ENTREVISTA

Guillermo Tolosa: "Tensiones muy difíciles de resolver", el mal enfoque en las tarifas y el mejor ajuste posible

En entrevista con El País, el director ejecutivo de Ceres, Guillermo Tolosa, se refirió al debate entre el gobierno actual y el electo por las tarifas, las tensiones que se deben encarar y otros.

Guillermo Tolosa, director ejecutivo de Ceres. Foto: Francisco Flores
Guillermo Tolosa, director ejecutivo de Ceres. Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El ajuste fiscal, la discusión por las tarifas, la competitividad, la reforma de la seguridad social. Son todos temas que deberá encarar el nuevo gobierno y que van a llevar a “tensiones muy difíciles de resolver”, dice el director ejecutivo de Ceres, Guillermo Tolosa. El académico realizó una presentación sobre esos retos y luego mantuvo una entrevista con El País. A continuación, un resumen de la misma:

-¿Cómo observó el debate entre el gobierno actual y el electo por el ajuste de tarifas?

-Está totalmente desenfocado, porque el problema de fondo es que las tarifas no debe fijarlas el Poder Ejecutivo. Esperamos que los políticos no tengan nada que ver con las tarifas, porque eso lo que refleja es que las estamos usando para hacer política impositiva y ese no es el lugar. Países con otro desarrollo institucional, ni hablo de países desarrollados, tienen reguladores fuertes que fijan tarifas en base a lo que es una estructura de costos razonable y con un margen razonable, pero sin ninguna otra consideración, empujando a las empresas públicas hacia la eficiencia, no para usar las tarifas para recaudar o bajar la inflación. Entonces, políticos peleándose por cuánto es el aumento de tarifas, es un tipo de debate que está en el pasado. Debemos movernos a un nuevo lugar.

-Con la reglas actuales de fijación de tarifas, ¿es coherente no ajustarlas en enero viendo el déficit fiscal?

-Está mal enfocado decir si se aumentan las tarifas o no. Se está hablando si se tienen que recuperar con la inflación o no. Bajar las tarifas en términos reales es algo, sea el gobierno que sea, que no se debería poner la carreta delante de los bueyes. Primero uno logra una ganancia de eficiencia y en el proceso que va lográndolo, va bajando las tarifas, no es al revés que primero uno pone la meta antes de iniciar el proceso. Ha habido ganancias de eficiencia en Ancap considerables, recorte de gastos importantes y eso ya se ha traducido de alguna manera. Calculamos que redundó en una caída de un peso en las naftas. Entonces, es un proceso que ya se está dando y que el nuevo gobierno dijo que planea intensificarlo, y a medida que suceda, lo razonable es que empiecen a caer las tarifas en términos reales. Pero no hay que hacerlo antes.

-Un aspecto donde hay consenso entre los economistas es que hubo pérdida de competitividad en los últimos años. ¿Qué medidas de mediano plazo se podrían tomar para mejorar la competitividad?

-La competitividad es un tema clave que hay que atacar. Pero es un tema a atacar desde diferentes ángulos. Primero las tarifas, si las usamos como impuestos encubiertos ese es el peor daño posible a la competitividad, porque asfixiamos a la empresa antes de darle la posibilidad de hacer ganancias. El Estado debe venir a reclamar su cuotaparte una vez que la empresa tuvo ganancia, cuando le ponemos tarifas altas hundimos a muchas empresas a que no tengan ganancias sino pérdidas. En la gobernanza de las empresas públicas y cómo encaramos las tarifas nos va mucho como país, sobre todo para la competitividad. El segundo punto tiene que ver con el Banco Central (BCU) y su política de intervención. Desde el 2014 para acá el país en su conjunto ha ido a contramano de la depreciación importante de las monedas en términos reales. Sacando los últimos meses que hubo factores más puntuales, el peso uruguayo fue el que menos se depreció. Si en los últimos años hubiera habido una política más relajada del BCU la cosa hubiese sido distinta. Hay que ver el funcionamiento del mercado de trabajo, hay que analizar hasta qué punto eso está afectando la competitividad, sin que la solución sea dinamitar los Consejos de Salarios porque nadie quiere eso en este país. Después eso está relacionado también con el tema de un gasto público que tiene mucho margen para mayor focalización para lograr sus metas. En la medida que tenés mucho gasto que no está focalizado eso te genera un nivel promedio de impuesto más alto de lo que debería ser necesario para cumplir las metas. No es un tema de tener un Estado menos ambicioso o un Estado menos musculoso, sino de que para cumplir las metas lo hacés de una forma un poco desenfocada. No solo este gobierno, eso va muchos años para atrás.

-Mencionaba al dólar. ¿Es posible lograr un dólar más competitivo para el sector empresarial sin afectar al consumo, que ya viene estancado?

-No. Las devaluaciones siempre implican una caída del poder adquisitivo de la gente, eso no hay vuelta porque se encarecen los bienes importados que dependen críticamente del valor del dólar y como una parte de la canasta de consumo es importada, por más que no haya ningún traspaso al resto de los bienes necesariamente el poder adquisitivo baja. Es inevitable.

-Pero, ¿no termina siendo una política recesiva dejar subir el dólar, con un consumo estancado?

-Esas son encrucijadas difíciles para el país. En la medida que apostemos a tener una moneda cara eso es positivo para el consumo pero muy malo para las exportaciones. Para tener bases más firmes de crecimiento, este tiene que sostenerse del sector productivo y sobre todo el exportador, que es el que no enfrenta límites y tiene mercados infinitamente grandes para crecer. A través de un enriquecimiento del tejido productivo, se genera un crecimiento en la economía que eventualmente se traslada en consumo que crece sobre bases mucho más firmes. Es una tensión de corto y largo plazo.

Guillermo Tolosa, director ejecutivo de Ceres. Foto: Francisco Flores
Guillermo Tolosa, director ejecutivo de Ceres. Foto: Francisco Flores

-¿El nuevo gobierno va a enfrentar muchas encrucijadas de ese tipo en distintas áreas?

-Sí. Hay cuestiones que involucran tensiones muy difíciles de resolver que el momento de encararlas es al principio del gobierno, si no, no se van a encarar, para mal o bien. Sobre todo esas que tienen que ver con una tensión de corto y largo plazo. La seguridad social por ejemplo, cuando tenés un aumento del gasto en seguridad social del 70% y en infraestructura el crecimiento es cero, eso dice mucho de la orientación hacia el futuro que tenemos como sociedad. El momento de apostar al largo plazo son los próximos dos años, en el sentido que las elecciones están lejos, la coalición todavía va a estar operativa y firme. Hay mucha expectativa de que alguna de estas encrucijadas realmente se encaren. Recordemos lo que fue el gobierno del Frente Amplio (FA) entre 2005 y 2008: fue el momento de mayor vigor reformista, el momento que se entra al gobierno hay que validar la opción popular y hay mucho ímpetu que hay que capitalizar. Es una oportunidad excelente para encarar reformas difíciles como lo hizo el FA sobre todo en esos primeros años. Después siempre se diluye ese ímpetu, pasa en Uruguay y en todos los países del mundo.

-¿Cómo ve la posibilidad de que haya una resistencia a esas reformas?

-Un rasgo de identidad de la política uruguaya ha sido tener una clase política madura. En el 2002 recordemos que el FA fue una oposición madura. El ajuste fiscal, enderezar las cuentas públicas, no debería plantearse en tema de izquierda o derecha, neoliberales versus progresistas, debería plantearse como una política de Estado que todos debemos apoyar por más que habrá momentos difíciles. Confió que, por más que parte se va a usar políticamente, no se va a llevar al extremo de hacerlo muy difícil como pasó en Argentina con la reforma de pensiones de Mauricio Macri que paralizó el país dos días.

-En la presentación de Ceres mencionó que se deberá procesar un ajuste fiscal de aproximadamente 1,6% del PIB. ¿Eso deberá incluir una suba de impuestos? ¿De qué factores depende?

-En el tema de la magnitud hay que tener mucha precisión. Si congelás el gasto discrecional, como el PIB crece hace que el gasto sobre el PIB caiga automáticamente, y eso ya genera parte del ajuste. Decimos 1,6% pero ojo como nos referimos al ajuste, hablamos de recortes de 1,6% del PIB. La carga impositiva de Uruguay es alta para el grado de desarrollo, en segundo lugar lo que está demostrado es que cuando subís los impuestos eso le hace más daño a la economía que cuando bajas los gastos, sobre todo si elegís bien los gastos; tercero eso pasa más cuando tu economía está en un momento débil, si castigás en ese momento el empleador no puede contratar gente, no puede crecer y si todavía le caen más impuestos lo podes hundir. Ahora, también es cierto que cuando vos mirás las experiencias de ajustes exitosos a nivel mundial, los que funcionan mejor y son sustentables en el tiempo son los que tienen 70% de ajuste por el lado del gasto y 30% por el lado del ingreso, es el promedio de los ajustes exitosos. ¿Cuál es el problema con los ajustes exclusivos del lado del gasto? Que son muy difíciles de vender. Desde ese ángulo es posible que en algún momento el gobierno, una vez que se empiecen a introducir estas necesidades de relato o tomar en cuenta la psicología del enojado, pueda hacer un retoque impositivo. Podés explicar esto como una recomposición de impuestos donde subís algunos impuestos para demostrar que estamos todos poniendo el hombro pero por otro lado podés ver la posibilidad de rebajar otros que ayudan más al crecimiento. Es bastante posible imaginar que va a haber algún tipo de retoque impositivo en los próximos años, no necesariamente en el primero, por este tipo de consideraciones.

El resumen de Tolosa

“Al final el motor que realmente genera el crecimiento sostenible son las exportaciones y si no tenés un país competitivo es impensable que vamos a poder seguir creciendo en base a consumo para siempre. No hay otra forma de encarar que sea con medidas con mucha ambición, para realmente darle aire al sector productivo para que pueda volver a tomar la posta del crecimiento económico, que ahora el que tomó la posta es el consumidor desde hace varios años”.

El problema jubilatorio es “gigante”
Foto: AFP

-Habló del desafío de la reforma de la seguridad social. Una de las medidas en el documento de la coalición habla de estudiar la eliminación del IASS. ¿Qué piensa al respecto?

-En el mundo hay tres instancias donde podes gravar el ingreso jubilatorio. Hay países que optan por gravar en el momento que haces la contribución, en el momento que tu pilar de capitalización genera intereses, o en el momento que recibís la jubilación. Solo hay cuatro países en el mundo que nunca gravan, y Uruguay pasaría a ser de ese grupo, lo cual es inusual, justo para un país que es el que tiene el esfuerzo social más grande en cuanto al gasto en seguridad social dado su estructura demográfica. Además, Uruguay es uno de los menos de cinco países en el mundo que indexa su pasividad por salario real, que es una forma muy generosa de actualizar las jubilaciones. Entonces estamos ante una situación de gasto muy grande, de transición demográfica que lo va a hacer aún más grande, un sistema de indexación que también lo hará más grande, y eso combinarlo con una estructura impositiva increíblemente generosa en los estándares internacionales es una combinación explosiva que implica sacrificios muy grande en otras áreas.

-¿Qué variable se debería priorizar en la reforma de seguridad social: edad de retiro o tasa de reemplazo? ¿Se debería discutir el sistema incluyendo las cajas paraestatales?

-Sobre lo último, la Caja Militar explica cerca del 1% del PIB de déficit, entonces si vos tenés un problema fiscal que resolver y no encarás lo que representanta 1% del PIB de déficit es complicado. El déficit del sistema de seguridad social en total sin incluir las transferencias del IVA es cerca de 7% del PIB, y ha explicado un deterioro de la situación fiscal en los últimos años que representa más de 1% del PIB. No podes encarar el problema sin un encare equitativo a todo el sistema. El problema es grande, gigante, hay que encararlo, pero cómo le explicas a la sociedad que algunos jubilados sí y otros no serán afectados, hay un tema de justicia muy básico y hoy hay mucha sensibilidad en el mundo por la cuestión de la justicia, hay que tener cuidado con eso. Por eso, creemos que es inevitable un encare holístico. La respuesta genérica es si tenemos que empezar a inducir a que la gente se retire más tarde, si uno ve la comparación internacional en Uruguay la edad de retiro (60 años por ley, 63 años en promedio efectiva) es relativamente baja para un país con este nivel de ingresos. Hay margen para generar más incentivos para que la gente se retire más tarde. Si alguien quiere retirarse a los 60 démosle la oportunidad, pero para el promedio atrasémoslo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)