CONFLICTO

Temer ordenó a fuerzas federales desalojar rutas bloqueadas por camioneros

El presidente de Brasil, Michel Temer, autorizó este viernes el uso de "fuerzas federales de seguridad" para despejar las carreteras bloqueadas desde hace cinco días por una huelga de camioneros.

Protestas en Brasil por precio de los combustibles. Foto: AFP
Temer ordenó a fuerzas federales desalojar rutas bloqueadas por camioneros

"Accioné a las fuerzas federales de seguridad para desbloquear carreteras", dijo Temer al día siguiente de alcanzar un acuerdo con camioneros.

"Muchos camioneros están haciendo su parte, pero desafortunadamente una minoría radical ha bloqueado carreteras impidiendo que muchos camioneros lleven adelante su deseo de atender a la población", afirmó el presidente en una breve comunicación desde el Palacio de Planalto, en Brasilia.

Los bloqueos de los camioneros en varias regiones de Brasil continúan hoy viernes, por quinto día consecutivo, a pesar de la tregua a la que llegaron en la noche de este jueves con el gobierno de suspender la protesta durante 15 días, a cambio de un posible "impuesto cero" para el diesel y otras concesiones.

En el acuerdo al que llegaron en la noche de este jueves el gobierno y los representantes de los camioneros, Petrobras amplió la reducción del 10% en el valor del diesel en las refinerías a 30 días y el gobierno se comprometió a eliminar por lo que resta de 2018 los impuestos a ese combustible, que suponen casi 50 % de lo que pagan los consumidores.

Los camioneros se comprometieron a levantar el paro a partir de este viernes, aunque aún se desconoce durante cuánto tiempo será sentido el fuerte desabastecimiento que han provocado durante la huelga.

No obstante, la decisión de suspender la paralización no fue unánime. La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), que representa a 700 mil trabajadores independientes (casi un 40 % del sector), rechazó la propuesta y su presidente, José Fonseca Lopes, dijo que continuará en la huelga.

“Perjudica al consumidor, importador y exportador”

La Unión de Exportadores de Uruguay expresó que la situación es "preocupante" y perjudica el comercio bilateral.

La gerenta general, Teresa Aishemberg, dijo a radio Monte Carlo que "todo comercio bilateral con Brasil es importante. El año pasado vendimos 1.178 millones de dólares y en lo que va del año estamos en 429 millones de dólares en exportaciones".

Y agregó que el paro de estos camiones que se encuentran en la frontera perjudica principalmente por los que están, "cargados de productos perecederos", dijo. "Perjudica para un lado y para el otro", explicó, porque está el tema de la cadena de fríos en lo que refiere a lácteos y otros productos perecederos, y también en lo que respecta la cadena logística, en productos como plásticos y autopartes.

Aishemberg dijo que la tregua a la que se llegó anoche supone unos 15 días para negociar, pero que el asunto “va a demorar en arreglarse”. Y dado a que “los camiones están demorados, eso va a perjudicar al consumidor, al importador y al exportador”.

En Uruguay, un relevamiento realizado por El País con habituales exportadores e importadores de carnes, mostró ayer que había cuatro camiones que esperaban para cargarse con carne bovina uruguaya que van hacia el norte de Brasil, San Pablo y Rio de Janeiro. 

La situación se agrava en todo Brasil

Al comienzo de la jornada de este viernes, la Policía de Carreteras informó que no se había registrado ninguna desmovilización de puntos de manifestación de camioneros en las carreteras en el país.

Las principales ciudades del país continúan sin combustibles y con una considerable baja en el servicio de transporte público y en la oferta de alimentos perecederos.

En Brasilia, Sao Paulo, Río de Janeiro y Recife, durante toda la madrugada y al comienzo de la mañana de este jueves, conductores particulares hacían largas filas para abastecer sus vehículos en los pocos puestos que mantienen reservas de combustible.

Aeropuertos como el de Brasilia ya anunció que no tiene como abastecer los aviones y solo permite aterrizar a aquellas aeronaves que tienen combustible para continuar sus vuelos.

Escuelas y universidades, públicas y privadas cancelaron las clases este viernes y la reducción del transporte público se redujo a la mitad en casi todas las ciudades del país.

El desabastecimiento de alimentos perecederos como frutas, verduras, hortalizas, productos lácteos y carnes frescas es otro de los efectos de la huelga de camioneros.

En las centrales de abasto de las principales ciudades del país escasean los productos y los estantes de los mercados están prácticamente vacíos. Productos como la papa, han triplicado su precio.

En esta quinta jornada, en que la huelga debería haber acabado pero aún continúa, la situación se agrava progresivamente en todo el país y las pérdidas económicas por el paro camionero aún se desconocen.

(Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)