COMERCIO

La “guerra comercial” entre EE.UU. y China en pausa al moderarse Trump, ¿qué dice Uruguay?

La “guerra comercial” entre Estados Unidos y China que parecía agravarse, se moderó ayer con declaraciones componedoras de Donald Trump. ¿Qué evalúa el gobierno uruguayo?

Macron y Trump en la conferencia tras el cierre de la cumbre del G7. Foto: Reuters
El presidente Emmanuel Macron se retira al término de la conferencia de prensa y su par Donald Trump queda meditando. Foto: Reuters

La cumbre del G7 de Biarritz (Francia) ha visto a un Donald Trump más moderado, con un tono más constructivo y positivo a pesar de las notables diferencias en buena parte de los asuntos tratados. Muestra de esto es que el presidente estadounidense, predijo que lograría un pacto comercial con China, buscando aliviar las tensiones derivadas de su disputa después de que los mercados se hundieron en respuesta a los anuncios de aranceles de ambos países.

En el gobierno uruguayo se insiste en la importancia de mantener “reglas claras” en el comercio internacional.

Tras la cumbre del G-7 en Biarritz, el mandatario estadounidense dijo en concreto que creía que China era sincera sobre querer alcanzar un pacto, citando lo que describió como una creciente presión económica sobre Beijing y la pérdida de empleos en el gigante asiático.

Sobre esto, el viceprimer ministro Liu He, quien ha liderado las conversaciones con Washington, sostuvo ayer que China estaba dispuesta a resolver la disputa comercial a través de negociaciones “tranquilas” y se opuso a la escalada del conflicto.

Esto fue entendido por Trump como una señal positiva, destacando su alto rango, y reiterando que funcionarios de Comercio de Beijing se habían puesto en contacto con sus pares estadounidenses y que habían ofrecido volver a la mesa de negociaciones, algo que China no confirmó.

“Creo que tienen muchas ganas de lograr un acuerdo. Creo que fue tratado anoche (en referencia al domingo). El vicepresidente de China salió y dijo que quiere un pacto”, afirmó Trump.

“Mientras más esperen, más difícil será reponerlo (el acuerdo), si es que se puede reponer”, agregó Trump durante una conferencia de prensa conjunta con el mandatario francés, Emmanuel Macron.

“No creo que tengan opción”, sentenció.

En un tono muy positivo, el mandatario estadounidense recalcó que “empezaremos muy pronto” las conversaciones con Beijing y “veremos qué pasa”, pero enfatizó en que “ellos quieren logran un acuerdo”, algo que consideró “muy importante”.

Por otro lado, días después de referirse al presidente Xi Jinping como un enemigo, Trump colmó de elogios a su par chino dos veces ayer, a quien se refirió como un “gran líder” y “hombre brillante”.

Donald Trump y Xi Jinping. Foto: Reuters
Donald Trump y Xi Jinping. Foto: Reuters (Archivo)

En Beijing, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo que no había sabido de una llamada telefónica entre las dos partes. Desde el Ministerio de Comercio de China, que generalmente publica declaraciones sobre llamadas comerciales, aún no han emitido declaraciones sobre este tema.

El conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo se agravó el viernes cuando Trump anunció gravámenes adicionales a productos chinos por un valor de US$ 550.000 millones, horas después de que China reveló aranceles sobre US$ 75.000 millones en bienes estadounidenses.

El domingo, la Casa Blanca dijo que el presidente lamentaba no aumentar aún más los aranceles. Sin embargo, el mandatario también pareció recular en su amenaza de ordenar a las compañías estadounidenses que salgan de China.

Liu, el principal asesor económico de Xi dijo en una conferencia tecnológica en el suroeste de China, que “estamos dispuestos a resolver el problema a través de consultas y cooperación en una actitud tranquila y nos oponemos resueltamente a la escalada de la guerra comercial”.

La postura de Uruguay

Ayer, en el marco de la presentación de la firma del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés, ver aparte), el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, se refirió a la “guerra” comercial como un momento de “gran incertidumbre”.

En relación al acuerdo recientemente alcanzado y sus implicancias a nivel comercial, el canciller dijo que “en este momento de incertidumbre que se vive desde el punto de vista comercial” el acuerdo tiene una “especial significación”.

Sobre la disputa comercial que mantiene enfrentados a China y Estados Unidos desde marzo del año pasado, el canciller manifestó que en materia de comercio mundial “lo que tiene que prevalecer y lo que importa son las reglas claras en el comercio para que haya un comercio justo”.

Asimismo, Nin Novoa resaltó la importancia de mantener “reglas claras” con el objetivo de evitar “esos desvíos (en relación a los de China y Estados Unidos) que son tan perjudiciales al fin y al cabo, para aquellos que no estamos metidos en esa guerra comercial”.

En esta línea, enfatizó en la importancia de que dos grupos de países puedan concretar un acuerdo en medio de estas tensiones comerciales y políticas.

“Significa un aporte muy importante para la estabilidad del comercio”, indicó el canciller y añadió que los futuros acuerdos comerciales que puedan concretarse serán de igual importancia en este contexto.

Wall Street repunta.

Debido al panorama más optimista en relación al posible acuerdo entre China y Estados Unidos, Wall Street repuntó ayer con los 11 sectores en el referencial S&P 500 subiendo después de que el viernes el índice completó su peor racha de pérdidas semanales. “La sensación de hoy es de conciliación, el presidente está tratando de recular”, dijo Art Hogan, jefe de estrategia de mercado en National Securities en Nueva York.

Negociadores de ambos países tienen previsto reunirse en septiembre en Washington, pero no está claro si los aranceles recíprocos alterarán dichos planes.

Corredores. Las plazas de trabajo se redujeron a casi 177.000, un 6% menos que antes de la crisis.
Bolsa de Nueva York. Foto: Archivo El País.

Sin embargo, la mayoría de mercados de América Latina cerró ayer con pérdidas, debido a la incredulidad de los inversores sobre el futuro de las relaciones comerciales entre las dos potencias. Las declaraciones no lograron apaciguar las aguas y por eso desde el sector privado dudan de que la “guerra” comercial pueda llegar a su fin,

“En nuestra opinión, las tensiones comerciales son más propensas a aumentar que a resolverse”, consideró el equipo de economistas de BNP Paribas. (Con información de EFE y Reuters).

Acuerdo EFTA: Uruguay más beneficiado

Ayer las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores presentaron las características del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés) que es integrada por Suiza, Islandia, Liechtenstein y Noruega.

Según el canciller, Rodolfo Nin Novoa, con la firma del acuerdo se conformará un mercado que tiene 14 millones de habitantes y un comercio que se estima ronda en los US$ 7.000 millones al año.

Si bien el acuerdo fue alcanzado en conjunto con los países del Mercosur, según la embajadora Valeria Csukasi, Uruguay “es el que queda en mejores condiciones por lejos”, si se compara con los otros miembros del bloque.

Para argumentar esto, Csukasi explicó que tanto en Suiza como en Noruega el principal proveedor del Mercosur es Uruguay, dado que del 80% que estos países importan al bloque sudamericano, el 70% proviene de dicho país.

Entre otras cosas, el acuerdo cubre temas arancelarios, compras gubernamentales, comercio de servicios, propiedad intelectual, facilitación del comercio, desarrollo sostenible, competencia, inversiones y defensa comercial. Los productos que ingresarán con tasa preferenciales serán: carne bovina, carne de pollo, miel, vinos, maíz, y aceites vegetales. Al igual que en el acuerdo con la Unión Europea, este entrará en vigencia de forma bilateral.

Sin embargo, las críticas al acuerdo se multiplican en Suiza y una coalición de grupos políticos y de la sociedad civil ya ha anunciado que se opondrá a su ratificación en el Parlamento. El motivo se debe a los incendios que están devastando la Amazonia de Brasil y al temor de los agricultores de ver el mercado de Suiza inundado de importaciones procedentes del Mercosur.

¿Cómo afecta el incendio en la amazonia?
Incendio en la Amazonia el 23 de agosto. Foto: AFP

Los países del G7 acordaron destinar US$ 20 millones para combatir el fuego en la Amazonia. Sin embargo, se encontraron con la respuesta desdeñosa del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien está enfrentado con su par francés, Emmanuel Macron. Sobre cómo puede influir esto en la aprobación del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, dijo que “Brasil está actuando con la celeridad del caso” y enfatizó en que la “situación se va a superar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)