EN BUSCA DE MÁS INGRESOS

Gobierno "rasca la latita" en Rendición por más recursos

Tributos a aplicaciones, plataformas, rifas, entre otros, están en el proyecto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Astori: "El de los impuestos no es el camino que el gobierno hubiese preferido elegir". Foto: D. Borrelli

El servicio de streaming Netflix, una tasa que se cobra a las importaciones que llegan al país y las rifas de Arquitectura o de Ciencias Económicas: su común denominador es que son algunos de los fenómenos a los que la última Rendición de Cuentas busca "sacar más jugo" para aumentar los recursos disponibles.

Un día después de que el equipo económico llegara hasta el Parlamento para presentar el proyecto de ley de Rendición de Cuentas, el economista Ernesto Talvi criticó los aumentos impositivos que se habían desprendido de la propuesta en las primeras horas. "A uno le da la impresión que se está rascando la latita a ver de dónde puedo sacar", dijo el director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) en un desayuno organizado en Kibón.

Por ese entonces, las luces estaban sobre dos de los puntos de la Rendición: la suba de la tasa consular y la creación de un impuesto a los juegos de azar (ver aparte).

La tasa consular que se aplica hoy es de 2%, y se propone elevarla a 3% para importaciones del Mercosur y a 5% para las de fuera del bloque (con la excepción de México, con el que Uruguay tiene un tratado de libre comercio). Esto ya le generó un tirón de orejas de los dos vecinos. "Creemos que en el Mercosur hay que evitar este tipo de medidas, porque lo que buscamos es un Mercosur fuerte, más abierto, con menos barreras", dijo a El País el miércoles en Madrid el subsecretario de Comercio Exterior de Argentina, Shunko Rojas. Brasil no se quedó atrás: su gobierno envió una nota a la Cancillería uruguaya informó ayer El Observador, y un alto funcionario brasileño dijo a El País que se conversa con Uruguay para "arreglar" ese tema.

El último "hallazgo" de la Rendición de Cuentas se dio a conocer ayer, cuando el semanario Búsqueda informó que su artículo 75 contempla que las rifas que, entre otros, comercializan los grupos de viaje de estudiantes de Arquitectura y Ciencias Económicas tendrán que abonar una tasa de 3% sobre el valor total de los boletos efectivamente vendidos.

"La Tasa por Autorización de Rifa o Similares, se liquidará en forma inicial y provisoria sobre el valor total de los boletos emitidos", indica el artículo, que agrega que "el monto resultante de dicha liquidación deberá abonarse dentro de los cinco días hábiles y siguientes al de la notificación de la resolución que autorice la rifa o similar".

Hoy estas rifas pagan un monto fijo anual de 13.895 unidades indexadas (UI), unos $ 50.505 (cerca de US$ 1.740) a valores actuales.

La generación de Ciencias Económicas que viajará el año próximo emitió 82.000 rifas, de las cuales colocó poco más de 80.000. El monto de cada rifa ascendió a $ 3.600 (unos US$ 124, en caso de pagarse en 10 cuotas). Si esta propuesta contenida en la Rendición hubiera estado en pie (y contemplando las 82.000 emitidas), esos estudiantes habrían pago por esta tasa unos $ 8,9 millones (alrededor de US$ 305.000).

"Es una fortuna cuando estaban pagando $ 50.000 y fracción", dijo a El País el diputado del Partido Nacional Jorge Gandini. El legislador añadió que, de aprobarse, alcanzará a otras iniciativas de este tipo, como la que realiza el Hospital Maciel. Esto porque está comprendida dentro de la descripción que hace el artículo 2 del decreto-ley N° 14.841 (al que remite el artículo de la Rendición), que establece que el MEF "podrá autorizar la realización de juegos, suertes, rifas, apuestas públicas y similares" siempre y cuando, entre otros, "los beneficios se destinen a la construcción, reparación o equipamiento de locales hospitalarios, docentes oficiales, o al financiamiento de viajes de estudio de alumnos de institutos de enseñanza superior que hayan sido autorizados oficialmente".

Plataformas.

Días atrás ya habían aparecido otros artículos de la Rendición que terminarían aumentando la recaudación impositiva. Por ejemplo, el proyecto incluye cambios —que, de aprobarse, entrarán a regir en 2018— para gravar a las plataformas que ofrecen películas, series y música, realizan transmisiones en directo o intermedian en la prestación de servicios. Si se concreta, afectará a compañías como Netflix, Spotify y Airbnb.

De acuerdo al diputado del Frente Amplio José Querejeta, por esta vía se obtendrían entre US$ 7 millones y US$ 10 millones anuales. Sin embargo, el subsecretario del Ministerio de Economía (MEF), Pablo Ferreri, había aclarado el jueves 29 de junio ante la comisión de Hacienda de Diputados, que no se podía "hablar de recaudaciones adicionales" con estos cambios.

El proyecto dice que "serán consideradas íntegramente de fuente uruguaya" las rentas "obtenidas por las entidades no residentes que realicen directamente la prestación de servicios a través de internet, plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas, o similares, cuando el demandante se encuentre en territorio nacional".

Esto es, paguen en Uruguay por el 100% de las rentas que obtienen. En el caso de Netflix, Spotify y otras similares cuyos servicios son prestados directamente por el oferente desde el exterior, eso implica que el impuesto que corresponda (el Impuesto a la Renta de No Residentes —IRNR— en esos ejemplos) se aplicará a toda la renta.

El IRNR grava con 12% las rentas de no residentes. En el ejemplo de Netflix, recae sobre el precio que cobra la plataforma. Además, estarán gravados con IVA (22%). Así, en el caso de Netflix, una cuota mensual de US$ 10 pasará a ser de US$ 12,20 IVA incluido. A su vez, la empresa pagaría US$ 1,46 por el IRNR.

IRPF a juegos de azar y carreras.

Los premios de los juegos de azar y las carreras de caballos están exonerados del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). El proyecto de Rendición de Cuentas busca modificar esto, cuando no se exceda un límite dispuesto por el Poder Ejecutivo, para el que "se deberá considerar el monto del premio y la relación entre el mismo y el monto apostado, el que en ningún caso podrá ser inferior a cuarenta veces el monto de la apuesta realizada". Según el diputado Gandini, no es un impuesto a los juegos de azar sino a "los jugadores". Este límite genera que la mayoría de los juegos no quede comprendida por este impuesto, agregó. El representante no coincide con cuánto dijo el gobierno que se recaudará por esto (unos US$ 17 millones). "Me da entre US$ 3 millones y US$ 5 millones al año", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)