PERSPECTIVAS

Gobierno argentino espera que en mayo comience a bajar la inflación

El equipo económico encabezado por Alfonso Prat-Gay cree que para ese mes los indicadores privados se ubicarán en torno al 2%, los mismos niveles que tenían previo a la salida del cepo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas argentino. Foto: Reuters

En el segundo semestre va a bajar la inflación, prometen desde el presidente Mauricio Macri hasta sus ministros. Sin embargo, en privado, en el equipo económico confían en que la corrida de precios empiece a quedarse sin aliento un poco antes.

Según confiaron a La Nación altas fuentes del equipo económico, ya esperan que en mayo los indicadores privados se ubiquen en torno al 2% mensual, los mismos niveles que tenían previo a la salida del cepo cambiario.

"Es verdad que los indicadores privados todavía muestran una inflación muy alta. Pero si existiera un índice de la inflación subyacente (que no tiene en cuenta los precios más volátiles, como los de la energía o de los alimentos frescos, porque pueden sufrir variaciones que van más allá de la dinámica general de precios de la economía), como hay en Estados Unidos, se vería que ya ha comenzado a haber una desaceleración", aseguró la fuente a La Nación. "Estamos confiados en que vamos a poder cumplir con la meta del 25% este año, aunque sea muy justo", afirmó.

El índice de precios que elabora la Ciudad de Buenos Aires -que el gobierno eligió tomar como referencia hasta tener nuevamente uno propio- arrojó una inflación del 4,1% en enero, del 4% en febrero y volvería ubicarse en torno a estos niveles en marzo, según arriesgan los privados.

La fuerte absorción de pesos que en la primera parte del año llevó a cabo el Banco Central (BCRA) es parte de la razón por la cual los precios reducirían su dinámica alcista. Suele haber siempre un rezago entre la política monetaria y su impacto en la economía real. Pero, además, en el equipo económico están convencidos de que gran parte de los aumentos de precios de los últimos meses estuvo ligada a la suba de tarifas, que es un reacomodamiento de precios que en teoría sucede por única vez, y no se extiende en el tiempo.

El presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, defendió recientemente esta teoría ante la Academia de Ciencias Económicas, al explicar que la suba de tarifas le quita poder adquisitivo a las familias para gastar en otros bienes, con lo cual no debería subir el nivel general de precios, menos aun considerando que el Central no está emitiendo pesos como sí lo hacía en la última etapa de la gestión anterior.

"Partimos de un estado estacionario el año pasado con una inflación del 2%. Seguramente en los primeros cuatro meses del nuevo gobierno se sumarán en total unos ocho puntos más de inflación a esta tendencia que ya tenían los precios", se sinceró Sturzenegger ante sus colegas. "Entonces permítanme otra lectura. La que enfatiza que en estos meses se han reacomodado muchos precios, incluyendo un movimiento del tipo de cambio que llegó a ser casi del 60% (ahora menos) y donde se redujeron impuestos (retenciones) y restricciones al comercio, y se reacomodaron tarifas. Que todo ello se haya dado con el costo de solo ocho puntos de inflación amerita una lectura positiva", agregó.

Aumentos de tarifas para abril.

La expectativa de una inflación que vuelva a avanzar en torno al 2% mensual a partir de mayo, sin embargo, supone que el gobierno podría terminar de ajustar las tarifas que no se tocaron (como las de gas), en abril. De otra manera, explica Luciano Cohan, director de la consultora Elypsis, será difícil que se cumpla con el objetivo.

"Si se ajustan antes las tarifas, me parece viable que lleguen al 2% mensual en mayo. Porque mi lectura de lo que está pasando con la inflación es los últimos meses es que es un fenómeno transitorio", dice Cohan.

"Tuviste la salida del cepo, la baja de retenciones, la desregulación de precios que venían pisados, la suba de tarifas. El fogonazo se diluye y volvés a la inflación inercial. La inflación de marzo me dio un poco más alta, pero debería empezar a bajar, porque la actividad está contrayendo, y eso debería afectar. Mi impresión que los números de marzo que no vienen muy bien estuvieron afectados además por la suba de dólar de febrero", agrega el especialista.

Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, coincide: "Es posible que la inflación de mayo sea 2%. También si da menos de 2% es posible que sea porque demoran el incremento de tarifas. Sólo se redujeron subsidios en menos de un punto del PBI, falta poco más de medio punto, para llegar al 1,5% que prometieron en campaña. Incluso me preocuparía si es menos de 2% la inflación de ese mes; debería estar entre 2 y 2,5% en el marco en el que se anuncien tarifas antes de que llegue el invierno".

Entre los economistas, sin embargo, no hay consenso sobre si el gobierno podrá finalmente cumplir o no con su meta de una inflación del 25% para este año. Mariano Lamothe, economista jefe de Abeceb, considera que, en gran medida, el éxito del Gobierno en el manejo de los precios dependerá de que consiga hacerse de fondos frescos del exterior. Así y todo, estima que el índice de precios estará más cercano al 27% en 2016, dado que el impacto que tuvo la suba de tarifas a comienzos de año fue mayor al originalmente esperado.

"Nuestro escenario no era que iban a ajustar tanto a comercios", dice Lamothe. "Pero como llevan una política monetaria contractiva, vamos a poder llegar a ver índices más cercanos a 1% para fin de año. Con lo calculado y los ajuste que faltan vemos a la inflación más cerca del 27%", resume.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)