ACUERDO

El gobierno cambió canon de propietario del Conrad

Se modificó el contrato que regula la explotación de la sala de juego que existe en ese establecimiento.

Llegada: Enjoy desembarcó en el Conrad en 2013. Foto: R. Figueredo
Enjoy desembarcó en el Conrad en 2013; en 2016 se hizo con el total de la empresa Foto: R. Figueredo

El gobierno y Baluma —la sociedad anónima propietaria de Enjoy Punta del Este, antes conocido como Conrad— acordaron el pasado viernes modificar el contrato que regula la explotación de la sala de juego privada existente en ese establecimiento en el este del país.

El acuerdo fue rubricado por el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y los representantes legales de la firma, poniendo punto final a un petitorio de varios años de existencia.

La modificación del contrato fue posible gracias a una resolución del presidente Tabaré Vázquez del 9 de abril que habilitó las negociaciones entre ambas partes para modificar la forma en que se establece el canon a pagar por parte del concesionario.

Se trata de la aprobación entre las partes de un texto interpretativo que modifica la cláusula 2ª de la modificación contractual celebrada entre ambas partes el 8 de mayo de 2012. Esa modificación prorrogó por 20 años contados a partir del 1º de enero de 2017 la explotación del casino privado existente en el hotel Enjoy del balneario.

El planteo de Baluma SA sobre la cláusula 2ª del contrato se retrotrae al 20 de agosto de 2013 cuando solicitó al gobierno redefinir el concepto de "ingresos brutos" de mesa, de las máquinas tragamonedas y de los de póker "a los efectos de poder deducir tres conceptos a fin de establecer el canon a pagar".

Entre estos conceptos se encuentran las promociones o fichas no negociables, los préstamos o créditos efectuados a los apostadores y los denominados descuentos. Baluma SA, cuando presentó la petición, tomó como ejemplo a las normas vigentes en el estado de Nevada de los Estados Unidos "por ser las mismas mundialmente reconocidas".

"Las partes convienen en celebrar el siguiente contrato a efectos de documentar la interpretación que se le debe atribuir al término ingresos brutos que constituye el valor base para el cálculo del canon a pagar por Baluma SA bajo la cláusula segunda de la modificación del contrato. Con tal finalidad las partes han decidido determinar cuáles son los rubros que deben ser tomados en cuenta para su cálculo", sostiene la modificación aprobada el pasado viernes.

"Se interpreta la expresión ingresos brutos como la diferencia entre ganancias y pérdidas de los juegos de azar, deducidas las acciones promocionales estrictamente vinculadas al acto de juego en sí mismo, antes de efectuada la deducción de gastos. A los efectos de este contrato se entiende por acciones promocionales aquellas prácticas llevadas a cabo por el casino para promover el juego, en virtud de las cuales el casino entrega o reconoce a los jugadores determinados valores que habiliten al juego, los que si bien se contabilizan como ingresos cuando son utilizados por los clientes, no suponen para el Casino la percepción de dinero", agrega el documento.

Como acciones promocionales se tomaron en cuenta a las "fichas no negociables" que son gratuitas para determinados clientes. El caso de "match play" y "happy chips" que son promociones en las mesas de juego. El caso "cash back", un mecanismo para fidelizar clientes, entre otras medidas que hasta el viernes no se tomaban en cuenta a la hora de establecer el "ingreso bruto" del casino privado.

En tanto, el gobierno no habilitó que tanto los préstamos no cobrados a jugadores como así también los descuentos realizados para cobrar deudas fueran tomados en cuenta a la hora de establecer el ingreso bruto de la sala y así de forma indirecta el canon a pagar por parte de Baluma SA. En los hechos, la firma concesionaria si los había tomado en cuenta a partir del año 2013.

Antes de la firma del viernes, Baluma SA pagó al MEF la suma de US$ 1:847.855 que correspondía a los ejercicios 2013-2017 por haber tomado en cuenta las deudas no cobradas a los apostadores. Este pago de Baluma SA habilitó la firma del contrato.

En 2012 se estableció un canon anual equivalente al 6,5% de los ingresos brutos con determinados mínimos. Ese año Baluma SA pagó un canon de U$S 6,5 millones. Entre 2013 y 2017, un canon anual de un mínimo de U$S 7 millones y que aumentó U$S 100.000 por año. A partir de 2017 el canon anual fue el equivalente al 7% de los ingresos brutos con un mínimo de U$S 7,3 millones.

En los años siguientes el canon aumentará U$S 100.000 todos los años. Entre el 2027 y el 2037 el canon a pagar será de 7,75% de los ingresos brutos con un mínimo de U$S 8 millones. Desde que abrió sus puertas hasta el año 2012 Baluma SA pagó un total de US$ 107 millones por concepto de canon al Estado uruguayo.

Qué se consideró ingresos brutos

"Este acuerdo busca documentar la interpretación que las partes hicieron al concepto de ingresos brutos, que constituye el valor base para el canon a pagar por Baluma SA", explicaron fuentes de la empresa a El País. "Se interpretó que las acciones promocionales que otorga el casino a los jugadores, que se contabilizan como ingreso bruto, no formarán parte del valor base para el cálculo del canon ya que no suponen para el casino la percepción de dinero de terceros y simplemente se trata de acciones buscando promocionar el destino turístico", explicaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º