DE LA UI AL PESO

Gobierno lanzó operación de deuda y emite bono en pesos

Busca recomprar o canjear títulos en dólares y UI y además hacerse de “caja”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Economía emitió el equivalente de US$ 40.5 millones en dos años. Foto: Archivo.

Casi tres meses después de haber emitido un bono en pesos en el mercado internacional por primera vez en la historia, el gobierno volvió a lanzar una emisión global de un bono en pesos en el marco de una operación que además incluye la posibilidad de recomprar o canjear bonos en dólares y Unidades Indexadas (UI) a la inflación a corto y mediano plazo.

A diferencia de la emisión anterior que se anunció el mismo día, aquí el gobierno hizo la oferta un día antes para dar más tiempo a los bancos que actúan como agentes de la misma (Deutsche Bank, HSBC, Santander) a hablar con sus clientes e inversores.

Con esta operación el gobierno persigue tres objetivos simultáneos: prefinanciarse (con la emisión del nuevo bono en pesos), administrar la deuda (estirando plazos al canjear bonos con vencimiento corto por el nuevo a 10 años y desdolarizando en el caso de los títulos en dólares) y desarrollar el mercado en pesos (el bono global en pesos anterior es a cinco años y este a 10 años).

La oferta que presentó ayer el gobierno consiste en recomprar o canjear bonos emitidos por Uruguay en dólares y UI por dinero o por el nuevo bono en pesos respectivamente.

Los bonos elegibles para esta operación son los globales en dólares con vencimiento en el año 2022 (hay en circulación US$ 563,7 millones) y 2024 (con un circulante de US$ 1.537 millones), además de los globales en UI con vencimiento en 2018 (US$ 227,9 millones de circulante) y 2027 (hay en circulación US$ 421,4 millones).

El gobierno ofrece recomprar o canjear esos cuatro títulos, pero no quiere decir que vaya a concretarlo en todos. Además, va a privilegiar a los inversores que quieran canjear por el nuevo título por sobre los que quieran dinero en efectivo.

De hecho, puso un plazo hasta las 13 horas de hoy (de Uruguay) a aquellos que quieran vender los bonos y hasta las 15 horas para aquellos que quieran canjearlo por el nuevo título en pesos.

Más allá de las ofertas de canje y recompra, el Poder Ejecutivo quiere que con la emisión del nuevo título en pesos le entre dinero a la "caja". La "regla" con la que se maneja la Unidad de Gestión de Deuda (UGD) del Ministerio de Economía y Finanzas, es tener reservas para hacer frente a los pagos de deuda en los 12 meses siguientes.

Del nuevo título, aún no hay muchos detalles ya que el gobierno recién anuncia hoy la referencia de tasas de interés con la que saldrá.

Lo que sí se conoce es que vencerá en marzo de 2028 y que como mínimo tendrá un tamaño equivalente a US$ 500 millones. Fuentes del mercado dijeron a El País que es esperable que esté cerca de los US$ 1.000 millones, aunque dependerá de la demanda de los inversores.

En el mercado se especula que la tasa de interés indicativa con que saldrá la oferta hoy estará en torno a 9% para que termine colocándose por debajo del 9%.

Histórico.

El pasado 12 de junio, por primera vez en su historia, Uruguay realizó una emisión de deuda de un bono en pesos nominales en el mercado internacional. Ese título, con vencimiento en 2022 tuvo una demanda equivalente a US$ 5.600 millones y finalmente el gobierno colocó papeles por US$ 1.250 millones.

Ese bono que rendía 9,875% anual cuando salió, hoy rinde 8%. Eso es una muestra de que los inversores tienen apetito por deuda en monedas locales (en este caso uruguaya), ante las bajas tasas de interés en Estados Unidos y Europa.

El inversor internacional espera una inflación estable (está en 5,47% actualmente) y un dólar también sin sobresaltos (se ha movido entre $ 28 y $ 29 en lo que va del año). Con ello, el 8% en pesos es un rendimiento superior al de otro título en dólares o euros.

Hasta ese entonces, Uruguay había colocado a nivel internacional deuda en UI, es decir, su tasa de retorno varía con la inflación.

Ahora con la segunda emisión en pesos a tasa fija, empieza a generar lo que se conoce como curva de rendimientos (con puntos en distintos plazos) lo que además sirve como referencia para otros agentes económicos del costo del dinero.

La vez anterior también la emisión estuvo en el marco de una operación de recompra y canje. Allí el gobierno recom-pró bonos globales a 2018 en UI (el mismo que es elegible aho-ra) por US$ 100,2 millones y canjeaba títulos emitidos localmente en pesos y UI con vencimientos entre agosto de 2017 y marzo de 2020. En este caso, solo aceptó canjear por la Nota del Tesoro en pesos por unos US$ 138,7 millones.

El "timing" asegura demanda del mercado.

En el mercado se prevé que habrá buena demanda por la operación que lanzó el gobierno, sobre todo de fondos de inversión del exterior, que actualmente miran más hacia los países emergentes.

El managing director de la sociedad bursátil ProCapital, Nicolás Coccino dijo a El País que "el grueso" de la demanda vendrá del exterior.

"Los bonos del Tesoro de Estados Unidos (que se utilizan como referencia al ser los mejor calificados) cerraron (ayer) a 2,10%. El inversor de afuera mira el carry-trade", señaló. Esto es la diferencia entre el costo de tomar dinero en dólares y el rendimiento que obtiene por posicionarse en pesos, con una inflación estable en Uruguay y un dólar "planchado". Si el dólar no se dispara (y nada hoy hace prever ese escenario) y la inflación se mantiene, al inversor externo le resulta atractivo un bono uruguayo que rinda cerca de 9% en pesos.

"Hay apetito por tasas (más) altas" ya que "hay pocas cosas que rindan" para el inversor, agregó Coccino. Para un inversor institucional local, como puede ser una AFAP, no es tan atractivo entrar a un canje por un bono en UI con vencimiento en 2018 que hoy paga 2,7% más la inflación, estimó. En cambio, venderle al gobierno los bonos en dólares con vencimiento en 2022 y 2024, donde se le paga "medio punto arriba de lo que está el mercado, es atractivo", pero "el gobierno prioriza el canje", señaló.

El socio de Gastón Bengochea y Compañía Corredor de Bolsa, Diego Rodríguez, dijo a El País que espera una tasa de rendimiento del nuevo bono de entre 8,5% y 8,75%.

Además, estimó que tal como ocurrió con el título global en pesos anterior "rápidamente" entrará en el índice EMBI de deuda en monedas locales de emergentes que elabora el banco JP Morgan. Ese índice ayuda a que el país se financie más barato posteriormente. Destacó "el timing" de la operación que aprovecha "el apetito de los fondos por monedas que no son el dólar".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)