INFORME

¿Cómo gestionó el Banco Central las reservas en el primer trimestre?

El Central recordó que “mantiene activos de reserva como un instrumento de apoyo a la política monetaria y cambiaria a efectos de cumplir con la finalidad de estabilidad de precios”.

Bóveda de banco. Foto: Archivo El País
Solamente el 0,2% de las reservas estaban en billetes en la bóveda del Banco Central. Foto: Archivo El País.

El Banco Central (BCU) administraba reservas por US$ 15.340,3 millones a fin de marzo, pero ¿qué hizo con ellas en el último trimestre? ¿Qué criterios utiliza para invertirlas? ¿En qué monedas están?

El Central hizo algunos cambios en la administración de las reservas respecto al fin de 2019, según el informe Gestión de Reservas del BCU.

El Central recordó que “mantiene activos de reserva como un instrumento de apoyo a la política monetaria y cambiaria a efectos de cumplir con la finalidad de estabilidad de precios”.

En el régimen cambiario vigente -tipo de cambio flotante- “los activos de reserva permiten: asegurar el acceso a la liquidez en moneda extranjera para poder intervenir en el mercado de cambios cuando las circunstancias lo ameriten” (algo que ocurrió en marzo) y “garantizar el servicio de la deuda en moneda extranjera del BCU”, afirmó la autoridad monetaria.

“Adicionalmente, un adecuado nivel de reservas permite reducir la probabilidad de crisis debido a shocks externos, mejorando la percepción de riesgo de los inversores sobre la capacidad de pago del país; y por ende contribuyendo a la disminución del riesgo país”, agregó.

El informe remarcó que “el nivel de reservas consistente con el logro de los objetivos del BCU reviste en gran parte el carácter de un seguro, constituyéndose en un fondo disponible para cubrir las eventualidades referidas”.

El BCU define diferentes perfiles de inversión de sus reservas y las gestiona en cuatro grandes portafolios: fondo liquidez (en dólares, euros y otras monedas), fondo precautorio (en dólares), fondo inversión (en dólares) y fondo especial (en dólares y yuanes).

Entre fin de 2019 y el cierre de marzo, el primero de esos fondos (liquidez) ganó participación frente a los otros tres, según el reporte.

De los US$ 15.340,3 millones, el 47,4% estaba en el fondo liquidez (era el 43,2% tres meses antes). La casi totalidad de este fondo está invertida en activos en dólares, y el resto se divide entre activos en euros, francos suizos y libras esterlinas.

El 27,6% de las reservas estaba en el fondo precautorio (era 29% a fin de 2019).

El 17,2% estaban colocadas en el fondo inversión (era el 19,5% a fin del año pasado). Estos dos fondos estaban invertidos en activos en dólares.

Por último, el 4,9% de las reservas estaban colocadas en el fondo especial (era el 5,1% a fin de 2019). Casi la mitad de este fondo estaba invertido en títulos emitidos por agencias patrocinadas por el gobierno de Estados Unidos, el 37% en activos en yuanes (la divisa de China) y el resto en bonos corporativos “de muy alta calidad”.

A su vez, el 0,2% de las reservas estaba en billetes en bóvedas del BCU y el 2,8% en otros.

En el fondo liquidez, que ganó peso en las reservas, el BCU “invierte en activos en los que pueda deshacer su posición fácilmente y que sean de alta calidad crediticia” a un plazo de tres meses. El precautorio es un “seguro” del de liquidez y el horizonte de inversión es seis meses. El fondo de inversión es de un horizonte de dos años y el especial de tres años y su objetivo es “cubrir los pasivos en moneda doméstica” del BCU.

Además de sus propias reservas, el BCU gestiona las del gobierno central y las que son de los bancos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados