marítimas

Hito Sayago: gas licuado y polo logístico

Gracias a la regasificadora tendremos un canal a 13 metros y un gran puerto de ultramar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marítimas.

Tenemos dos temas para hoy: sumar algunos comentarios que nos punzaron de la entrevista efectuada a la empresa uruguaya Gas Sayago, y detalles de la visita que hicimos al predio de Puntas de Sayago donde se ubica el obrador de la regasificadora, cuyo horizonte, visto por la ANP, es convertir esa área de 100 hectáreas en un polo logístico portuario para descongestionar la presión sobre el puerto de Montevideo.

Y para comenzar nos hemos inspirado en el Canal de Panamá. Hace tiempo que venimos leyendo información histórica sobre la primitiva construcción del Canal de Panamá, focalizándonos en las importantes obras de su reciente expansión que se proyectaron en el 2007 a un costo de 5 mil millones de dólares y que finalizarán recién el próximo año y no en el 2014 como estaba previsto. Hubo retrocesos y desencuentros con los constructores. No sorprende entonces enterarse de los numerosos fracasos empresariales ocurridos a lo largo del proceso, frustraciones que han hecho incluso modificar los proyectos originales no una, sino varias veces hasta la renuncia de las empresas superadas por los hechos. Pero el proyecto en ambas situaciones siguió siempre adelante porque se confió en sus bondades y hubo hombres que supieron ver el futuro.

Y la conclusión es que son emprendimientos muy grandes, complejos, comprometidos con las inevitables fallas humanas y circunstancias cambiantes, y esto lo extrapolamos con la construcción de la terminal uruguaya regasificadora, proyecto en el que participan y se asocian intereses uruguayos, franceses, belgas, coreanos, chinos, japoneses y brasileños. Estos últimos, como se sabe, no fueron muy puntuales y cristalinos a la hora de los compromisos. Pero acá, al igual que los panameños, estamos buscando las soluciones que ocupen los lugares vacíos y seguramente errores dejados por otros; por cierto que no es tan imposible, sobre todo en el caso de nuestra regasificadora que, como lo afirmaron sus directivos en una entrevista que les hicimos, en el proyecto “no habra marcha atrás”.

Una de las tantas cosas que nuestra larga vida nos ha enseñado, sumada a la lectura anglosajona de lo que sucede en el mundo, sobre todo en la industria del mundo marítimo, es que más que la incidencia empresarial humana en llevar a cabo sus grandes proyectos, la fuerza no está en sus humores y jugos gástricos, sino en la calidad de los proyectos que contemplen -lucro y medio ambiente incluidos- que si son buenos (los proyectos) tendrán el apoyo de las fuentes de financiamiento. Luego se encuentra al buen y confiable constructor dueño del adecuado know how. Y las fuentes de financiamiento son los bancos del mundo, con mayúscula. Estos van desembolsando los montos según el avance de las obras, y este es un patrón universal. Aquí estamos hablando de la inversión. No son las empresas quienes ponen el dinero sino los bancos, que en muchos casos son de las empresas. La otra parte de los negocios es el contrato que firman las partes con garantías y multas. Todo el mundo las tiene y las cumple, desde los países ricos y avisados hasta los países emergentes que necesitan de ellos.

En el caso de nuestra regasificadora, Gas Sayago, toda la inversión se realiza para la construcción de la escollera, los muelles y barcos sin que la empresa uruguaya esté comprometida a pago alguno hasta que el operador logre concluir la obra y esté en condiciones de brindar el servicio. Pudimos ver bienes y partes estacionados en el obrador de Puntas de Sayago, donde la ANP concedió un espacio de 20 hectáreas para que funcione como obrador. Y otro ítem no menos destacable, es que los técnicos uruguayos de Gas Sayago por su profesionalismo luego de años de gestiones, han adquirido los conocimientos del mundo en estos asuntos, por lo que serían capaces de llevar adelante esta obra por administración directa.

VISITA ANP.

Los bienes, equipos y partes allí estacionados los hemos visto en una extensa recorrida por el predio a invitación de la ANP y guiados por el ingeniero Osvaldo Tabacchi, asesor de Presidencia, de Waldemar Lambach y de Richard Gonzalez, jefe y subjefe respectivamente de lo que se llama Puerto Logístico Punta de Sayago. Allí hemos visto cientos de tubos de hierro de unos dos metros de diámetro y 55 metros de extensión que serán clavados en el área marítima a cinco metros en el fondo basáltico de nuestro suelo, luego a veinte metros en el barro duro, encima vienen quince metros de agua y sobre todo eso levantarán los dos muelles de hormigón. Los tubos van rellenos de hormigón. La escollera tendrá un largo de unos 1000 metros y se dragó a menos 32 metros; la arena es del Banco Arquímedes, arriba de esta arena irán camadas de piedras de roca de distinto tamaño, desde una suerte de pedregullo aunque más grueso, hasta piedras bien grandes. Encima van los acrópodos que son unas piezas rompeolas de hormigón, de las que hemos visto unas 3.500 de las 18 mil proyectadas, cada una de las cuales pesa 7 toneladas. Hay cientos de tubos de hierro de 55 metros de extensión (los pilares), de los que, según supimos, se han proyectado colocar 550 aunque puede haber cambios técnicos que hagan variar este número. Un punto que conviene aclarar es que en Puntas de Sayago, donde está ahora el obrador, tendrá como destino final programado por la ANP, como dijimos, establecer un polo logístico portuario para dar oxígeno al limitado puerto de Montevideo, cuyo expansión ya está comprometida.

Hay un pequeño puerto donde ahora están operando las embarcaciones para llevar a cabo la obra marítima de la regasificadora que dispone de unos 4,5 metros de profundidad. Aquí se construirá en algún momento el gran puerto a 13 metros de profundidad. O sea que el viejo Frigorífico Nacional, una industria de chimeneas, ahora se transformará en un centro logístico. Ya está instalado Lobraugh con tres naves de espacio donde ya tiene mercaderías depositadas; enfrente está Bon Port en una etapa de reciclaje con 1,5 hectáreas de superficie, y hay otra empresa (ATM) que pronto comenzará a depositar los autos cero kilómetro donde tiene concedido un espacio muy amplio.

IMÁGENES.

Arriba desde la izquierda: Emilio Cazalá, Ing. Osvaldo Tabacchi, Waldemar Lambach y Richard González Plaser. En la segunda foto se ve el puerto de apoyo en Sayago sirviendo al obrador y ejecución de obras marítimas; debajo se observa la hermosa foto del área marítima donde se están hincando los pilares, en el sitio en el que se ven grúas y martillos neumáticos es donde se levantarán los dos muelles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)