PEDIDO EXPRESO DE MACRI

Gobierno argentino busca frenar la corrida cambiaria

Historia repetida para la que se tomaron medidas; en Uruguay, sin efecto.

Los ministros Dujovne y Caputo llevaron tranquilidad al mercado. Foto: Reuters
Los ministros Dujovne y Caputo llevaron tranquilidad al mercado. Foto: Reuters

El que apuesta al dólar pierde, dijo el ministro". La frase incluida en la canción "La argentinidad al palo" de la Bersuit Vergarabat resume la necesidad de frenar una corrida cambiaria especulativa en 1981, por parte del ministro de Economía en ese entonces, Lorenzo Sigaut. Pero como en Argentina estas situaciones son recurrentes, puede aplicarse hoy.

"En un contexto de volatilidad, hay que cortar la volatilidad. Y lo primero es hacer menos atractivo ir al dólar. Esto es más expansivo. Si (las tasas) quedan muy altas para siempre te afectan la actividad", resumió ayer el jefe de Gabinete del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris.

Es que tras la fuerte suba del dólar en Argentina (hasta el jueves había escalado 21,5% en lo que va de año), el gobierno de Mauricio Macri se vio obligado a aplicar una batería de medidas para frenar la corrida cambiaria (lo que al menos ayer logró).

Por un lado, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) aumentó en 675 puntos básicos la tasa de política monetaria —tercera suba en una semana— hasta el 40% y anunció que limitará las tenencias de los bancos en dólares, como forma de quitar presión a la suba del billete verde. Por otro la- do, los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, afirmaron que acelerarán el ajuste fiscal este año (la meta del 3,2% del Producto pasó al 2,7%), lo que reduce la necesidad de más deuda en dólares.

Con eso, logró que el dólar ayer bajara 3% a 22,28 pesos argentinos tras haber escalado el jueves a 23 pesos. Y por primera vez en dos semanas el BCRA no necesitó intervenir en el mercado con venta de dólares.

El jefe de estrategia de la firma de asesoramiento financiero Puente, Juan Manuel Pazos, dijo a El País que "hubo un cambio fuerte. Por primera vez desde que empezó esta corrida, estamos viendo una respuesta de política económica coordinada, integral, en la cual la política monetaria, la política cambiaria, la política macroprudencial, y la política fiscal se coordinan todas para frenar la volatilidad del mercado de cambios".

Agregó que "el resultado de lo que pasó esta semana será que probablemente la tasa de inflación será un poco más alta que lo que veníamos pronosticando, alrededor de 23%" y que la proyección de crecimiento de la economía "será un poco más baja (de 2,5% a 2%)", lo que en un año de sequía y con esta tasa de interés del BCRA "que la economía crezca 2% es una señal de robustez. En otra época, frente a estas condiciones, la economía argentina hubiera entrado en recesión".

El vicepresidente de la calificadora de riesgo Moodys, Gabriel Torres evaluó que "si bien prevemos que esas medidas ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, el reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para activos argentinos" lo que "constituye un acontecimiento negativo en términos crediticios para Argentina, que depende de flujos de capital externos para financiar el déficit fiscal y el de cuenta corriente".

El banco brasileño Itaú señaló en un análisis para clientes (al que accedió El País) que "si bien el tipo de cambio real actual y las tasas de interés desalientan las posiciones cortas en el peso argentino, la incertidumbre sobre el escenario externo y el hecho de que el déficit en cuenta corriente probablemente continúe amplio, incluso después de la reciente devaluación, hacen posible una mayor presión sobre el peso argentino".

Martín Kalos, director de Epyca Consultores, señaló que, con este plan, el gobierno "está intentando tomar el toro por las astas y es probable que, con estas medidas drásticas, algo logre" en contener la escalada del dólar. "Por el recorte (de gasto), va a bajar la inversión en obra pública. Será un problema el impacto directo en el sector de la construcción, que es el que más venía creciendo", agregó.

"En principio, lo más importante era darle más independencia al BCRA para controlar la urgencia del dólar" —dijo Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur). "El dólar venía creciendo 9% interanual en octubre y hoy llega al 36%. La inflación obviamente va a estar por arriba de los salarios, o validás un ajuste salarial o tenés conflictividad social en ascenso y problemas en la calle. También se encarecerá el crédito, que era uno de los motores del consumo. En el caso del hipotecario, las operaciones van a estar complicadas de cerrar hasta que se vaya esta turbulencia", afirmó.

¿Y Uruguay?

Ayer el dólar bajó tras siete subas seguidas (ver nota aparte).Pazos tiene "la sensación de que lo que está pasando en la región, y sobre todo en Uruguay, es que las cosas se dieron juntas pero no están causadas una por la otra. Lo de la Reserva Federal (normalizando su política monetaria) está generando que todos los inversores globales tienen menor apetito por invertir en moneda local en el mundo emergente. En ese contexto de menor apetito, la Argentina además se metió en un problema idiosincrático, un problema propio, generado localmente, que se suma al contexto global. Lo que veo es que Uruguay y el resto de la región se están moviendo como resultado del contexto global, no se han visto afectados por la parte de Argentina".

El ministro de Economía, Danilo Astori se mostró confiado en "hacer valer lo que conseguimos con mucho esfuerzo, que es el desacople de la región". CON INFORMACIÓN DE LA NACIÓN / GDA

Arma contra suba del dólar

La última semana, el BCRA volvió a ser noticia por las tres subas en la tasa de interés de referencia —tras el anuncio de ayer, se ubica en el 40%— que buscaron contener el dólar y evitar un impacto en la inflación. La tasa de interés (en términos generales) es la ganancia que percibe un inversor que decide prestar dinero en un determinado plazo y se establece como un porcentaje de ese capital. El manejo de las tasas de interés es el instrumento elegido por la entidad para operar en las "expectativas" del mercado e influir en variables como la inflación o el tipo de cambio. Al subir las tasas de interés de referencia, el BCRA aumenta el retorno de una inversión en pesos. Así, busca que los inversores y ahorristas tengan menores incentivos para comprar dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º