ENTREVISTA

Gustavo Delgado: “Existió siempre margen para evitar el incremento de tarifas”

Director de Antel dice que los clientes pagan por los números del Estado.

Gustavo Delgado, director de Antel. Foto: Fernando Ponzetto
Gustavo Delgado es director de Antel en representación del Partido Nacional Foto: Fernando Ponzetto

En 2010 asumió como director de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) y en junio de 2015 se convirtió en director de Antel en representación del Partido Nacional. Hincha ferviente de Peñarol y de Urunday en basquetbol se define como un “blanco wilsonista”.

De su asunción como director en Antel ya pasaron cuatro años y sobre su rol en el ente, Gustavo Delgado cree que integrar el directorio “es una satisfacción y un desafío que trae consigo la responsabilidad de representar a la oposición”. A continuación un resumen de la entrevista que Delgado mantuvo con El País.

-¿Cuáles fueron los objetivos que se planteó al asumir como director de Antel?

-La toma de decisiones pero también participar en los procesos, gestionar y controlar. No en un rol de director pasivo, sino todo lo contrario. El enfoque fue preservar aquello que era fundamental para el funcionamiento de la empresa y redireccionarla hacia aquellos rumbos que debe recorrer una empresa de telecomunicaciones.

-¿Cuáles de esos objetivos cree que se pudieron lograr?

-Lo fundamental fue estabilizar los números de la empresa, había aspectos que eran necesarios corregir y si bien eso se logró bastante, existe la necesidad de seguirlos mejorando.

-¿Cuáles no se pudo lograr?

-Creo que hay áreas de la población, sobre todo rural, que aún no tienen la cobertura que debería tener. Se ha ido avanzando pero todavía no se ha alcanzado. Hay alrededor de 30.000 uruguayos que aún no tienen cobertura LTE en sus hogares mientras que en las capitales hay fibra óptica y LTE de primer nivel.

-¿Qué proyectos ha impulsado usted en Antel?

-Fundamentalmente la comunicación interna y externa de Antel, lograr que la empresa trabaje haciendo foco en la atención al cliente. Así como también encarar la incorporación de nuevas áreas de negocio que no estaban siendo debidamente explotadas.

-¿Con qué situación financiera se encontró al llegar a Antel?

-La situación no era la mejor, era muy delicada. La empresa había tenido en 2014 un déficit de caja de US$ 275 millones y no era por un tema de cantidad de inversiones porque el margen de ganancia ya venía en caída desde 2010 y se terminó de desplomar en 2014, ese fue un año que arrojó números complicados para Antel.

-¿A qué estaba asociado ese déficit si no se correspondía a las inversiones?

-Realmente hubo un gasto importante, hubo una gestión que no estaba enfocada en los aspectos que debía mejorar para revertir esa cantidad de gasto. Hoy estamos en números normales, comparables a cualquier empresa de telecomunicaciones. Se logró contener la situación económica, financiera y se logró reducir el gasto sin resentir la calidad de los servicios.

-Uno de sus objetivos fue el de poder invertir con precisión, en el caso del Antel Arena ¿considera que esto fue así?

-Creo que esa obra debió ser encarada por la Intendencia de Montevideo, no era para ser encarada por Antel. Con ese dinero se pudo haber avanzado mucho en brindar más cobertura a áreas del país que hoy no la tienen. Pienso que si Antel iba a gastar ese dinero, lo tendría que haber dirigido al centro de su negocio y objetivos.

-¿No cree que era necesaria su construcción?

-No le correspondía a Antel hacer una valoración de si era necesaria la construcción o no. Genera asimetrías porque es una obra para la ciudad de Montevideo y Antel es una empresa de todo el país, ellos tienen que evaluar si se requería un centro de esa naturaleza.

Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.
Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.

-El costo final del Antel Arena va a terminar siendo en el entorno de los US$ 95 millones sin contar IVA ¿por qué salió más de lo previsto?

-No conozco cómo fue que se procesó el cálculo del costo de la obra, sin saber eso es difícil determinar por qué fue equivocado inicialmente y por qué terminó saliendo el doble.

-¿Cómo está diseñado el plan de pago?

-Antel ya lleva prácticamente más de la mitad del costo de la obra pago. Una parte muy menor se pagó durante el período anterior, US$ 58 millones a través del fideicomiso y el resto lo tuvimos que afrontar en este período. Antel va a terminar de pagarlo entre este año y el que viene.

-Ya han pasado casi siete meses de su inauguración ¿cómo evalúa el funcionamiento del complejo desde el punto de vista de los ingresos?

-Esa evaluación la vamos a poder hacer con certeza cuando lleve 12 meses de funcionamiento real. Todavía es muy pronto para definir si está resultando positivo o no desde el punto estrictamente de los ingresos.

-¿Pero no hay resultados preliminares que puedan adelantar esa evaluación?

-No, todavía no. Tendremos que esperar y hacer el cálculo completo para tener una idea nítida de qué es lo que está pasando. Antel va a un porcentaje importante de los espectáculos pero hay que ver al final qué es lo que queda de eso.

-A principios de este año Antel volvió a incrementar las tarifas luego de haber estado un tiempo considerable sin hacerlo, ¿a qué se debió esa decisión?

-La decisión de la suba de tarifas la termina tomando siempre el Poder Ejecutivo. Nosotros nos opusimos porque creemos que el precio de los servicios no puede ser el renglón último de ajuste de los números del Estado.

-¿Quiere decir que el cliente pagó por el déficit fiscal creciente?

-Sí, quiero decir que lo pagó el cliente. Nos opusimos a todas las subas durante todo el período porque consideramos que existió siempre margen para que no se dieran las subas. La empresa factura US$ 1.000 millones al año, tiene un margen interesante de ganancias y creo que había forma de evitar los incrementos de tarifas.

-¿Hay planificado un nuevo aumento?

-No. Eso se discute sobre fines de año, todavía no se habló de eso.

-¿Qué cree que puede pasar?

-No lo sé, es una decisión que termina siendo más política que económica.

-En términos de facturación ¿cuál es la unidad de negocios más significativa?

-Hoy es la venta de datos. Cambió totalmente y en poco tiempo el perfil de la empresa.

-Con las nuevas tecnologías, ¿hubo una pérdida o un corrimiento del negocio?

-Hubo un corrimiento del negocio, no significó una pérdida porque Antel siguió facturando en el entorno de US$ 1.000 millones, no hubo una caída, se compensó uno con otro.

-¿Cuáles son los desafíos de Antel hacia el futuro?

-Tenemos que enfocarnos en sumarle valor agregado a la conectividad, ir hacia nuevas tecnologías y estar permanentemente en la búsqueda de nuevos negocios. Tener un cable submarino y un Data Center como el que tiene Antel le permite a esta empresa tener un sistema sobre el cual explotar otro tipo de productos que den un retorno.

“Una decisión que era imposible no tomar”

Entre los desafíos que Antel deberá enfrentar en el futuro, Delgado mencionó que la empresa “está obligada a diversificar su cartera de negocios”. Hasta el momento, Delgado considera que Antel “lo viene haciendo muy bien” y dijo que ir hacia la convergencia de tecnologías y nuevos negocios fue “una decisión que era imposible no tomar”. Al respecto mencionó que si Antel no hubiera diversificado su cartera de negocios ”estaría condenada como empresa de telecomunicaciones”. Sobre cómo diversificar los negocios sin perder eficiencia, Delgado indicó que Antel “ha estado obteniendo buenos resultados”, empero que debe seguir trabajando en rentabilizar los nuevos negocios. “Antel está preparada para los desafíos del futuros”, concluyó.

“Actualmente en Antel trabajan 7.200 personas”
“En 2014 fue cuando se contrató mayor cantidad de personal”
Antel

La cantidad de empleados que trabajan en empresas públicas suele ser uno de los aspectos más criticados de las compañías del Estado. Sobre este punto, Delgado informó que durante la actual gestión de Antel, el número de empleados se ha ido reduciendo “de forma significativa”. Al respecto, mencionó que “actualmente en Antel trabajan 7.200 personas”, si se tiene en cuenta a los funcionarios del ente más sus subsidiarias.

Respecto a esta cifra, Delgado indicó que si bien aún es un número significativo y que dista de las 5.200 personas que trabajaban en el ente en 2005 dijo que la empresa sigue trabajando en mejorar ese número.

En relación a cuándo fue el año que registró un pico en la contratación de recursos humanos, Delgado manifestó que “en 2014 fue cuando se contrató mayor cantidad de personal, volvemos a ese año clave”, al emplear a 8.100 trabajadores.

“Es una empresa importante para el país, esos funcionarios en su gran mayoría son personas altamente calificadas”, expresó Delgado y añadió que su intención es que “todos formen parte de un ambiente que sea amable” con el fin de que eso se traslade a los clientes y puedan mejorar la relación empresa-personas. “Ahí hemos puesto mucho el foco y ya veremos los resultados”, señaló.

Respecto a los empleos eliminados durante su gestión, Delgado indicó que no se procedió al despido de personas, sino que se optó por no cubrir las vacantes que se iban generando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)