CRECEN 50% LAS SOLICITUDES DE CONCURSO

Grupo del agro de capitales argentinos pidió concurso

Tiene deudas con sistema financiero por cerca de US$ 34:

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Incluso para ventas de cosechas futuras cotiza entre 380 y 390 dólares por tonelada. Foto: AFP

Las empresas agrícolas de capitales argentinos Cosechas de Uruguay y Cereales del Uruguay —pertenecientes a un mismo grupo económico— se presentaron de forma conjunta para solicitar el concurso voluntario de acreedores el martes. Los giros de las firmas son la explotación agrícola e importación y exportación, según lo que informaron a El País en la Liga de Defensa Comercial (Lideco).

El grupo tiene una oficina en Nueva Palmira (Colonia), donde también posee una planta de silos en las afueras del puerto que está instalado en esa localidad. Además, trabaja en campos propios y arrendados en los departamentos de Soriano, Durazno y Colonia.

El pedido de concurso encontró a Cosechas de Uruguay con una deuda de US$ 32 millones con el sistema financiero, de acuerdo a la información proporcionada por la Lideco. De este total, alrededor de US$ 1,95 millones están atrasados. En tanto, la deuda de Cereales del Uruguay es inferior: US$ 3 millones, de los cuales US$ 380.000 están vencidos.

Cosechas de Uruguay mantiene deudas con los bancos República (BROU), Itaú, Scotiabank, Santander y BBVA, según la información vigente a abril que en este momento está disponible en la Central de Riesgos del Banco Central (BCU). Todas estas instituciones le brindan una calificación de 3 (deudor con capacidad de pago comprometida), salvo Itaú, quien la tiene como 5 (deudor irrecuperable).

Por su parte, Cereales del Uruguay mantiene créditos con BROU, Itaú, Scotiabank y BBVA, y sus calificaciones oscilan entre 2A (deudor con capacidad de pago adecuada) y 3 (deudor con capacidad de pago comprometida).

Motivos.

Hasta el año 2012 no era frecuente que empresas del sector agropecuario solicitaran el concurso de acreedores, pero tras esa fecha este fenómeno cesó y sí se empezaron a dar situaciones de este tipo, indicó el gerente de la Lideco, Bernardo Quesada, en entrevista con el programa Punto de equilibrio de Radio Carve.

"Hay temas de mercados, de precios, son las fundamentaciones que ponen las empresas en sus memorias explicativas de por qué solicitan el concurso", dijo Quesada, quien agregó que también pesa el factor "gestión".

Asimismo, el gerente de la Lideco indicó que se registró en el primer cuatrimestre de 2017 un aumento de 50% respecto al mismo período del año pasado en la cantidad de solicitudes de concurso, aunque recordó que el "porcentaje parece alto" porque se compara frente a cifras de años pasados que "no son muy altas".

Eslabón.

El alcalde de Nueva Palmira, Andrés Passarino (Partido Nacional), dijo a El País que alrededor de 30 personas trabajan en la empresa en ese lugar, donde se instaló cerca de 2007.

Alrededor de esa fecha fueron varios los empresarios argentinos que desembarcaron en el campo uruguayo, entre otros, buscando escapar de las retenciones a la soja —que a fines de 2007 habían aumentado hasta llegar a 35%— que el gobierno del por entonces presidente Néstor Kirchner había definido en el país vecino.

Passarino indicó que, además de ese grupo de empleados, la firma (al igual que el resto de su tipo que operan en esa zona del país) también genera otra cantidad de puestos indirectos. "Es un eslabón de la cadena", dijo.

El País intentó comunicarse con algún responsable de la empresa, pero sin éxito.

Ahora resta que el Juzgado a cargo del caso establezca que la información proporcionada por la empresa es correcta y, tras eso, decrete un síndico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)