ENTREVISTA

Guillermo Iglesias: En Antel "estamos abiertos a ser sinérgicos, a lograr acuerdos con quien sea"

En entrevista con El País, el nuevo presidente de Antel, Guillermo Iglesias, habló sobre la necesidad de ser "más eficientes y realistas". 

Guillermo Iglesias
Guillermo Iglesias, presidente de Antel. Foto: Leonardo Mainé.

Guillermo Iglesias es el nuevo presidente de Antel pero su trabajo previo en la empresa como asesor del directorio y gerente de área de Negocios Internacionales, hacen que se autodefina como “de la casa”.

En entrevista con El País, el ejecutivo habló sobre los nuevos modelos de negocios que implementará, la búsqueda de acuerdos con privados y la necesidad de “ajustar el cinturón” para reducir los gastos de funcionamiento y así cumplir con los objetivos del Poder Ejecutivo. A continuación, un resumen de la entrevista.

—¿Cuál es el objetivo estratégico que tendrá Antel durante este período?

—El foco de esta administración es que Antel va a cumplir el rol de ser el actor clave del ecosistema digital de este país. Vamos a vivir desafíos y cambios disruptivos en la transformación digital de este mundo y en Uruguay también. La idea es aprovechar esta capacidad de una empresa que está muy acostumbrada a vivir cambios disruptivos, para ser el apoyo del gobierno, de los actores del mercado y para ser el motor de crecimiento de este ecosistema digital.

—Si bien ya conocía a la empresa, ¿con qué situación se encontró cuando asumió la Presidencia?

—Antel siempre ha sido una empresa sólida, desde todo punto de vista, con un equipo gerencial y de trabajo muy robusto. Por más de que soy de la casa, creo que hay que agradecer el esfuerzo al cual se enfrentó la empresa a la semana de que asumí. Llegué a este cargo con una emergencia sanitaria ya declarada, tratando no solamente de sostener las operaciones para que la empresa siguiera funcionando, sino también en lo que tiene que ver con la forma de sostener las operaciones internas de más de 4.000 funcionarios en forma remota.

—¿Y a nivel financiero?

—La situación financiera de Antel siempre fue saludable, aunque en estos momentos tenemos que ser muy cautos, sobre todo pensando en el futuro corto y en el mediano plazo para el desarrollo de los negocios. En eso es en lo que hay que ser muy responsable y desde mi posición vamos a tener que estar revisando, ajustando y ser muy creativos a la hora de que esa solidez se sostenga y poder encontrar nuevos modelos de negocios que permitan hacer crecer a Antel en esta nueva situación.

—¿Cómo va a ser la “nueva normalidad” para Antel?

—Es claro que a partir de ahora el mercado va a evolucionar más por los cambios que estamos viviendo. La nueva normalidad es cómo los negocios se van a transformar, la vida de nuestros clientes en sus hogares, su movilidad, pero también en sectores productivos. Vamos a hacer foco en acompañar y hacer crecer esa transformación digital de nuestros clientes y del ecosistema digital para monetizar estas inversiones que se han realizado y esa infraestructura instalada.

—¿Cómo se piensa trabajar en acortar la brecha digital aún existente en zonas rurales y otras partes del país?

—Tenemos que hablar de las dos grandes tecnologías que pueden satisfacer esas necesidades. Una es la parte de infraestructura cableada, en el entorno de 1.200.000 hogares tienen hoy conectividad por cable y, por otro lado, tenemos una muy buena cobertura móvil.  En ese sentido creo que la combinación de las dos tecnologías hacen que podamos, de una manera inteligente, seguir invirtiendo para que esas necesidades se vayan cubriendo en el mediano plazo.

—Las líneas de telefonía fija baten récords año tras año asociadas a la banda ancha, ya que Antel exige tener una línea para dar ese servicio, ¿esto va a seguir así?

—Sí, vamos a continuar estos planes de expansión, buscando eficiencias y monetizando esas inversiones que se vayan a seguir haciendo.

—¿Está de acuerdo con que los cableoperadores le compitan a Antel en este negocio de la banda ancha?

—Creo que los ejercicios que se han hecho ya con algunos cableoperadores y con el sector de medios, implican que evidentemente en Antel pueden encontrar no una amenaza, sino un posible socio para poder desarrollar su negocio. Esa es la idea, que se pueda mejorar el servicio al cliente final con la infraestructura actual de los privados y con lo que puede aportar Antel con su infraestructura instalada.

Esto está en discusión parlamentaria y no es nuestro rol ponernos en ese tema. Nos gustaría tener un resultado favorable en el cual la competencia sea sana. Antel está acostumbrado a competir desde los orígenes, en la telefonía móvil, y no hay ningún tipo de problema con eso. La competencia va a ser sana con nuestros competidores y posibles socios para cubrir las necesidades del cliente.

—¿En qué consistiría una ley de telecomunicaciones más “integral” a la que han hecho referencia autoridades del gobierno?

—A lo que aspira Antel es a tener reglas claras y aprovechar sinergias. Sinergias a la hora de invertir para cubrir necesidades de un cliente, y en ese sentido, estamos abiertos a ser sinérgicos, a lograr acuerdos con quien sea para satisfacer mejor la necesidad de los clientes nuestros y de los otros. Creo que en relaciones maduras de competencia no veo ningún conflicto para que eso se pueda lograr.

—El ministro de Industria, Omar Paganini, señaló días atrás que Antel tenía inversiones que no estaban aprovechadas en su totalidad. ¿Está de acuerdo? ¿Cuáles son?

—Sí, estamos hablando de las capacidades comercializables que tiene Antel. Ese aprovechamiento de la capacidad que hoy tenemos y que va a seguir creciendo en función de la demanda, va a ser una forma de monetizar las inversiones ya realizadas y las que se tendrán que realizar a futuro.

"La competencia va a ser sana con nuestros competidores y posibles socios"

—¿Cuánto va a remitir Antel a Rentas Generales?

—Tenemos que ver los impactos reales que se ha tenido sobre todo en estos últimos dos meses que van a afectar las proyecciones de ingresos. Estamos en reuniones permanentes con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) para ser muy cautos a la hora de hacer las proyecciones. Es un equilibrio muy delicado a mantener.

—¿Ya tienen una estimación?

—Sí, va a haber una caída.

—¿Se puede bajar un 15% de sus gastos en funcionamiento como pretende el Poder Ejecutivo?

—Sí, haremos todos los esfuerzos necesarios. Nuestra idea es cumplir al máximo con las propuestas de OPP al respecto de que las proyecciones de ingreso sean razonables, realistas y obviamente lograr eficiencias y ajustes de cinturón que también sean viables para soportar las operaciones.

—¿Dónde ve esos espacios de ajuste?

—En temas operativos. Evidentemente tenemos que trabajar en ajustar las operaciones y ser más eficientes.

—¿Por dónde ve las nuevas oportunidades de negocio?

—En la transformación de los consumos de los clientes finales y en la transformación digital de los sectores productivos. Creo que ese es un objetivo que nos tenemos que poner a nivel país, que la tecnología ayude a alcanzar el crecimiento y madurez de esos sectores.

—¿Que ayude en qué aspectos?

—A transformar su forma de realizar las tareas básicas de su sector, entenderlo mejor, ese es uno de los focos que creo que tenemos que poner todos, e inclusive nosotros, el gobierno, todo el ecosistema, entender mejor al cliente, qué es lo que necesita, cómo es su comportamiento a la hora estar consumiendo contenidos en sus casas, o de estar trabajando en su empresa, y que eso lo beneficie y le permita seguir viviendo.

Muchos sectores, si no afrontan rápidamente un cambio y una transformación digital, podrían verse seriamente comprometidos en sus operaciones a futuro, y Antel creo que puede ser una herramienta clave para apoyar a eso.

Guillermo Iglesias
Guillermo Iglesias, el nuevo presidente de Antel habia sido asesor del directorio anterior. Foto: Leonardo Mainé

—La decisión de que Vera TV no produzca más contenido propio ¿a qué se debe?

—Hay que ser claros. La plataforma que tiene Antel para que un cliente pueda consumir contenidos es una plataforma tecnológica y está a disposición no solamente de Antel si no de posibles modelos de generaciones de ingresos para socios de negocio, está clarísimo.

La producción de contenidos sí evidentemente sería un poco irresponsable desde un punto de vista profesional si no hago lo que sé hacer mejor y dejar a quien lo sabe hacer, desarrollar ese nicho y que encuentre en mí, un socio clave para que ese negocio crezca, esa es la lógica.

—¿No era un negocio significativo la producción?

—No es que fuera una pérdida, lo que digo es que no soy un especialista en eso. Creo que el foco de Antel es hacerse fuerte en lo que ha realizado toda su vida que es el despliegue de infraestructura, la generación de plataformas con orientación al cliente, estamos hablando del cliente que consume contenidos.

Creo que tenemos una herramienta que puede ser aprovechada y monetizada también en acuerdo con terceros, no es una cosa nueva que estemos haciendo a la hora de tratar de potenciar esta plataforma, ya hemos tenido acuerdos con cableoperadores al respecto de la utilización de nuestras infraestructuras, y eso es lo que vamos a buscar: nuevos modelos de relacionamiento, socios de negocio, que cada uno aporte su infraestructura o su mejor capacidad para que el mercado crezca y evidentemente ese sería un beneficio para todas las partes.

¿Qué va a pasar con el Antel Arena y el desarrollo del 5G?
Contrato de concesión, rentabilidad y despliegue enlentecido
El estadio multifunción Antel Arena apuntala la propuesta de la empresa.

—¿Qué función tendrá el Antel Arena en este período?

—Como presidente de Antel no es un tema del que yo pueda hacer un juicio de valor sobre lo que a nivel político se está discutiendo. Actualmente Antel tiene un acuerdo de concesión con la Intendencia de Montevideo por 30 años que tenemos que —mediante un tercero— explotarlo y mantenerlo durante los próximos años. Lo que tenemos que hacer hoy es gestionar ese contrato, lograr ingresos y rentabilidades anuales. Hasta que, a nivel político, se decida un cambio, Antel va a tener que seguir siendo lo que siempre fue, un buen administrador de los contratos que están programados.

—¿En cuánto tiempo estima que se recupere la inversión?

—Ese es un tema que tendrá que estimar el Poder Ejecutivo. Lo que hoy en día Antel tiene que asegurar es que el retorno de ese millón (de dólares) que se está discutiendo en el mercado, se asegure de que sea para cumplir ese objetivo: que la inversión retorne al país.

—El ente también tenía una alianza con la NBA para el Antel Arena y para contenidos. Eso derivó en que Vera diera partidos en directo, se organizara un torneo con un equipo de la división de desarrollo de la NBA, etc. ¿Qué va a pasar con esa alianza?

—Entiendo que las alianzas de auspicios de eventos, contenidos por Vera y todo eso, tendrá que ser revisado en base a lo que va a ser la nueva normalidad. La NBA no está en funcionamiento. Eran contratos de auspicio más que relacionados con las operaciones diarias del Antel Arena, estaremos en estos próximos tiempos analizando todo lo que tiene que ver con estas inversiones, gastos en publicidades o contratos que ya tenemos preestablecidos de valor agregado para los contenidos que se produjeran ahí.

Ese es un tema que es parte de las revisiones internas que vamos a hacer pero a todo nivel, en todas las plataformas. En todos los negocios que está desarrollando Antel tendremos que hacer un análisis profundo de cómo acomodarnos a esta realidad para ser más eficientes.

—El mundo va hacia la quinta generación tecnológica, 5G, ¿tiene desarrollo en Uruguay?

—A nivel global todo el mundo está de acuerdo en que esa es la siguiente generación. El despliegue de esa tecnología va a verse ralentizada probablemente.

—¿Por qué?

—Por la situación económica en la que estamos y porque no hay una aplicación disruptiva que tenga muy claro el modelo de ingresos al respecto.

—¿Qué plazos manejan?

—Vamos a seguir a otro ritmo y ver en estos meses cómo evoluciona. Es que los grandes productores de 5G están reviendo la situación en la que nos vamos a encontrar todos. Hacia ahí vamos pero tenemos que hacer una inversión muy inteligente para que esa tecnología se despliegue. Ser muy creativos y encontrar aplicaciones que nos permitan monetizarla y aprovechar una infraestructura que ya tenemos como es la fibra óptica.

—¿No se pueden superponer?

—No, hay una complementariedad muy clara entre ambos.

—¿Cuál ve que es el desafío para Uruguay en términos de poder hacer ese despliegue?

—Identificar bien las necesidades del cliente. Uruguay está en una situación muy beneficiosa desde un punto de vista tecnológico, por eso es que creo que podemos ser más atrevidos en los futuros tiempos analizando mucho más finamente las necesidades y viendo qué pasos dar para dar ese aporte al crecimiento del ecosistema y satisfaciendo las necesidades, tanto de los usuarios finales en sus hogares o vida personal, como sobre todo en sectores productivos.

—En términos de Data Center y cable submarino, ¿qué resultados y qué potencial tienen?

—A futuro creo que tienen un potencial enorme. Creo que Antel tiene una capacidad de internacionalización muy grande con estas dos inversiones. Somos un ejemplo a nivel regional por la estabilidad del país y por la sociedad por la cual la región y el mundo toma a Uruguay, y en este caso a Antel, con la infraestructura que tiene. Es una fuente potencial de ingresos que creo que hay que aprovechar. Más cuando ahora todo es virtualizado y en la nube, eso hace que la escalabilidad que puede tener Antel para poder exportar o traer desde el exterior servicios para el mercado sea muy alta.

El potencial que tiene esto no es solamente para cubrir necesidades y el crecimiento del ecosistema nacional, sino que también va a ser una plataforma de lanzamiento para lo que se desarrolle en Uruguay y para ser una oportunidad en el exterior. Esa es básicamente la idea de este ecosistema, Antel puede ser una plataforma de lanzamiento de estas soluciones que se encuentren para el mercado uruguayo y ser trasladadas al mercado internacional y también para satisfacer necesidades de uruguayos que necesiten tener plataformas del exterior para cumplir su transformación digital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados