Se aguarda aviso formal sobre su salida; gobierno evaluará alternativas

GNLS se va y no hará regasificadora

GNLS (consorcio local conformado por GDF Suez y la japonesa Marubeni) no continuará desarrollando el proyecto de regasificación en Puntas de Sayago, tal cual se había comprometido a mediados de 2013.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La continuidad de la obra se complica ante el inminente alejamiento de GNLS.

Sobrecostos y atrasos son las razones fundamentales para que el grupo que representa capitales multinacionales se aleje del proyecto.

Según supo El País, el lunes GNLS presentó una nota a Gas Sayago (empresa propiedad de UTE y Ancap, responsable del proyecto de regasificación) donde señaló que en las condiciones actuales le es imposible continuar con la construcción de la regasificadora. La obra alcanza hoy a 157 días parada.

"No dijeron formalmente nos vamos. No se puede decir que se fueron. Pero la cosa va en ese sentido: se van", dijo a El País una fuente al tanto de las negociaciones entre Gas Sayago y GNLS. Otro informante al tanto de las negociaciones confirmó que el consorcio se va.

En diferentes ámbitos, la nota de GNLS fue una señal fuerte de la postura de la empresa y la primera muestra de una decisión que se espera sea inminente: la formalización de su retiro del emprendimiento. Allí se activarán una serie de mecanismos que forman parte del contrato, como el pago de una multa de US$ 100 millones.

Además, según supo El País (también fue informado ayer por el portal de noticias Uy.press), GNLS comunicó el lunes a sus trabajadores que no está en condiciones de continuar con el desarrollo del proyecto.

La situación de la regasificadora comenzó a complicarse en febrero de este año cuando se evidenciaron diferencias técnicas entre GNLS y la constructora brasileña OAS (que realizaba las obras de muelle y escolleras).

OAS había contratado más personal del que figuraba en el acuerdo con GNLS en un intento de hacer frente a atrasos que tenía en las obras. Pero, a fines de febrero decidió enviar a 150 trabajadores al seguro de paro y entonces el Sunca paralizó las obras en ese sector.

Al mes siguiente, GNLS le rescindió el contrato a la brasileña. Ya en ese mes, comenzaron a circular los comentarios que GNLS se retiraría del proyecto. Su continuidad le implicaba un sobrecosto de US$ 400 millones y en algunos ámbitos se afirmaba que al consorcio le convenía más, entonces, hacerle frente a la multa de US$ 100 millones.

Incluso, el presidente Tabaré Vázquez tomó intervención en el tema en mayo y señaló su convencimiento de que GNLS se alejaría del emprendimiento en Puntas de Sayago.

"Qué problema la regasificadora", había dicho el mandatario el domingo 10 de ese mes luego de votar para la elección departamental de Montevideo en el Club Arbolito.

Allí, informó que hacía pocas horas atrás había mantenido una reunión con representantes de GNLS donde los empresarios argumentaron que habían tenido problemas con OAS. "Pretendían cambiar el contrato inicial de esta multinacional (GDF-Suez y Marubeni) con Uruguay. El contrato dice que la empresa iba a hacer la gestión y cobrar royalties durante 15 años por US$ 14,5 millones mensuales. Ahora, como les había ido mal pretendían US$ 20 millones por mes por 20 años", dijo el mandatario.

"Nos opusimos terminantemente porque Uruguay es un país serio, que honra sus compromisos y exigimos que quienes contratan con Uruguay cumplan con la misma seriedad y rigurosidad", afirmó Vázquez ese día. Y ante la pregunta de si creía que la empresa compuesta por capitales extranjeros se iría del país, contestó: "seguramente, pienso que sí".

En ese escenario entonces, aseguró que se le cobraría "inmediatamente" la garantía de US$ 100 millones que tiene depositada GNLS.

"Es una carta de crédito que va a quedar para el país inmediatamente. Lo otro que va a quedar para el país es lo que ya está construido", señaló el mandatario.

Ahora, con la salida de GNLS del proyecto (aunque todavía no formalmente comunicada) el gobierno deberá definir cómo continúa con el proyecto de regasificación y si para ello realiza un nuevo llamado a interesados.

De esa decisión, dependerá la continuidad del proyecto de infraestructura más grande en la historia del país, proyecto que fue calificado como un "hito" por la anterior administración.

En la licitación original, cuando el gobierno optó por GDF-Suez, también se habían presentado el consorcio Samsung y Corea Gas, el grupo español Enagás y el noruego Höegh con el chileno Belfi.

Marcha y contramarcha.

El miércoles 15 de julio, el gobierno había confirmado que se retomarían las obras.

Ese día, el presidente de Gas Sayago, César Briozzo, confirmó al portal de Presidencia que un equipo técnico de la empresa había estudiado los antecedentes de las compañías constructoras que presentó GNLS como opción y se entendió que están en condiciones de hacerse cargo de la continuidad de las obras.

Las empresas eran la belga Deme a través de su filial Dredging International y la uruguaya Saceem.

Igualmente, Briozzo no había confirmado cuándo se retomará la construcción, pero aclaró que el conjunto del proyecto sigue en marcha.

"La etapa en la cual estaba la obra civil, la construcción de la escollera, era la sustitución de suelo, o sea, preparar el fondo marino para que se coloque el material y la base de la escollera. Esa parte de sustitución de suelo estaba prácticamente concluida. Por otro lado, se había acumulado el material de construcción y los elementos de hormigón que forman las pendientes de los costados de la escollera. En esos términos quedó en un impasse la obra escollera", explicó el presidente de Gas Sayago.

Además, Briozzo había expresado que los plazos de finalización de la obra no habían sido cambiados.

SABER MÁS

FINALIZAN OBRA DEL GASODUCTO

En medio del inminente alejamiento de GNLS del proyecto de regasificación, OAS informó ayer que culminó las obras de construcción del gasoducto para la planta. Para esta tarea la constructora brasileña había sido contratada por Gas Sayago. En un comunicado, OAS indicó que “la obra se concibe en un marco que apunta al compromiso de nuestra empresa con el desarrollo socioeconómico del Uruguay, al avanzar hacia la finalización del primer gasoducto exclusivamente uruguayo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)