ENCUESTA

¿Qué impacto económico prevén las empresas uruguayas por el coronavirus y una eventual cuarentena?

El Centro de Innovación en Organización Industrial (Cinoi) realizó un relevamiento que abarcó a más de 500 empresas de distintos tamaños.

Local anuncia el cierre temporal por la crisis del coronavirus. Foto: Fernando Ponzetto
El comercio y la industria son los sectores que sufren mayor afectación por la llegada del coronavirus al Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los impactos del coronavirus en la economía uruguaya se sienten desde el primer momento. Industrias detenidas o con baja actividad, comercios cerrados, envíos al seguro de paro y la incertidumbre de no saber hasta cuando continuará la emergencia sanitaria. De hecho, solo un 16% de las empresas consultadas -en una encuesta que hizo el Centro de Innovación en Organización Industrial (Cinoi) de la Universidad de Montevideo- cree que no le afectaría una cuarentena obligatoria, y la mayoría de las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) ya están previendo un impacto económico, en especial en su liquidez.

El País accedió a los resultados preliminares del relevamiento del Cinoi, que obtuvo hasta el momento 542 respuestas de empresas nacionales.

De allí se desprende que la mayoría no estaban preparadas para que toda su plantilla realice teletrabajo (ver aparte), que casi la mitad estiman un “alto impacto económico” por el coronavirus y que hasta las industrias grandes (con más de 100 empleados) esperan una afectación de su liquidez.

Una de las preguntas a las empresas fue: “¿Qué impacto económico estima que tendrá el coronavirus en su empresa?”. Un 46,1% señaló que será alto y un 38,8% lo evaluó como “mediano”. Solo un 14,6% dijo que la emergencia sanitaria no tendrá impactos en su firma.

“En las empresas encuestadas se teme por el efecto que tendrá la expansión de la pandemia en la economía local y mundial”, repasa el informe del Cinoi. También destaca que el mayor efecto que prevén los empresarios “se origina por los clientes, ya que prevén que disminuya la demanda y que sus clientes tengan dificultad para hacer los pagos”.

De los sectores que abarcó el relevamiento, “los más comprometidos” son industria y comercio. En estos rubros, “un 67% estima que esta crisis tendrá un impacto grande en sus empresas”, lo que puede atribuirse a que “ante una cuarentena obligatoria el 44% de las empresas de industria y comercio deberán cerrar y el 46% deberán dejar de realizar sus principales actividades”.

Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.
Fachada del BPS. Foto: Francisco FLores.

En esa línea, otra de las preguntas de la encuesta fue: “¿Cuánto crees que afectaría hoy al funcionamiento de tu empresa una cuarentena obligatoria por el coronavirus?”. Apenas un 16,6% cree que no tendría problemas porque “se pueden realizar todas las tareas de forma remota”.

Un 21% respondió que la empresa debería dejar de funcionar, un 27,1% manifestó que con la cuarentena obligatoria “reduciría drásticamente las principales actividades de valor” y un 35,2% previó que se reducirían parcialmente varias funciones pero la compañía “seguiría realizando las principales actividades de valor”.

Al respecto, el Cinoi detalló que “como mayor obstáculo para el funcionamiento remoto se identificó que las principales actividades de valor de la empresa deben realizarse en forma presencial”. Esto ocurre con tareas como “la interacción directa con el cliente, la entrega de mercadería o actividades en la agricultura y en la producción en industrias manufactureras”.

Otros obstáculos mencionados por las empresas fueron: “que la documentación esencial está en papel o que solo se puede acceder desde el lugar de trabajo”, “la falta de tecnología adecuada” para implementar el teletrabajo, “trabas culturales” y “problemas para garantizar la seguridad informática”.

Un posible efecto del coronavirus es la falta de disponibilidad de materias primas para producir. Sin embargo, un 81% de las empresas dijo no tener problemas de abastecimiento, aunque sí varias dijeron estar tomando medidas al respecto.

“Varios encuestados señalaron que ya habían realizado compras anticipadas y aumentaron su stock, particularmente aquellas que necesitan insumos del exterior, al haber visto el avance de la pandemia en el mundo en los meses anteriores. Otros declararon haber fortalecido la comunicación en toda la cadena de suministros u optado por proveedores alternativos”, explica el Cinoi.

Contenedores en el Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País
Contenedores en el Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País

Otra consulta fue acerca del impacto que tendrá el coronavirus en la liquidez (capacidad para hacer frente a sus obligaciones financieras) de la firma. Las que tienen hasta cuatro empleados son las que esperan más afectación: un 51% que dijo será alto el impacto, un 30% mediano y un 19% bajo.

En las empresas que tienen entre cinco y 19 empleados, un 45% estimó un impacto alto, un 38% mediano y un 17% bajo. A su vez, las que cuentan con entre 20 y 99 trabajadores, mayormente prevén un impacto mediano (42%) -un 40% respondió que será alto y un 18% bajo-. Mientras que en las compañías con más de 100 empleados un 54% cree que sufrirán un impacto mediano, un 28% alto y un 19% bajo.

¿Cuántas había listas para el teletrabajo?
Trabajo remoto, trabajo a distancia, home office, mujer trabajando en su casa. Foto: Archivo El País.

Martín Tanco, director del Cinoi -que funciona dentro de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Montevideo-, explicó a El País que la encuesta se hizo en el marco del proyecto +Digital que ayuda a la digitalización de las pymes y es financiado por la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE). “Los resultados confirman nuestras sospechas: las pymes no estaban preparadas para esta situación y el impacto va a ser cada vez mayor a medida que empiece a extenderse en el tiempo la pandemia”, expresó.

En línea con lo dicho sobre la preparación de las empresas, una de las preguntas del relevamiento fue: “¿Qué tan preparada estaba su empresa a comienzos del 2020 para el trabajo remoto?”. Un 27,5% indicó que no tenían ninguna preparación y solamente el 18,5% dijo que tenían implementada “la posibilidad para todos los trabajadores de hacer trabajo remoto”. Las restantes respuestas se reparten entre un 29% que expresó que algunos empleados tenían la opción de trabajar desde sus casas, un 16,6% que sostuvo que “en circunstancias excepcionales se permitía el trabajo remoto” y un 8% que señaló que “estaban buscando formas para implementarlo” previo a la llegada del coronavirus.

El informe del Cinoi repasa que el 64,2% de las empresas tenían a comienzos de 2020 la posibilidad de trabajar de manera remota, “por lo menos para ciertas tareas y en determinadas condiciones”. Pero en varios a pesar de tener “la tecnología necesaria, solo se usaba para dar flexibilidad a sus funcionarios y en ocasiones puntuales”. Esto último se asocia a que “convertir el trabajo remoto en una práctica usual en la mayor parte de las empresas implica no solo tener la infraestructura necesaria, sino tener una cultura de trabajo remoto”.

Por otra parte, consultadas las empresas sobre qué medidas tomaron por el coronavirus, mencionaron “la posibilidad de hacer turnos de trabajo o guardias para evitar el contacto”, “la mejora de la higiene y la limpieza en los lugares de trabajo”, y el uso de alcohol en gel, tapabocas y guantes. También el Cinoi destacó que varios encuestados dijeron haber fortalecido la comunicación con los clientes y proveedores de forma online”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados