POLÍTICA MONETARIA

¿Qué implica el cambio de instrumento del Banco Central para moderar suba de precios?

Ayer se reunió el Comité de Política Monetaria del Banco Central y anunció que inicia el camino para volver a usar la tasa de interés.

Técnicos y directorio del Banco Central se reunieron ayer para evaluar la situación económica. Foto: BCU
Técnicos y directorio del Banco Central se reunieron ayer para evaluar la situación económica. Foto: BCU

El 6 de junio de 2013 el Banco Central (BCU) comunicó que desde julio de aquel año, abandonaba el régimen de tasas de interés (precio del dinero) como instrumento de política monetaria y pasaba a utilizar los agregados monetarios (cantidad del dinero). Ayer, el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU resolvió “iniciar el proceso de modificación del instrumento de política monetaria” desde los agregados “hacia uno donde las señales se trasmitan a través de la tasa de interés”.

¿Cuándo se producirá el cambio? El comunicado tras la reunión del Copom no puso una fecha.

No obstante, una posibilidad que cobra fuerza es que el cambio de instrumento se decida en septiembre una vez que el gobierno haya presentado el Presupuesto (con las proyecciones de inflación para el período) y que al mismo tiempo se produzca también un cambio de la meta de inflación para reflejar lo que ha señalado el presidente del BCU: que la misma debe tender a niveles internacionales. De esa manera además busca incidir en las expectativas de los agentes.

En los 12 meses a julio, la inflación fue de 10,13% tras haber alcanzado 11,05% en los 12 meses cerrados a mayo. La meta de inflación, entre 3% y 7%, es elevada a nivel internacional: de 185 países considerados, en 121 la inflación es de 3% o menor.

De hecho, los inversores en títulos en pesos (como las Letras de Regulación Monetaria que emite el BCU) prevén una menor inflación (implícita en la tasa de interés que solicitan por compras esos títulos).

El comunicado del Copom señaló que “en julio la demanda de dinero ha crecido de manera sostenida, por encima de los niveles esperados, principalmente guiada por un motivo de precaución ante la incertidumbre creada por la emergencia sanitaria” y que “dicha expansión ha tenido un correlato en la caída de las tasas de interés de los instrumentos de regulación monetaria de 130 puntos básicos”.

¿Cuál es la ventaja de usar tasa de interés como instrumento de política monetaria en vez de agregados? La tasa de interés es el precio del dinero, mientras que los agregados son la cantidad de dinero. Fijar la primera es relativamente sencillo, ya que una vez establecida la tasa de referencia, el BCU vuelca o quita pesos en el mercado para que la tasa de interés (call interbancaria a un día en el caso uruguayo) esté en el nivel establecido.

Tener una meta para la cantidad de dinero es complejo, porque depende de la demanda de los agentes. “La mayor dificultad pasa por la elevada volatilidad e inestabilidad de la demanda por dinero, exacerbada en Uruguay por su alta dolarización y la predisposición a los rebalanceos de monedas ante variaciones en las expectativas cambiarias”, señaló el economista Aldo Lema en una columna publicada en el suplemento Economía & Mercado de El País el pasado 18 de mayo.

Además, la tasa de interés “no sólo genera canales de transmisión más claros y eficaces, sino que ayuda a desarrollar los mercados de renta fija. Esto, a su vez, potencia la eficacia del instrumento y ayuda a la desdolarización”, afirmó Lema.

Situación económica.

El Copom evaluó además que en Uruguay “la actividad económica acentúa los signos de reactivación gradual que ha mostrado en algunos sectores a partir del mes de mayo” y el BCU “mantiene el foco en proveer la liquidez necesaria y evitar restricciones en el mercado de dinero”. Esta “decisión de mantener una política monetaria expansiva es para que las condiciones monetarias no impliquen una restricción para la actividad económica”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados