000) que se desempeñan en sectores que aparte de estar expuestos al cambio tecnológico tienen estímulos para que eso se concrete rápidamente.

Regent repasó que en "la época de oro" de Uruguay (1946-1955) hubo un crecimiento económico similar al período 2004-2013, pero en la segunda mitad de la década del 50 llegó "el estancamiento porque se desperdició la oportunidad que brindó el boom del comercio". En base a esa experiencia, marcó que "ahora el problema es no volver a equivocarnos con el cambio de época por el shock tecnológico, que dentro de algunos años no digan Uruguay se durmió de nuevo, hay que despertarse".

El gerente general de Ancap, Ignacio Horvath, dijo a su turno que "los cambios (tecnológicos) se vienen con fuerza y hay que afrontarlos, porque si no, chocamos". Destacó que hoy día las rupturas en el mundo de los negocios se dan "más rápido que nunca" y mencionó que los procesos de generación y almacenamiento de datos "crecen a una velocidad asombrosa".

De sus años trabajando en Estados Unidos, recordó una anécdota que refleja esto: "Me reunía con un exejecutivo de Nokia (firma líder del mercado de celulares en los inicios del siglo XXI que luego desapareció) y me decía no sé qué nos pasó; lo que les pasó fue Apple y Android y la tecnología cambió".

El nuevo mundo que se avecina presenta desafíos para Ancap (ver aparte), pero también da "oportunidades a la industria para volvernos más eficiente y productivos".

Para lograr eso, remarcó que "se requiere agilidad organizativa" y "ser veloz" para adaptar la empresa a los cambios. En ese sentido, informó que la petrolera estatal incorporó un gerente de tecnología digital y está haciendo "pruebas de concepto" con nuevos sistemas para la automatización de procesos administrativos (por ejemplo en el ingreso de facturas) e industriales, así como con "un nuevo enfoque en la gestión del talento".

El ejecutivo subrayó que estos cambios "no necesariamente deben tener un impacto negativo en el empleo sino por el contrario pueden potenciarlo" y señaló que por el nivel de avance del país en temas digitales "con una relativamente baja inversión se pueden lograr resultados comparables con países desarrollados".

Para cerrar, Horvath sentenció: "terminemos la siesta y movámonos, en Ancap estamos comprometidos con eso".

Otro de los disertantes fue Rodrigo Capdeville, creador y CEO de Alan, una compañía que ofrece soluciones a través de la inteligencia artificial para resolver procesos de atención y venta. "Lo primero que nos da (escuchar hablar de inteligencia artificial) es miedo" y esto crece al ver los avances tecnológicos que ahora suman el factor "cognitivo", reconoció el emprendedor. Pero, citó un estudio de la consultora estadounidense Gartner que afirma que esta nueva era generará más trabajos de los que destruirá.

El emprendedor buscó sustentar su visión positiva sobre el futuro del mundo del trabajo y explicó que más allá que la inteligencia artificial reemplaza a aquellos empleados cuya tarea "aporta poco valor agregado", esos trabajadores pueden reinventarse por ejemplo "entrenando" a los robots o software para mejorar los procesos ya que "la creatividad es algo que las máquinas no van a tener".

"Como de cierta manera nosotros somos los malos que dejamos gente sin trabajo, también tenemos la responsabilidad de crear herramientas (que generen nuevos empleos)", indicó Capdeville.

El último orador fue el sindicalista Richard Read, que comenzó diciendo: "no tengo claro mi rol en el panel, yo vengo de una fábrica". Remarcó que muchos puestos de trabajo "tienden a desaparecer y hoy no hay una respuesta" del sector político, que es el encargado de impulsar acciones para contrarrestar esa realidad.

Siguiendo la línea de otro de los expositores, el dirigente gremial sostuvo que "al uruguayo le encanta la siesta porque piensa que alguien lo va a despertar, por ejemplo el Estado". Por eso reclamó a los políticos "decir la verdad", pero se preguntó si "estarán preparados para eso" porque avisar que está en riesgo buena parte de los empleos "no suma votos".

En ese sentido, Read manifestó que "si no hay una propuesta revolucionaria de cómo vamos a enfrentar esto, nos dejará una sociedad complicada", y se trata de un desafío que deben asumir los sindicatos, los empresarios y el gobierno.

Ignacio Horvath - Gerente General de Ancap
Ignacio Horvath, gerente general de Ancap. Foto: Ariel Colmegna
Oportunidades

La tecnología da "oportunidades a la industria para volvernos más eficientes y productivos", pero "se requiere agilidad organizativa" y "ser veloz" para adaptar a la empresa. "No necesariamente debe tener impacto negativo en el empleo, sino que puede potenciarlo", dijo.

Pablo Regent - decano del IEEM
Pablo Regent
No equivocarse

Uruguay "desperdició la oportunidad que brindó el boom del comercio" en la década del 50. "Ahora no hay que volver a equivocarnos con el cambio de época por la tecnología, que dentro de unos años no digan Uruguay se durmió de nuevo", afirmó.

Richard Read - Sindicalista
Richard Read
Decir la verdad

Muchos puestos "tienden a desaparecer y hoy no hay una respuesta" del sector político, al que le reclamó "decir la verdad" aunque esto "no sume votos". "Si no hay una propuesta revolucionaria de cómo vamos a enfrentar esto, nos dejará una sociedad complicada", sostuvo.

El refinado local y el precio de las naftas
Cambios: definir portafolio, mejorar división de roles entre gobierno, Ancap y regulador y definir estructura de precios de combustibles. Foto: Fernando Ponzetto.

Aunque escapaba a la convocatoria del evento, el gerente general de Ancap, Ignacio Horvath, se refirió ante una consulta del público al tema del refinado de petróleo y el precio de los combustibles. Primero remarcó que "en el mundo de hoy no podemos trasladar costos (a la tarifa al público) porque eso impacta en la cadena productiva del país", y que "en Ancap miramos el costo de la operación de la refinería y comparamos contra el (combustible) importado y sale más barato producirlo aquí".

Respecto al precio de venta, sostuvo que en su fijación "intervienen otros temas como las políticas energéticas y fiscales del país que son ajenas a los costos de producción" que tiene la empresa estatal.

En referencia a la industria petrolera, Horvath dijo que "hoy el problema que tenemos se enfoca en la demanda" por el impulso de las energías renovables y los autos a combustión, cuando antes "se pensaba que sería un tema de oferta" ya que el crudo se extinguiría previo a las exigencias del mercado.

En busca de la eficiencia que consideró "vital" en momentos que los "márgenes de refinación se van achicando", Horvath comentó que por los costos aún no resulta conveniente incorporar ciertas herramientas tecnológicas de avanzada que permiten por ejemplo medir los niveles de un tanque de petróleo o revisar un oleoducto solo con una fotografía digital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º