¿Los trabajadores al mando?

Ahora hay inversores interesados en comprar Motociclo

Inversores nacionales y extranjeros exploran compra en bloque de la empresa que podría incluir a los trabajadores que quedan en Motociclo. Por otro lado, empleados de la empresa Tenent, que también está en concurso de acreedores, proponen un proyecto de autogestión.

Motociclo. los locales tienen a la venta la poca mercadería que les queda, porque los proveedores les cortaron las ventas a la empresa. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Desde 2017 al cierre del mes pasado hubo 163 empresas que solicitaron el concurso de acreedores por problemas económicos y pasaron a ser administradas por un síndico que en coordinación con la Justicia define el procedimiento para liquidar los bienes y pagar a los acreedores.

Entre los casos más resonados de empresas en esta situación aparecen Motociclo, una famosa importadora de mercadería con locales de venta al público en todo el país, y Tenent, una avícola que faena y vende pollos en el mercado.

Al haber solicitado el concurso en una fecha similar, ambas están en el proceso en que el síndico valúa sus activos y tiene 90 días para enviar un informe al juez, para así concretar la liquidación de los bienes. Aquí es donde sus caminos parecen bifurcarse, ya que mientras hay interesados en una compra en bloque de Motociclo, los trabajadores de Tenent formaron una cooperativa e iniciaron contactos para emprender un proyecto de autogestión.

Desde octubre Motociclo redujo su estructura por decisión del síndico: pasó de 23 a 10 locales en todo el país (la mayoría de los cierres se produjeron en tiendas del interior) y se definió cesar a unos 170 trabajadores, que accederán por cuatro meses al subsidio por desempleo. El dirigente de Fuecys (sindicato del comercio), Carlos Baiz, informó a El País que "ya se procesaron 130 envíos al seguro de paro" y los casos restantes se concretarán "en este mes".

Gabriel Ferreira, síndico a cargo de Motociclo, dijo a El País que ya hubo contactos "con inversores interesados en la continuidad de la empresa", tanto de carácter nacional como del exterior. Por eso se mostró "optimista de que se encuentre una solución, al menos a parte de la problemática" con la venta de "buena parte de los activos" de la compañía.

Consultado sobre si esa posible operación incluiría a la plantilla laboral, señaló que "no está definido" pero es parte de las conversaciones con los interesados y "cabría la posibilidad de que una venta en bloque fuera además con una determinada cantidad de personal".

También Ferreira aclaró que el comprador "no tiene ninguna responsabilidad respecto de los pasivos" contraídos, y es la sindicatura quien decide la distribución del dinero según la ley de concursos. Tienen prioridad para cobrar los trabajadores, pero al sindicato le preocupa que la mayoría de los locales están embargados al ser garantía de préstamos bancarios.

Motociclo tiene deudas contraídas con seis bancos que suman US$ 34,43 millones —créditos en pesos por el equivalente a US$ 21,04 millones y en dólares por US$ 13,39 millones— y tal como informó El País la semana pasada, ya pasaron a pérdidas casi la mitad.

Por los embargos existentes, el sindicato pretende "una garantía" que asegure el cobro de los créditos laborales y propuso al síndico que las ventas en los locales abiertos tengan ese fin y se coloquen en una cuenta bancaria que pueda ser monitoreada por los trabajadores.

Hoy habrá una nueva reunión entre Fuecys y Ferreira, quien dijo que "hay sintonía para buscar que con la caja se aseguren los egresos", pero no confirmó que vaya a aceptarse la propuesta del sindicato.

Para tener nuevos productos que ofrecer al público, el administrador de Motociclo decidió vender al por mayor parte de los contenedores retenidos en el puerto y usar ese dinero para pagar impuestos y otros cargos que permitan sacar más mercadería retenida para comercializar en los locales.

Autogestión.

La situación de Tenent parece más compleja en parte por el sistema de trabajo que tenía, donde empleaba de forma directa a unas 120 personas en la planta frigorífica —fueron enviados al seguro de paro— pero si se cuentan los productores y la distribución se llega a más de 500 empleos.

A su vez, los façoneros que criaban pollos para la avícola denunciaron la muerte de unas 80.000 aves porque la empresa dejó de proporcionar las raciones, informó El Observador.

Una delegación de la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica) y del sindicato de Tenent acudió la semana pasada a la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados. Solicitaron que se extienda el seguro de paro a varios trabajadores, cuestionaron que el propietario Miguel Fernández siga "mandando" en la empresa y anunciaron el proyecto de autogestión.

Ariel Yakes del Foica explicó que del diálogo con los trabajadores surgió la idea de "mantener la unidad productiva" y "formar una cooperativa".

"Tenemos los créditos laborales para hacer el emprendimiento; hemos estado hablando con los trabajadores rurales, con los de distribución y con los operarios del frigorífico y a todos nos interesa", agregó.

La dirigente sindical Marilyn Mingroni dijo que "a sabiendas que no es tan sencillo como puede parecer (la autogestión), entendemos que no debemos conformarnos con quedarnos todos sin empleo y queremos apostar a algo más". Por eso solicitó el apoyo a los legisladores, y anunció que mantendrán contactos con el Fondo para el Desarrollo (Fondes), organismo de gobierno que entre otras cosas presta fondos a los emprendimientos autogestionados.

Según dio cuenta El País, Tenent mantiene un pasivo de unos US$ 8,2 millones y su concurso involucra a cuatro sociedades que arrastran deudas comerciales, salariales y fiscales, así como demandas laborales.

Suspenden más de 1.300 cuentas

Según la información que proporcionó a El País la Liga de Defensa Comercial (Lideco), hasta septiembre hubo 74 empresas que solicitaron el concurso de acreedores en 2018, contra 89 que lo hicieron en el mismo período del año pasado. Por otra parte, en los 12 meses a agosto se suspendieron 1.368 cuentas bancarias por emisión de cheques sin fondo, y 476 cuentas fueron clausuradas. Ambos registros bajaron (-16% y -13% respectivamente) en la comparación con el año móvil previo (septiembre 2016-agosto 2017). Se procede a la clausura de una cuenta bancaria en los casos que la emisión de cheques sin fondos es repetida y puede extenderse por el plazo de uno o dos años; previamente se aplica una suspensión por seis meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)