MEDIDA

El gobierno pone un tope a los gastos de ministerios, ¿cómo funciona y cuánto ahorra?

Para ahorrar, el Poder Ejecutivo estableció que los ministerios no podrán ejecutar más del 85% de lo gastado el año previo.

Anunció el miércoles en conferencia, una suba de tarifas y medidas que dan inicio al ajuste fiscal para abatir el déficit. Foto: Darwin Borrelli
Anunció el miércoles en conferencia, una suba de tarifas y medidas que dan inicio al ajuste fiscal para abatir el déficit. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La medida central con la que el gobierno espera encauzar el déficit fiscal que está en 4,6% del Producto Interno Bruto (PIB), excluyendo el “efecto cincuentones", es la de establecer un tope de ejecución presupuestal para los créditos del año anterior en todos los ministerios.

Esta decisión había sido adelantada por El País el martes. El miércoles, cuando se presentaron las medidas, se habló de “ahorro del 15% de los gastos de funcionamiento e inversiones, excluidas las partidas salariales”.

Sin embargo, ya en la edición de ayer El País señaló en base a fuentes del gobierno que se trata de un tope de 85% a la ejecución del gasto (excluidas partidas salariales) del año anterior.

En el programa En Perspectiva de Radiomundo, la ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche dijo ayer que “lo que establecemos (en el decreto, que todavía no fue publicado) es un tope de ejecución presupuestal para los créditos del año anterior. Decimos que no se puede gastar más del 85% de lo que fue del crédito del año anterior”.

Arbeleche cuantificó ese menor gasto en unos US$ 400 millones (0,75% del PIB aproximadamente), pero advirtió que “es difícil determinar esto. Hay que ver cuánto se termina ejecutando”.

El economista Aldo Lema había dicho a El País el miércoles que “es poco probable que el rendimiento en el mejor de los casos sea mayor a 0,5% del PIB”, es decir unos US$ 273 millones.

¿Cuál es la diferencia entre 15% de ahorro y 85% de ejecución del gasto? El ahorro puede ser un compromiso que se cumple o no, en cambio el tope implica que cuando el ministerio o el organismo (se exhorta a entes y organismos descentralizados a hacerlo también) llega al 85% de lo ejecutado, no puede gastar más.

Ahora, si un ministerio llegó al 85% de la ejecución y necesita gastar más (por ejemplo el Ministerio del Interior necesita combustible para los vehículos policiales), todavía tiene dos opciones para poder hacerlo.

Aunque opere el tope, el ministerio puede pedir lo que se denomina un “refuerzo de rubro” al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) -es decir más dinero- que lo podrá autorizar o no.

La otra opción que tiene cuando llega a ese tope de caja y necesita comprar un insumo, invertir o contratar un servicio, es hacerlo igual, pero generar un crédito con el proveedor. A eso se lo conoce como “deuda flotante”. Es decir, el ministerio se endeuda con su proveedor al diferir al pago.

Lacalle Pou y el equipo económico anuncian en conferencia de prensa el aumento de las tarifas. Foto: Darwin Borrelli
Lacalle Pou y el equipo económico anuncian en conferencia de prensa el aumento de las tarifas. Foto: Darwin Borrelli

En esos casos, en el resultado fiscal se reflejará como gasto (por “refuerzo de rubro”) o como “deuda flotante”. Esta última opción es “cara” porque al proveedor se deberá pagarle con el correspondiente interés.

Otras medidas incluyen que de cada tres vacantes que se producen en el Estado (salvo en Ministerio del Interior para seguridad, personal docente y personal técnico de salud) solo se reponga una.

Algunos analistas proponían diferir el ajuste fiscal hasta 2021, hasta que se estabilice la situación económica global por el coronavirus. “Con el nivel de déficit fiscal que tenemos, lo último que podemos hacer es tomarnos un año para tomar esa decisión”, dijo Arbeleche ayer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados