ESTUDIO

El impacto que ocasionó el COVID-19 en la distribución de mercadería en la ciudad

Un estudio del Centro de Innovación en Organización Industrial (CINOI) de la Universidad de Montevideo analizó la realidad del sector.

Distribución. Foto: AFP
Distribución. Foto: AFP

El shock causado por la pandemia del coronavirus ha generado un impacto en las empresas de distribución urbana que han tenido que adaptarse a la nueva realidad e implementar nuevas medidas para poder proveer a los distintos comercios de las ciudades.

Así lo afirmó un estudio realizado por el Centro de Innovación en Organización Industrial (CINOI) de la Universidad de Montevideo que elaboró un análisis en base a entrevistas a diferentes actores del sector.

Como principal conclusión, el estudio determinó que la distribución de mercaderías se tornó más compleja con la disrupción que implicó la emergencia sanitaria y observaron una baja en la actividad y en los ingresos totales de las empresas.

“El fenómeno del COVID-19 ha llevado a una reducción del mercado en general y se ha percibido una llamativa modificación tanto en la oferta como en la demanda en los distintos canales de venta”, señaló la investigación.

Es así que, en este tiempo las empresas encargadas del abastecimiento de mercaderías han tenido que tomar ciertas decisiones para poder subsistir, entre las que se encuentra la reducción de los horarios de trabajo, la utilización de los recursos del seguro de desempleo (total o parcial) y la adaptación a nuevas oportunidades o canales de venta para ampliar el rango de mercado.

Según afirmó el estudio, para poder lograr la subsistencia “es claro” que “todas las empresas” que tienen venta directa al público “deberán adaptarse a la situación actual”, y con el objetivo de no perder competitividad, deberán “introducirse en el canal de comercio online, dado que no se conoce cuál será la extensión de esta pandemia.

Entre las principales dificultades que los entrevistados mencionaron, destacaron las problemáticas en la importación de productos, la baja en demanda en todos los canales de venta y la reducida capacidad de planificación por la incertidumbre sobre la situación futura.

“El modo de supervivencia deja a las empresas sin opción más que afrontar el día a día con el objetivo de soportar las fluctuaciones de la demanda y llegar a un punto en que se estabilice la actividad económica para poder proyectarse en el mediano o largo plazo”, indicó el trabajo del CINOI.

El sector está en este momento en una “situación crítica”, explicado principalmente por una baja demanda general, aumentos de los costos por las ineficiencias generadas por la pandemia y por problemas en la cadena de pagos.

En relación a la perspectiva a futuro, el estudio señaló que “no es clara”, si se consideran posibles rebrotes del virus, las variadas decisiones gubernamentales y la incierta respuesta del público general.

Por último, el estudio del CINOI explicó que las empresas que durante esta pandemia hayan logrado adaptarse y consolidar nuevos métodos de abastecimiento, distribución y comercialización, van a verse “con aires de crecimiento cuando la situación del país y la demanda vuelvan a estabilizarse”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados