RANGO OFICIAL NO SE MOVIÓ

Gobierno ratifica objetivo de inflación entre 3% y 7%

Copom señaló que demanda de dinero creció “por encima de lo esperado”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los técnicos y el directorio del BCU en la reunión del Copom. Foto: Banco Central

El mantenimiento del rango meta de la inflación en los niveles actuales por otros dos años, un escenario internacional que ha traído buenas noticias en general para los países emergentes en lo que va de 2017 pero una región que todavía no termina de levantarse y una demanda de dinero que ha seguido creciendo más allá de lo esperado. Estos son algunos de los puntos que se desprenden del comunicado que el Banco Central (BCU) divulgó ayer tras la última reunión del Comité de Política Monetaria (Copom).

En su reunión trimestral, el comité evaluó que, pese a que el panorama internacional sigue marcado por la "incertidumbre" —tanto a nivel político como económico— "ha mostrado en lo que va del año una evolución levemente favorable para los países emergentes". En esta línea, el comunicado recuerda que la economía mundial se expandió 3,1% en 2016, mientras que se espera un crecimiento de 3,5% para este año.

Sin embargo, el Copom llama la atención sobre la situación en el vecindario: "a nivel regional es donde se pueden identificar riesgos que impacten sobre el funcionamiento de la economía uruguaya, si bien la plataforma de estabilidad y la estrategia de diversificación implementada en los últimos años ya han mostrado su eficacia para mitigar los mismos".

En el plano doméstico, se indica que "parece consolidarse una senda de moderado crecimiento" de la actividad, "acompañado por un equilibrio de la balanza de pagos y la continuación de un proceso de adecuación de las cuentas públicas".

Los últimos números que dio a conocer el Ministerio de Economía en la Rendición de Cuentas presentada semanas atrás marcan un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2% para este año, 2,5% para 2018 y 3% para 2019. Los analistas privados, en tanto, han señalado que estas cifras son "cautelosas" y que la economía nacional tendrá un mejor desempeño.

Asimismo, en la reunión de ayer se decidió mantener la meta oficial de inflación que rige hasta el momento, de entre 3% y 7%, "en el horizonte de política de 24 meses".

Tras un 2016 en el que la inflación estuvo durante la mitad del año por encima del 10%, sobre la segunda mitad del año las presiones comenzaron a ceder y en marzo de 2017 —por primera vez desde fines de 2010— logró ingresar al rango meta. Allí se quedó en las mediciones de abril, mayo y junio, la última disponible. En los 12 meses al sexto mes del año se colocó en 5,31%, el menor registro desde diciembre de 2005.

Acerca de la inflación, el comunicado indica que "ha mantenido la tendencia decreciente observada en los últimos meses". Agrega, además, que a pesar de que en esto ha sido "cuantitativamente determinante" la evolución a la baja que han tenido los precios de los transables —de la mano de la evolución del tipo de cambio y del descenso de los precios internacionales importantes para Uruguay—, "también es de hacer notar como un hecho cualitativo de especial importancia el ritmo decreciente que vienen experimentando los precios de los bienes y servicios no transables".

De acuerdo al BCU, en esto ha impactado "la tendencia a la baja que han tenido las expectativas de inflación para diferentes horizontes temporales, lo que se ha transmitido a los mecanismos de formación de precios en la economía uruguaya".

Demanda de dinero

El comunicado también da cuenta de que la demanda de dinero siguió creciendo "por encima de lo esperado", producto de una mayor expansión de la actividad en comparación con lo que se había anticipado y de la "continuación del cambio de portafolio que se viene verificando en los últimos meses". Este incremento en la demanda "fue convalidado por un mayor crecimiento de la cantidad de dinero en relación a la referencia indicativa". Como consecuencia de esto, el agregado M1 ampliado —la suma de la emisión de dinero en poder del público, depósitos a la vista y cajas de ahorro— presentó una suba interanual de cerca del 15%.

A su vez, se agrega que con la disminución de las expectativas de inflación de los agentes como telón de fondo, "uno de los principales desafíos de la política monetaria consiste en consolidar esta tendencia decreciente, contribuyendo así a quebrar la inercia inflacionaria". Es por esto que el BCU decidió "mantener el sesgo contractivo de la política, fijando la referencia indicativa de crecimiento de M1 para el trimestre julio-septiembre en el rango 11%-13%".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)