ENTREVISTA

Guillermo Calvo: “El causante de la devaluación china es Trump”

El economista argentino Guillermo Calvo —execonomista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)— descartó que la devaluación del yuan chino sea “manipulación cambiaria”.

Guillermo Calvo, economista argentino. Foto: Archivo El País
Guillermo Calvo, economista argentino. Foto: Archivo El País

-¿Cuáles son los fundamentos en que se basa la depreciación del yuan de esta semana?

-La devaluación del yuan es una reacción típica del mercado cambiario cuando una economía se enfrenta a un aumento de los aranceles sobre sus exportaciones. Por lo tanto, no es necesariamente un resultado de “manipulación cambiaria” como ha dicho (el presidente de EE.UU., Donald) Trump. Él es el causante. Dicho esto, vale la pena notar que el gobierno chino le presta mucha atención al yuan y seguramente ha tenido un rol importante en asegurarse que la devaluación se mantuvo muy acotada y, al mismo tiempo, intentó enviar una clara señal de que están dispuestos a tomar mayores represalias.

-¿Qué efectos tiene esta medida en la evolución de la economía china?

-Mientras la devaluación esté acotada, no creo que los efectos financieros o comerciales negativos sobre China sean significativos.

-¿De qué forma impacta la economía global?

-Impacta en cuanto a que es una amenaza de que el yuan se puede devaluar mucho más aun. Esto último tiene impacto, en primer lugar, en los vecinos asiáticos de la China, porque pueden perder competitividad o estar forzados a devaluar

-¿Cómo golpea el incremento de la volatilidad a los mercados emergentes?

-La mayor volatilidad es tal vez lo más peligroso. Esto es así porque, estas circunstancias, es muy difícil predecir el rendimiento de inversiones en los emergentes, lo que puede resultar en un “frenazo” (sudden stop) en el flujo de capitales hacia esas economías. A pesar del ruido global que ha generado la política de Trump, todavía no han habido frenazos importantes desde que asumió la presidencia. Eso implica que los problemas de frenazos que hemos visto en, por ejemplo, Argentina y Turquía pueden generalizarse y tener impactos mucho más serios.

-¿Qué reacción se puede esperar de parte de EE.UU. y la Unión Europea (UE)?

-Estados Unidos y la UE son muy diferentes. EE.UU. tiene la fuerza del dólar y de una economía que, relativo a la UE, es pujante. Ellos están a cargo de continuar estimulando la guerra con China o buscar soluciones mucho más amigables y productivas. ¿Va Trump a profundizar la guerra comercial? No creo. Más bien, creo que todo esto son fintas para ganar la elecciones presidenciales que se están acercando. Miremos, nomás, las fintas entre Trump y Kim-Jong Un, el presidente de Corea del Norte: de amenazas de destruirse mutuamente, convergieron dándose la mano en la frontera entre las dos Coreas...¡y allí estamos! La situación de la UE es muy diferente. Tienen una moneda en común, el euro, y, realmente, muy poco más -ni aun un sistema bancarios integrado-. Para peor, su economía es débil y el Brexit ha empeorado las cosas. Sus problemas superan a los que se originan en la guerra comercial, pero su debilidad hace que la región sea más propicia a sufrir las consecuencias de esa guerra.

-La estrategia de la Reserva Federal de Estados Unidos y del Banco Central Europeo (BCE) de inyectar liquidez, ¿tendrá un impacto más reducido a partir de la nueva paridad entre monedas?

-Inyectar liquidez fue muy eficaz durante lo que se llamó la crisis financiera global, a partir del colapso del (banco de inversión) Lehman Brothers (en septiembre de 2008), pero dudo que tenga resultados similares en estos momentos. La crisis financiera global produjo una contracción mayúscula de liquidez global, lo que hizo importante que bancos centrales globales (como la Fed y el BCE) pudieran compensar parcialmente esa pérdida de liquidez aumentando el stock de sus monedas (dólares y euros) en forma masiva. Pero ése no es el problema hoy día. Hoy enfrentamos problemas más fundamentales que no se arreglan fácilmente aumentando la liquidez. Los problemas tienen más que ver con temas tecnológicos y de comercio. Para muestra basta un botón: Japón ha estado tratando de solucionar este tipo de problemas desde 1990 sin mayores resultados. A pesar de aumentos masivos de la oferta de yenes, Japón no ha podido recobrar la envidiable energía que mostró antes de esa fecha.

-¿Qué posibilidades existen de avance en las negociaciones entre EE.UU. y China, para evitar un mayor conflicto?

-Por lo que dije anteriormente, creo que hay buenas posibilidades de que este conflicto llegue a buen puerto. Mientras tanto, sin embargo, las economías emergentes deben estar preparadas para un período complicado de alta volatilidad y, ¡ojalá no!, frenazos de la entrada de capitales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)